Portada » Sánchez se deja dar hasta el fondo por Podemos para evitar dar la cara en el Congreso
Actualidad

Sánchez se deja dar hasta el fondo por Podemos para evitar dar la cara en el Congreso

Sánchez se deja dar hasta el fondo por Podemos para evitar dar la cara en el Congreso

PP y Cs creen urgente su comparecencia para aclarar las dudas pero la mayoría política de la moción de censura puede frenarlo

La exclusiva de ABC que documenta que Pedro Sánchez cometió plagio en su tesis doctoral entró ayer como un torbellino en el Congreso de los Diputados. El presidente del Gobierno, tras negar tajante irregularidades a primera hora, no tuvo otro remedio que claudicar y anunciar, al mediodía, que su trabajo será publicado desde hoy en internet para facilitar su libre consulta. Sánchez dio autorización a la Universidad Camilo José Cela para colgar en la red el documento, al que tuvo acceso ABC pero que desde 2012, fecha de su defensa, mantenía reservada como un arcano. Intenta así atajar la crisis de prestigio que apenas 24 horas antes ya tumbó a su ministra de Sanidad, la dimitida Carmen Montón.

El jefe del Ejecutivo cedió ante el «clamor social de transparencia», como le señaló su aliado político principal, Pablo Iglesias, al entrar en el hemiciclo el mismo día en el que el Gobierno iba a brindarse el triunfo de aprobar la exhumación de Francisco Franco del Valle de los Caídos. El Gobierno y el PSOE rápidamente abonaron la teoría de la conspiración, acusando a las «derechas», por PP y Ciudadanos, de querer eclipsar su acción política de desenterrar al dictador 43 años después. «No han asumido que hoy son oposición», escribió Sánchez a mediodía tras amenazar con acciones legales si ABC no rectifica su información.

El trabajo, al desnudo

Pero las sospechas extendidas sobre su tesis doctoral sobre «diplomacia económica española», que afectan de lleno al prestigio curricular del presidente del Gobierno, forzaron a Sánchez a «desnudar» su trabajo. Solo se comprometió a ello tras comprobar que este diario tuvo acceso a su trabajo. «Para facilitar aún más el acceso a mi tesis, se abrirá en su totalidad a lo largo del día de mañana», anunció a través de las redes sociales.

La presión política fue casi unánime para reclamarle ese ejercicio de transparencia a quien, la víspera, ofreció a su ministra de Sanidad en aras a la «ejemplaridad» política. Ciudadanos anunció pronto que exigiría la comparecencia del jefe del Ejecutivo en el Congreso para aclarar todas las sombras que Albert Rivera se encargó hábilmente de sembrar en la sesión de control de la víspera.

El PP dudó durante unas horas consciente de que el crédito de su líder, Pablo Casado, también se ve afectado por su máster en la Universidad Rey Juan Carlos, judicializado. Pero finalmente se sumó a la petición de Albert Rivera y ambos registraron por la tarde la petición urgente de comparecencia ante la Cámara Baja, que está por confirmarse. Sánchez se encomienda ahora a sus aliados parlamentarios, Podemos y los nacionalistas, para que le eviten ese trago. La Mesa calificará la próxima semana la iniciativa pero la Junta de Portavoces, donde los socios de la moción de censura suman mayoría, puede frenarla.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, negó que Sánchez fuera a hacerlo a petición propia. «¿Es que tiene que comparecer el presidente del Gobierno acerca de su tesis doctoral que lleva tantos años colgada en el sistema Teseo?», se preguntó ante una nube de periodistas en el Congreso. Calvo fue quien confirmó primero que la tesis de Sánchez se hará pública desde hoy «en su total integridad textual». Se publicará en la red Teseo, base de datos del Ministerio de Educación que recoge las tesis doctorales.

Al igual que el PSOE, la vicepresidenta acusó a PP y Ciudadanos de intentar desviar el foco de la exhumación de Franco, en cuya votación se abstuvieron. «Nadie puede entender, tampoco el presidente, que el debate de las derechas en este país sea este», dijo. Pero contraatacó presionando a Pablo Casado para que haga público su trabajo fin de máster.

Sánchez denunció ser víctima de una campaña azuzada en primera persona por Rivera, a quien la víspera le acusó de convertir la política en un «lodazal». «Por mucho que traten de desprestigiarme me siento orgulloso de mi tesis universitaria. No ensuciarán lo que tanto esfuerzo me costó», escribió en las redes sociales.

Iglesias, guante de seda

Pero lo cierto es que la mayoría de la oposición, incluido Podemos, le exigió en público y en privado difundir el contenido de su trabajo tras la información de ABC. «Hay demanda social de transparencia», aseguró Iglesias, quien habló por teléfono con Sánchez.

«Lo más sensato que puede hacer el presidente es hacer accesible su tesis y no dar ni media excusa a Casado para que no enseñe sus trabajos de máster», apostilló el líder de Podemos, que en medio de los escándalos por los currículos universitarios ha actuado con guante de seda en el caso de Montón y Sánchez y puño de hierro con Cristina Cifuentes y el líder del PP.

El presidente confía en poder sellar la crisis con la exposición al público de su trabajo. Podemos ya le ha garantizado que no apoyará la petición de comparecencia urgente que formularon ayer PP y Ciudadanos. Tampoco ERC, cuyo portavoz, Joan Tardà, aseguró que no hará «el juego» a Ciudadanos y calificó de «anecdótica» esta polémica en torno a la tesis del jefe del Ejecutivo. Desde el PNV se inclinan por no «contribuir al ruido» que desestabiliza a Sánchez y compromete su presente de por sí inestable en La Moncloa.

Mercedes-Benz