Actualidad España

Grande Marlaska se lanza al cierre de puestos de la Guardia Civil

Grande Marlaska se lanza al cierre de puestos de la Guardia Civil

Grande Marlaska se lanza al cierre de puestos de la guardia civil. El “Plan plurianual de modernización” presentado a las asociaciones profesionales, por el Ministerio de Interior a finales del año 2017 y dirigido por Juan Ignacio Zoido, dentro del marco de negociaciones que equipara el salario de la policía Nacional y de los Mossos d’Esquadra.

Plan que ha sido contemplado dentro de las reformas de acuartelamiento como las mejoras en cuanto a material, a vehículos, entre otros. Pero esto cambia ha tomado la reorganización en el despliegue en el territorio de la Guardia Civil.

La finalidad era revisar con detenimiento dicha situación, la dotación y el servicio que cada cuartel presta, así como los puestos de la Guardia Civil, valorando si son viables, o si sus agentes son tan pocos que tiene una actividad limitada en donde será preferible la fusión de la plantilla con otros cuarteles cercanos para lograr una atención mayor y más efectiva.

Lo que supondría cerrar los pequeños puestos, en donde si acaso hay de tres a cinco agentes en trabajo, y donde las tareas burocráticas dentro del mismo cuartel les dificultad hasta sacar las patrullas a las calles.

Durante algunos meses la dirección General de la Guardia Civil elaboró un informe en referencia a este punto, para que pudiera iniciarse con las medidas necesarias de reorganización dentro de instituto, sobre todo en áreas rurales. Dicho informe fue entregado al ministro de interior, Juan Ignacio Zoido, pero con la moción de censura de Sánchez hubo un cambio en la reorganización del Interior.

Se ha podido saber, que el contenido del informe ha llegado a las manos de Fernando Grande- Marlaska, y que no solo se ha dejado a un lado, sino que no se llevará a cabo dicho proyecto.

Esta información se ha hecho saber a en los primeros meses a cargo del Ministerio del Interior en las reuniones realizadas con los mandos y con los agentes de la Benemérita. Desde el interior de la Asociación Unificada de Guardias Civiles se ha admitido que la reorganización pudiese provocar conflictos, tanto en lo social como en lo político y que ya en los pueblos habrá alcaldes que se niegue a que cierren los puestos, a pesar de que sean atendidos por cuarteles mayores.

A pesar de la resistencia con la que ha podido encontrar, Marlaska ha informado que no va evitar el asunto. “ha asumido que se tiene que hacer”, según las fuentes, además agregan que será un plan de largo plazo, que para culminarlo se requiere de algunos años, seguro se tendrá que llevar en diversos Gobiernos de España, con distintos ministros.

Falta ponerse en marcha

Con el informe elaborado para la reestructuración de la Guardia Civil, y con el ministerio con voluntad de afrontarlo solo falta que se ponga en marcha. Sin embargo, todavía no se ha comunicado a las asociaciones profesionales de los cuerpos cuando se inician los cambios.

A pesar de que el informe ha sido elaborado de la mano del la Dirección, no es público, tampoco ha sido distribuido en las asociaciones, se ha mencionado que uno de los ejes principales del mismo, es que los cuarteles de la Guardia Civil, deben contar con por lo menos 20 efectivos y 2 sub oficiales en mando, se entiende que esa sería la mínima cifra para prestar un servicio garantizado. De ser esa una de las condiciones, existen en diversas provincias de España, muchos puestos que deberán fusionarse con otros.

Mercedes-Benz