Portada » El juez procesa a Willy Toledo por sus insultos a Dios y a la Virgen María
Actualidad

El juez procesa a Willy Toledo por sus insultos a Dios y a la Virgen María

El juez procesa a Willy Toledo por sus insultos a Dios y a la Virgen María

Los hechos se remontan a 2017, cuando el actor criticó la apertura de un juicio oral por la celebración de una procesión en Sevilla que había sido bautizada como el “Santísimo Coño Insumiso”

El Juzgado número 11 de Madrid ha dado un paso más en el procedimiento contra Willy Toledo por un supuesto delito contra los sentimientos religiosos. El juez ha dictado el auto de paso a procedimiento abreviado para dar continuidad a la causa, quedando ahora a la espera de que la Fiscalía o las acusaciones particulares se pronuncien sobre si consideran o no que el actor cometió un delito al decir, entre otras cosas, “me cago en Dios” y en “el dogma de la santidad y la virginidad de la Virgen María“.

Los hechos se remontan a julio de 2017, cuando Toledo criticó en Facebook la apertura de un juicio oral contra tres mujeres que en 2014 habían participado en una procesión en Sevilla bautizada como el “Santísimo Coño Insumiso”, marcha que fue organizada por la Confederación General del Trabajo y que consistió en recorrer las calles con una vagina de plástico.

Tras conocerse la decisión del juez de Instrucción número 10 de Sevilla, que reabrió la causa por orden de la Audiencia Provincial de Sevilla, el actor no dudó en arremeter contra el procesamiento de las mujeres, para lo que publicó una serie de frases entre las que el juez recoge las siguientes a la hora de justificar el procesamiento:

  • “Yo me cago en dios, y me sobra mierda pa cagarme en el dogma de la santísima trinidad y virginidad de la Virgen María”.
  • “Me cago en la Virgen del Pilar y me cago en todo lo que se menea”

Según se recoge en el auto, el juez considera que “de lo actuado se desprende que los hechos objeto de instrucción pudieran ser constitutivos de un delito contra los sentimientos religiosos, del art. 525 del Código Penal“, que contempla una pena de multa de entre ocho y doce meses. Teniendo esto en cuenta, el magistrado da un plazo de diez días para que tanto la Fiscalía como las acusaciones particulares “formulen escrito de acusación, solicitando la apertura del juicio oral en la forma prevista por la ley o bien el sobreseimiento de la causa, sin perjuicio de que puedan excepcionalmente solicitar la práctica de las diligencias complementarias que consideren imprescindibles para formular la acusación”.

A falta de que el Ministerio Pública y las acusaciones particulares respondan al juez, el abogado de Toledo, Endika Zulueta, ya se ha pronunciado al respecto, para lo que asegura en un comunicado que “el Código Penal de un Estado aconfesional no está para proteger religión alguna, lo que sí sucedía en el Código Penal de la dictadura militar franquista“. Asimismo, el letrado argumenta que hace falta contextualizar las frases del actor, ya que estas se produjeron a modo de “crítica política sobre una decisión judicial en Sevilla que ordenó abrir juicio oral contra unas personas que participan en determinada procesión”.

Detenido por no acudir a declarar

Willy Toledo fue detenido el pasado 13 de septiembre por la Policía Nacional después de negarse a prestar declaración ante el juez en dos ocasiones por los hechos investigados. Tras pasar la noche en los calabozos, el actor compareció finalmente ante el magistrado y quedó en libertad, asegurando entonces a las puertas del juzgado que haber ignorado las citaciones se enmarcaba dentro de un “acto de desobediencia civil“, argumentos que fueron acompañados por gritos de “me cago en Dios” de varias personas que se desplazaron hasta el lugar para apoyarle.

Mercedes-Benz