Portada » El chivatazo anónimo de un empleado de Unipost que permitió requisar miles de tarjetas censales del 1-O
Actualidad

El chivatazo anónimo de un empleado de Unipost que permitió requisar miles de tarjetas censales del 1-O

unipost e1536317879794 - El chivatazo anónimo de un empleado de Unipost que permitió requisar miles de tarjetas censales del 1-O - actualidad

Un trabajador de Unipost realizó una llamada a modo de chivatazo anónimo, identificándose como “responsable de UNIPOST” y logró que la Guardia Civil interviniera aproximadamente 45.000 tarjetas que la Generalitat en Cataluña tenía reservadas para la el referéndum que se realizó el 1 de octubre, según establece el juzgado de instrucción #13 de Barcelona.

En definitiva, el hombre realizó la llamada al cuartel de la Guardia Civil de Barcelona el 18 de septiembre del años 2017 y se identificó como “responsable de Unipost”, advirtiendo que la central de la empresa ubicada en el Polígono Gran Sur de Hospitaler en Llobregat, estaba esperando en horas de la madrugada 15.000 sobres ya certificados para que fueran distribuidos de manera inmediata y que su remitente era la Generalitat en Cataluña.

De igual forma, informó a los efectivos de la Guardia Civil en dos días próximos, la misma central esperaba recibir 3,5 millones de sobres certificados para el reparto y que el remitente era el mismo, la Generalitat de Cataluña, este envío traería tarjetas censales a utilizar en el referéndum.

Según las investigaciones de la Guardia Civil, la empresa Unipost, está regida por Antonio Raventós, quien se encuentra vinculado con la Generalitat en Cataluña ya que era la adjudicaría que se encargaba de los correos postales del organismo. Esta empresa fue una de las llamadas para declarar debido a su participación en la entrega de material electoral para la consulta sobre la independencia de Cataluña el 9 de noviembre.

En vista de las posibilidades de su colaboración, como ya había ocurrido el 9 de noviembre, en el suministro de materiales de propagandas para la Generalitat en la celebración del ilegal referéndum el 1-O, la Guardia Civil llevo a cabo la inspección de seis sedes de Unipost, entre las que se encontraba la de Mare de Deu del Angels, de Terrasa.

Los agentes pudieron observar algunos palés con distintas cajas que contenían una gran cantidad de sobres blancos, instrucciones para las distintas poblaciones de Cataluña y con distintas numeraciones. En la parte externa, los sobres tenían impreso “Generalitat de Cataluña” y llevaban la dirección de la persona a la que debían ser enviados.

EL Juzgado número 3 en las funciones de guardia de Terrassa, facultó la intervención de los sobres y permitió abrir uno de muestra para poder confirmar las sospechas presentes, aunque no permitió el acceso para el registro de las instalaciones de Unipost en dicha localidad. Los agentes intervinieron en toral 43.420 sobres, en la muestra abierta, por palé (3 en total) se encontraron con un folio que estaba dirigido a una persona que era nombrada el miembro de una de las mesas electorales.

Algo muy parecido se presentó en Manresa. Los agentes de la Guardia Civil de dicha localidad, inspeccionaron la sede de la empresa Unipost e intervinieron 1.811 sobres certificados con vale de recibo en donde el remitente era la Generalitat de Cataluña, estos fueron entregados de forma voluntaria por el trabajador encargado. Para ese momento era 19 de septiembre y la declaración fue tomada al día siguiente.

Este trabajador, quien también era “responsable” de la sucursal mencionada, y llevaba trabajando desde 1992 para la empresa, les explicó a los efectivos de la Guardia Civil que en él había realizado el traslado de los sobres a Manresa el día 18 en su vehículo, algo que según el trabajador era “habitual”. No sabía del contenido de los sobres, solo sabía que era una cantidad mayor, ya que se le había informado por parte de sus superiores.

De igual forma aseguró que esa era “la primera vez” que había recibido tal cantidad de sobres, que llevan el membrete para la Generalitat de Cataluña, y que a pesar de que “no es normal” tal cantidad de una sola vez, ese cliente particularmente, siempre les da “mucho volumen” de correos.

Etiquetas
Mercedes-Benz