Actualidad Israel Israel

Necesitamos Cerrar El Grifo De Los Terroristas

EDITORIAL Necesitamos Cerrar El Grifo De Los Terroristas

En un breve artículo en la página 11 de la edición del lunes de Israel Hayom, se informó que los prisioneros palestinos en cárceles israelíes por crímenes relacionados con la seguridad han adoptado un nuevo hábito: dejan abiertos los grifos de la prisión durante horas en un esfuerzo expreso por desperdiciar el agua que suministra Israel.

Si bien esto es claramente una forma de agresión, el nuevo frente de batalla estuvo completamente ausente de los titulares de los medios y no encabezó ninguna de las transmisiones de noticias.

¿Las personas no entienden que esta es nuestra agua?

Y cuando digo “nuestra” me refiero a todos nosotros: ciudadanos de Israel, judíos, no judíos, naciones vecinas, residentes del Medio Oriente y todos los seres vivos. Lo único que todos tenemos en común es que todos necesitamos agua para sobrevivir. Ninguna criatura viviente puede sobrevivir mucho tiempo sin agua; para los humanos, el límite absoluto es de aproximadamente seis días.

Se supone que los prisioneros de seguridad deben ser impulsados ​​por la ideología, ¿verdad? ¿Pero qué hay para decir sobre la ideología de desperdiciar agua deliberadamente en un rincón del mundo asolado por la sequía? ¿No entienden que si no tenemos agua, Jordania tampoco tendrá agua y tampoco lo harán sus hermanos palestinos? ¿Podría ser que simplemente no les importa?

El agua es un recurso escaso. Desde la década de 1970, varios organismos internacionales, incluida la ONU, nos han advertido de que una amenaza de crisis de agua amenaza al planeta entero. Actualmente, más de mil millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a agua potable y segura.

Cuando el sistema de agua en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, estuvo al borde del colapso, alguien sugirió arrastrar un iceberg a la ciudad seca y usar el hielo derretido para reabastecer el suministro. En última instancia, sin embargo, la crisis se evitó cuando los residentes asumieron la responsabilidad y redujeron su consumo de agua en un 50%.

El Medio Oriente está sufriendo una sequía prolongada. En Israel, una potencia hidráulica que desaliniza y recupera de manera experta a la vez que raciona el agua, el consumo promedio mensual de agua per cápita es de aproximadamente 10 metros cúbicos. Cada vez que un portavoz de celebridades nos suplica que conservemos agua, parece que logramos reducir nuestro consumo en otro 10 o 20%.

En Jordania, uno de los países más secos del mundo, el consumo promedio mensual de agua per cápita es de aproximadamente 6 metros cúbicos, y en la Autoridad Palestina, se acerca a los 3 metros cúbicos. No hay agua para desperdiciar.

Entonces, ¿cómo puede ser que el consumo promedio de un prisionero de seguridad sea de 21 metros cúbicos por mes?

La crisis global del agua requiere cooperación y alianzas entre países, ciertamente a nivel regional. Israel suministra a Jordania más agua de la estipulada en el acuerdo de paz de 1994, particularmente durante la grave escasez de 2009. Este gesto ha contribuido enormemente a las cálidas relaciones entre Israel y Jordania. Más allá de suministrar agua a Jordania, Israel asiste regularmente a Jordania con la tecnología de conservación del agua, asesorando a Jordania sobre la agricultura climáticamente apropiada y ayudando a Jordania a centrarse en cultivos que requieren menos agua. Otros países árabes miran la cooperación constante de Israel con Jordania y también buscan la ayuda de Israel para la conservación del agua.

En las prisiones de seguridad de Israel, que funcionan como un invernadero para el odio de Israel, esta cooperación entre los Estados árabes e Israel no se ve favorablemente. Mientras sus amigos están ocupados tratando de aniquilarnos con fuego fuera de las paredes de la prisión, están tratando de deshidratarnos desde adentro. Necesitamos cerrar el grifo terrorista.

Mercedes-Benz