Actualidad

Australia planta cara a la inmigración ilegal con un poderoso eslógan

Gibraltar

Australia planta cara a la inmigración. Si ya hace cuatro años, el Gobierno australiano fue duramente criticado por hacer público un anuncio en el que intentaba disuadir a los solicitantes de asilo que viajaran ilegalmente al país con un eslogan que decía: “No Way, es decir, “De ninguna manera”.“No harás de Australia tu hogar. Si subes a un barco sin visado, no acabarás en Australia. Cualquier embarcación que intente entrar ilegalmente en Australia será cuidadosamente interceptada y expulsada de las aguas australianas”, ahora parece que este mensaje ha funcionado.

Según el ministro del Interior australiano, Petter Dutton, la tasa de migración en Australia es la más baja en diez años”. Según el gobierno australiano estos datos tienen que ver con “la restauración de la integridad de sus fronteras.

Estos datos parecen haberles gustado a los australianos que no dudan en apoyar la política migratoria que su estado está adoptando. Según una nueva encuesta, el 72% de los votantes estaría de acuerdo con esa forma de controlar la crisis migratoria.

Unos datos que han hecho sacar pecho a las autoridades australianas. Una muestra de ello son las declaraciones del teniente general en la reserva Jim Molan. “Los europeos creen que en Australia es fácil controlar nuestras fronteras, pero sólo están inventándose excusas para no hacer nada ellos mismos”.

Unas políticas que se remontan a 2013, cuando Tony Abbott fue elegido primer ministro con el eslogan “Frenar los barcos”. Este es precisamente también el eslogan del nuevo ministro de Interior de Italia, Matteo Salvini.

Australia como modelo a seguir

Hace tan sólo un año, un grupo de funcionarios de la UE fue a Australia para solicitar ayuda en materia de inmigración. De este modo varios países de la UE empezaron a copiar el modelo australiano de devolver los barcos a terceros países.

Para aquellos que lo desconozcan el modelo australiano se sustenta sobre dos pilares. Por un lado mantenera salvo las fronteras y, por otro, dar prioridad a los inmigrantes que están cualificados. Además quieren ir un paso más allá según el primer ministro Turnbull que aseguró que están valorando que los inmigrantes se sometan a un examen de “valores australianos”.

Mercedes-Benz