Portada » El Gobierno no recibirá al Aquarius porque «España no es el puerto más cercano»
Actualidad España

El Gobierno no recibirá al Aquarius porque «España no es el puerto más cercano»

El Gobierno no recibirá al Aquarius porque «España no es el puerto más cercano»

Sánchez quiere evitar una nueva acción unilateral y espera a nuevos contactos con la Unión Europea

La nueva llamada de auxilio del Aquarius, de nuevo sin destino por aguas del Mediterráneo, con 141 inmigrantes a bordo rescatados frente a las costas de Libia, pone de nuevo al Gobierno de Pedro Sánchezen una tesitura complicada. Un equilibrio entre mantener un discurso de buenas intenciones en materia migratoria pero que contrasta con la convicción propia y la demanda de la UE de que no se puede actuar de forma unilateral.

El Gobierno de España resolvió la crisis de junio ofreciendo Valencia como puerto seguro al Aquarius tras el cierre de los puertos en Italia. Fue una de las primeras decisiones de Sánchez, que fue bien acogida en un principio en el seno de la UE porque resolvía un problema inmediato. Y situaba a España en el seno del debate de la política migratoria como actor principal.

Pero la realidad posterior ha sido tozuda. El Gobierno ha abrazado con fuerza el discurso del «desafío común». Después de que desde la UE, especialmente Francia y Alemania, fuesen claros demandando «coordinación» y evitar nuevas «acciones unilaterales». A eso se ha unido la demanda de la Junta de Andalucía, que recibe en sus costas los mayores flujos de inmigración irregular, de reclamar más fondos al Gobierno.

Tras ese primer gesto con el Aquarius el Gobierno supo que actuar con el mismo patrón a largo plazo no iba a ser posible. Ahora, ante esta nueva llamada de auxilio, y después de que Barcelona se haya ofrecido para recibir el barco, el Gobierno considera que en estos momentos España no es el destino adecuado para el buque: «España no es el puerto más seguro porque no es el puerto más cercano según lo establecido en el derecho internacional», dicen fuentes del Gobierno.

Esta es la primera acción que realiza el Aquarius tras el rescate de 629 inmigrantes que efectuó en junio, cuando ya recibió el rechazo de Italia y Malta para poder atracar, lo que motivó que España le ofreciera hacerlo en el puerto de Valencia. En esta ocasión, los 141 inmigrantes que viajan a bordo, de los que la mitad son menores, 67 de ellos no acompañados, proceden de países como Bangladesh, Camerún, Ghana, Costa de Marfil, Nigeria, Senegal, Eritrea, Somalia, Marruecos y Egipto.

Ante esta situación, informa Efe, la Comisión Europea (CE) ha dicho hoy estar en contacto con varios Estados miembros de la Unión Europea (UE) y ha ofrecido su «total apoyo diplomático» para resolver la situación. «La Comisión está actualmente en contacto con un número de Estados miembros que se han acercado a nosotros a propósito de este incidente. Y como hemos hecho en numerosos casos previos, estamos preparados para aportar nuestro total apoyo diplomático (…) para resolver la situación», ha declarado la portavoz de la CE Tove Ernst.

Mercedes-Benz