Actualidad

Puigdemont acojonado echa el freno para evitar manifestaciones españolas en masa y que el mensaje llegue al extranjero

quim - Puigdemont acojonado echa el freno para evitar manifestaciones españolas en masa y que el mensaje llegue al extranjero - actualidad

Los lazos amarillos están en boca de todos. Carles Puigdemont ha hecho un llamamiento a la calma. Hay que recordar que hace tan sólo unos días la Policía Nacional detuvo al agresor de una mujer que retiraba los lazos amarillos y ahora el prófugo Puigdemont ha querido pronunciarse.

Carles Puigdemont toma las riendas en las Generalitat y parece que Torra se queda sólo haciendo lo que mejor sabe: de provocador. Puigdemont ha ha lanzado un mensaje echando el freno. Hay que recordar que los Mossos tiene orden de identificar y de amenazar a todos los que estén arrancando los lazos amarillos.

Las agresiones y el acoso que se da a todas las personas que quieren eliminar la propaganda separatista y el mensaje de Torra, ya se estaba saliendo de control, generando protestas como la del 8 de Octubre, en donde millones de ciudadanos españoles protestaron en las calles de Barcelona, para detener el golpe de estado separatista. Estos actos se volvieron a repetir el 29 de octubre, días después que se celebrara la proclamación de la independencia en el Parlamento. Se anunciaba un otoño bastante caliente para dar fin a al separatismo.

Pues bien, tras todo este explosivo calentamiento, el separatismo echa el freno, para detener esto y exige a la Fiscalía que renuncia a las investigaciones de los pasados disturbios en Cataluña. Puigdemont, aparece para aportar un nuevo mensaje, con consignas nuevas, retomando el mando, con un mensaje institucional ofrecido en Waterllo, en el cual expreso:

El mensaje del separatista Puigdemont

“Las discrepancias políticas que tenemos con el Estado español no estarán nunca por encima, por parte de la mayoría política que apoya al gobierno de Cataluña, de favorecer la convivencia pacífica en nuestro país. Esta voluntad es y debe ser compatible con la libertad de expresión para denunciar situaciones que consideramos injustas o para la discrepancia política, tal como debe ser en una sociedad democráticamente libre. Como ya ha quedado perfectamente claro en los últimos años, no se trata de una mera discusión de competencias sino que se trata, en definitiva, de buscar el máximo respeto mutuo”.

Y prosiguió. “Hago un llamamiento a no escalar un conflicto sobre la iniciativa de los lazos amarillos porque todas las expresiones tienen cabida en las calles de Cataluña, pero nunca debemos hacer ninguna concesión ni a la violencia ni a la censura. El espacio público puede y debe acoger todas las expresiones democráticas, que deben ser respetadas. A todos aquellos que han diseñado y alentado una escalada de confrontación les tenemos que hacer frente con serenidad y sin caer para nada en sus provocaciones, que sólo alimentan actitudes radicales que dificultan el necesario diálogo entre las partes. La Generalidad y el Estado se han emplazado al diálogo y este es el deseo mayoritario”.

“La Generalidad no abdicará de sus competencias, pero, como siempre, quiere que la racionalidad democrática y la cooperación sean el camino para resolver los problemas. Por eso proponemos dialogar en el ámbito que sea más oportuno y hagámoslo ya. Todos los que tenemos responsabilidad debemos implicarnos sin ambigüedades y vacilaciones en la condena de todo acto de violencia que persiga coartar la libertad de expresión de los otros. Sería una grave irresponsabilidad alentar una confrontación social con la finalidad de interferir en el clima necesario que debe acompañar todo momento de diálogo”.

Sin duda, un mensaje que ha estallado en las manos del separatismo. En el discurso de Puigdemont, se nota que Torra no tiene poder, y se busca evitar una reacción parecida a la del pasado año. De este modo, Puigdemont echa el freno para evitar manifestaciones españolas en masa y que ese de unión frente al separatismo mensaje llegue al extranjero.

Mercedes-Benz