Actualidad España Islas Baleares

Los médicos comienzan a huir de la política catalanista que PSOE y Podemos imponen en Baleares

Los médicos comienzan a huir de la política catalanista que PSOE y Podemos imponen en Baleares

Los médicos comienzan a huir de la política catalanista que PSOE y Podemos imponen en Baleares

Comienza la fuga de médicos en Baleares.

La sanidad balear se está hundiendo. ¿El motivo? La política catalanista que está imponiendo PSOE, Podemos y los nacionalistas baleares.

Desde hace varios meses, el Gobierno balear está acosando a los sanitarios que trabajan en las islas con el catalán, un requisito que actualmente es indispensable para poder trabajar en los hospitales de la comunidad.

Ante este acoso, los primeros médicos están comenzando a abandonar los hospitales de Mallorca, Menorca e Ibiza para poner rumbo a otros puntos de España.

Según informa este jueves el diario El Mundo, el Hospital Mateu Orfila, de Menorca, ha perdido un anestesista de 45 años, con 14 años de experiencia y uno de las especialidades médicas más necesitadas en los hospitales de nuestro país.

Este médico abandonará Menorca para poner rumbo al Hospital de Mieres, en Asturias, donde le han ofrecido un puesto de trabajo sin cargas lingüísticas.

Fuentes del Sindicato Médico (Simebal) han reconocido al diario nacional: “Muchos médicos están pensando en marcharse”.

En las próximas semanas podrían darse casos similares. En el Hospital Can Misses de Ibiza también se han producido renuncias por el catalán.

Ileana Antón, interina del Hospital de Can Misses, la única neuropediatra que había en Ibiza, se vio obligada a irse del Hospital Can Misses por no tener un título que acredite que sabe catalán,

¿Tú crees que a los padres que tienen un hijo que sufre epilepsia, parálisis cerebral o una enfermedad degenerativa les importa si yo hablo catalán o no? La respuesta claramente es ‘no’”, dijo en declaraciones al Periódico de Ibiza.

“Me pasó una vez en Barcelona que una pareja que vivía en un pueblo muy apartado apenas sabía castellano y ni siquiera me exigieron saber catalán. Fueron muy respetuosos y gracias a un compañero conseguimos entendernos”, añadió al diario ibicenco.