Actualidad Comunidad de Cataluña España

Los Mossos sólo detenían el 1-O a los portadores de banderas de España

Mossos

Los Mossos d’Esquadra dieron instrucciones de detener por delitos de “atentado, resistencia y desobediencia” sólo a personas que portaran banderas españolas durante el referéndum ilegal del pasado uno de octubreEL MUNDO ha tenido acceso en exclusiva a los chats internos de la policía autonómica catalana, que han sido entregados recientemente a la Policía Judicial.

Los investigadores disponen, cuando se cumple un año de la denegación de auxilio a las Fuerzas de Seguridad por parte de los Mossos durante los registros a diversas consellerias de la Generalitat, de nuevas evidencias de la protección que dispensó la policía autonómica catalana a los independentistas.

En estos nuevos mensajes, hasta ahora inéditos, queda acreditada asimismo la persecución a quienes se opusieran o intentaran entorpecer la celebración de la consulta ilegal. Especialmente contra aquellos que llevaban consigo banderas nacionales. Este elemento diferenciador fue destacado permanentemente por la policía autonómica catalana en sus comunicaciones para justificar que actuaban de forma expeditiva. Una conducta que, en términos generales, tenían terminantemente prohibida.

Sirvan de ejemplo dos mensajes intercambiados a través de uno de estos chats internos, bautizado como “A nivel de Cataluña“, para comprobar la diferente actuación de los Mossos en unos y en otros casos.

A las 5.47 y a las 8.02 horas de la mañana una patrulla informó a sus superiores de que “un grupo de 50 personas está ocupando el vestíbulo de la estación de tren de Rubí“, donde se instaló un punto de votación. “No dejan acceder a las dotaciones. Han colocado sillas y mesas”, alertaron los agentes, dejando constancia de que se estaba impidiendo la actuación policial. Sin embargo, en los mismos mensajes, los agentes añadieron a continuación: “Actitud completamente pacífica”.

La Guardia Civil ha examinado el contenido de estos canales de comunicación, que fueron empleados de manera paralela a la emisora del Cuerpo, cuyas principales grabaciones fueron desveladas por este periódico el pasado domingo. El ex mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, utilizó las mismas para proporcionar “información crucial” a los independentistas con el objetivo de sabotear la actuación de las Fuerzas de Seguridad.

Con respecto a los nuevos chats internos, la Policía Judicial subraya que “resulta significativo” que se considere por parte de los Mossos d’Esquadra una “actitud pacífica” el “impedir el acceso a agentes de la autoridad a un lugar público como es una estación de tren para evitar la comisión de unos hechos prohibidos por la autoridad judicial, oponiéndose a los requerimientos de los agentes con contumacia”. Al tiempo que le resulta escandaloso que los agentes “no entraron a valorar la posible comisión de los delitos de resistencia -ejerciendo oposición corporal- y desobediencia -haciendo caso omiso a las órdenes emanadas en el ejercicio de sus funciones, sin empleo de la fuerza física-“.

La misma pasividad quedó reflejada, abunda la Guardia Civil, ante “desórdenes públicos en el caso de los cortes de carreteras y calles, donde fueron utilizados vehículos -tractores, camiones, etc.-, que llevan elementos de identificación, como la matrícula, que pueden conducir fácilmente hasta la identificación de sus propietarios y, por ende, a la exigencia de las posibles responsabilidades derivadas de tales conductas”. De manera paralela a estas actuaciones, “las dos detenciones que constan en el documento analizado fueron de individuos que portaban banderas españolas”. “En este caso sí”, recalca la Policía Judicial, “se les imputaron los delitos de atentado, resistencia y desobediencia”.

A lo largo de la jornada del uno de octubre, abunda la Policía Judicial, “se produjeron de forma permanente situaciones de desobediencia y resistencia en todos los puntos de votación en los que las personas concentradas impidieron el acceso a estos lugares de los agentes de policía”. Fue el caso de los “cortes de vías de comunicación y calles en localidades como UllastrellArgentona, la carretera BV-5151 que une los municipios de Les Franqueses del Vallès y Cánoves i SamalúsSanta María de Palautordera y otros”.

En estos puntos “se transportó material electoral viendo los agentes desplegados a las personas que lo transportaban, en qué vehículos y cómo lo introducían en los puntos de votación”. Bien, pues a pesar de constatar todos estos incidentes y no proceder contra los responsables, la primera detención policial se produjo, en una de las grandes regiones policiales de Cataluña, la Metropolitana Norte de Barcelona, a las 17.35 horas.

En ese momento, una patrulla informó de que en la Escola Les Vinyes del municipio barcelonés de Castellbisball, “debido al enfrentamiento de dos grupos de ideologías diferentes hay un detenido por atentado que portaba banderas españolas”.

Mercedes-Benz