Portada » El PSOE acepta debatir con Podemos la demolición de la cruz del Valle de los Caídos
Actualidad

El PSOE acepta debatir con Podemos la demolición de la cruz del Valle de los Caídos

El PSOE acepta debatir con Podemos la demolición de la cruz del Valle de los Caídos

En las distintas versiones sobre el plan del Gobierno para el Valle de los Caídos, la última era -en palabras del propio presidente- que la “resignificación” era imposible por la enorme carga simbólica del monumento  y que, por ello, la única opción era convertirlo en un “cementerio civil”, respetando la basílica y otros símbolos. Entonces -finales de agosto- Sánchez renunció también a la propuesta socialista de crear allí un Museo de la Memoria, y apostó por buscar otro lugar. Ahora, el Ejecutivo vuelve a dar cobertura a la propuesta más dura, la recogida en la Ley de Memoria Histórica de Rodríguez Zapatero (2007) y se abre a la retirada de los símbolos y monumentos de la Guerra Civil y de la Dictadura. Una circunstancia que avala el debate con Podemos sobre la demolición de la cruz, sin duda, el símbolo más reconocible del Valle de los Caídos.

El Ejecutivo responde así a una pregunta por escrito del senador del PNV, Jokin Bildarratz, sobre si “piensa el Gobierno abordar la resignificación del Valle de los Caídos”. En su respuesta, el Ejecutivo alude antes de nada a la citada ley, que obliga a la retirada de símbolos y monumentos. En concreto, la ley de Zapatero exige, en su artículo 15, que “las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura”.

En la respuesta, el Ejecutivo considera que esta medida es “necesaria para expresar la repulsa y condena hacia elementos que chocan frontalmente con los principios que fundamentan a la sociedad y ordenamiento jurídico de España”. Además, acepta un debate con otros grupos sobre sus propuestas para el Valle, algo que hará, explica, durante la tramitación parlamentaria del Real Decreto de 24 de agosto, por el que se avaló la exhumación preferente de los restos del dictador.

Podemos: acabar con la “simbología fascista”

Será un debate no exento de polémica. Sobre todo, porque Podemos ya ha planteado sus propuestas para una completa “resignificación” del espacio, sin “simbología fascista” ni religiosa.

La formación de Pablo Iglesias insiste al Gobierno en un plan mucho más ambicioso para el Valle que contempla, entre otros, demoler la cruz y quitar el control de la basílica a la Iglesia. En definitiva, acabar por completo con el “poder simbólico” del conjunto, como avanzó, en agosto, en la presentación del informe‘Exhumar el Franquismo. Recuperemos el Valle de Cuelgamuros para la democracia’

En su plan, se recoge, por ejemplo, que la enorme cruz, de 150 metros de altura, sea demolida y, después, “utilizar su residuo gravoso para crear otro monumento de dignificación y respeto a las víctimas”. Preguntado entonces por esta propuesta, el presidente del Gobierno aseguró no tener “ningún problema” con la cruz, descartando de entrada su demolición.

Valle de los caidos

El Gobierno sí se muestra más esquivo a otra pregunta, del mismo senador, sobre el acuerdo entre la Abadía Benedictina de Silos y la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos (1958), por el que se adjudica la administración del complejo monumental del Valle de los Caídos a la Abadía.

El Ejecutivo no responde. Asimismo, recuerda la disposición adicional sexta de la Ley 52/2007, que establece que la fundación gestora del Valle de los Caídos “incluirá entre sus objetivos honrar y rehabilitar la memoria de todas las personas fallecidas a consecuencia de la Guerra Civil y de la represión política que le siguió”, dice, “con objeto de profundizar en el conocimiento de este período histórico y de los valores constitucionales”.

Mercedes-Benz