Portada » Santiago Abascal: “La izquierda ha llevado al rincón a la derechita cobarde”
Actualidad

Santiago Abascal: “La izquierda ha llevado al rincón a la derechita cobarde”

1703_Santiago_Abascal

El próximo 7 de octubre VOX, la formación liderada por Abascal se ‘encierra’ en la Plaza de Vistalegre con la vista puesta en las próximas elecciones. Empieza a sonar. Las encuestas empiezan a tener a VOX en cuenta, pero Abascal es cauto: “No se empieza a cosechar hasta el recuento de los votos”.

Santiago Abascal Conde (Bilbao, 1976) lleva la política en las venas. Literal. Su abuelo fue alcalde de Amurrio entre 1963 y 1979; su padre, Santiago Abascal Escuza, fue un histórico de Alianza Popular y dirigente del Partido Popular en Álava, sin duda, su referencia política y personal más influyente. La familia Abascal y algunos pocos -muy pocos- más fueron un bastión de resistencia al terrorismo nacionalista vasco de ETA.

Después de militar en el Partido Popular durante 19 años, presentó su baja por diferencias irreconciliables con el rumbo tomado por Mariano Rajoy. Volvió a la escena pública al crear la Fundación para la Defensa de la Nación Española para finalmente poner en marcha VOX hace cinco años, de la mano de Alejo Vidal Quadras, José Luis González Quirós, Ignacio Camuñas y, sobre todo, José Antonio Ortega Lara, a quien considera “el mejor de todos” los que forman parte de VOX.

El partido se quedó a 50.000 votos de entrar en el Parlamento Europeo en 2014 y tras una importante renovación interna, ha ido creciendo poco a poco con nuevos dirigentes entre los que destacan Iván Espinosa de los Monteros, Javier Ortega Smith o Rocío Monasterio.

Hace un año, el partido de las letras verdes tenía unos 3.000 afiliados. Y, a punto de ‘encerrarse’ en la Plaza de Vistalegre el próximo 7 de octubre, ha triplicado este número. Se da la cirunstancia de que el mitin se celebrará justo un año después de que Abascal se diera un baño de masas en la Plaza de Colón de Madrid, sobre un mar de banderas españolas.

Las últimas encuestas, que hace no tanto les ignoraban, empiezan a darles, incluso, la posibilidad de entrar en el Congreso con una intención de voto cercana a las 800.000 papeletas. Abascal se muestra al tiempo cauto y animoso: “No se empieza a cosechar hasta que de verdad se hace el recuento de los votos”, explica, antes de añadir: “Vistalegre va a ser esencial para muchísimos españoles que nos están mirando en estos momentos y que quieren ver ese triunfo”.

¿Ha llegado la hora de VOX? ¿Qué distingue a esta formación de otras? ¿En qué cree su líder? ¿Es un partido extremo, homófobo y xenófobo? Estas y otras cuestiones son las que Actuall le ha planteado a Santiago Abascal.

¿Es usted el Pablo Iglesias de la derecha?

No.

¿Por qué?

Porque no puedo ver ni punto de comparación. Si quiere decir que soy absolutamente lo contrario se lo puedo admitir, pero el Pablo Iglesias de la derecha, no. Y espero que a él no le llamen el Santiago Abascal de la izquierda. Me irrita cualquier tipo de comparación con un personaje tan siniestro como ese.

¿En qué cree Santiago Abascal?

En muchas cosas. En la importancia de la familia, de la patria… y creo en Dios.

¿Cuáles son sus referencias intelectuales?

Pues yo creo que sería adornarme demasiado. No creo que tenga tantas referencias intelectuales. Tengo una formación modesta, una Licenciatura en Sociología, en la que he podido acercarme a algunos pensadores que me han llamado la atención.

Me gusta el conservadurismo de Burke. Me gustan pensadores españoles, con sus matices todos. Unamuno, alguna cosa de Ortega y Gasset, no todo. También Ramiro de Maeztu. Podrían ser muchos, pero me haces improvisar y me han venido estos tres a la cabeza. Quizá sea significativo, o no.

¿Qué es ser de derechas?

Hay que interpretarlo casi en términos geográficos. Aunque la izquierda y la derecha cada vez dicen menos, no identifican a tantas personas, son vocabularios quizá excesivamente politizados, como lo liberal frente a lo conservador de otros siglos. Hay otros ejes, como el del globalismo y el soberanismo.

“El liderazgo de la Europa que quiere defender Europa es sin ninguna duda y de manera indiscutible el de Viktor Orban en estos momentos”

Yo creo que ninguna etiqueta lo define todo y por tanto los partidos hacen mal en etiquetarse y hacen mal, por supuesto, en aceptar las etiquetas que les ponen los demás. Pero desde una perspectiva geográfica, ser de derechas es todo lo contrario a lo que la izquierda representa en estos momentos. En ese sentido, yo sí admito la posición geográfica. Pero me parece que es bastante excluyente y que empequeñece.

¿Cuál es su modelo en Europa? ¿Marine LePen, Viktor Orban, Andrzej Duda, Jörg Meuthen, Sebastian Kurz…?

Más que elegir un modelo concreto, porque todos tienen sus matices, lo importante en este momento es ver quién ejerce el liderazgo en Europa. Y el liderazgo de la Europa que quiere defender Europa es sin ninguna duda y de manera indiscutible el de Viktor Orban en estos momentos, porque es un liderazgo totalmente asentado en un apoyo masivo de su propio pueblo. Yo creo que eso es importantísimo.

Es un espejo en el que podemos mirarnos, más allá de políticas concretas que deberíamos conocer en mayor profundidad. Pero yo creo que todos estos que ha mencionado tienen algo en común. Y lo que tienen en común es la defensa de la propia soberanía de sus naciones, de los estados frente a una Europa que algunos quieren convertir en los Estados Unidos de Europa, con una vocación absolutamente federal y que acaba con los estados-nación.

La otra cuestión es la defensa de las propias fronteras, y por lo tanto una resistencia frente a la inmigración masiva que se está produciendo en estos momentos y que está en gran medida orquestada. Y, en tercer lugar, una guerra contra el marxismo cultural.

“los progres, que son quienes dictan la corrección política, tienen un sambenito preparado para cualquiera que se salga del carril”

¿En qué sentido es VOX un partido extremo?

Nosotros decimos que VOX es de extrema necesidad. VOX ama a España de manera extrema. VOX ama la libertad de manera extrema. VOX ama la vida de manera extrema. Y VOX defiende también la propiedad. Nosotros defendemos con convicción lo que pensamos. En ese sentido, vamos a la raíz de las cosas. Yo creo que VOX es un partido valiente, un partido auténtico, un partido al que se le ve venir. No como otros partidos melífluos, indeterminados, que cambian de posición según pasan las semanas o en función de la provincia que visitan.

VOX está muy alejado de lo que han venido siendo los partidos políticos de ese centro absolutamente amorfo, que en estos momentos define a una gran parte de la clase política española.

vistalegre-vox

 

Permítame que invierta por un momento la carga de la prueba: ¿Son ustedes un partido xenófobo?

No. Lo que pasa es que en España y en toda Europa los progres, que son quienes dictan la corrección política, tienen un sambenito preparado para cualquiera que se salga del carril. Defender las fronteras, que no es otra cosa que defender las paredes de nuestra propia casa, de nuestro propio hogar, de nuestra patria es algo que inmediatamente es estigmatizado con el calificativo de xenófobo. Amar a tu patria implica que inmediatamente te llamen fascista. Identificarte con tus tradiciones, con lo que caracteriza a tu sociedad, es de retrógrados. Decir que crees en la familia, en el matrimonio entre un hombre y una mujer implica que te llamen homófobo.

“Hay que buscar el aborto cero. Y todo lo que el Estado ha invertido en ayudar a que la vida sea truncada tiene que invertirse en ayudar a que la vida llegue a buen término”

Y da igual lo que uno piense. La izquierda tiene preparado el calificativo -mejor dicho, el descalificativo- para intentar asustarnos, para llevarnos al rincón del cuadrilátero. Y además lo ha conseguido en gran medida, no con nosotros. Lo ha conseguido con esa derechita cobarde que representan algunos y que ha estado permanentemente asustada ante los sambenitos de la izquierda. Pero eso con VOX se ha acabado.

Dice el terrorista, ahora abogado, Gonzalo Boye que a VOX sólo le falta querellarse contra VOX… ¿No temen que les pase como a UPyD, que ganó espacio político con las querellas, pero luego desapareció?

Yo creo que no hay ni punto de comparación, porque UPYD no aparece o desaparece porque presentara aquellas querellas en las que tuvo mérito extraordinario. Sino que desaparece porque su proyecto político se confundía con el de otro partido político y no supo en aquél momento articular una estrategia política de unión con esa otra fuerza que representaba Ciudadanos.

¿Cuál es la ventaja de VOX y que no tiene nada que ver con UPYD? Que nuestro proyecto es absolutamente distinto del resto de partidos políticos. Somos el único partido que defiende un estado unitario sin autonomías; somos el único partido que defiende el control de nuestras fronteras y la expulsión inmediata de quienes entran ilegalmente; somos el único partido que dice que no tiene que haber ni una sola ayuda social a la inmigración ilegal; somos el único partido que dice que hay que ilegalizar a los partidos separatistas, que hay que suspender de manera indefinida la autonomía en Cataluña. En definitiva, somos el único partido en muchas cosas y nuestro proyecto es perfectamente definido y muy distinto del resto de proyectos del arco parlamentario español.

Aborto, ¿no, nunca?

Creo que hay que buscar el aborto cero y que hay que hacer una política, una guerra cultural que ayude fundamentalmente a la natalidad. Y que todo lo que el Estado ha invertido en ayudar a que la vida sea truncada tiene que invertirlo en ayudar a que la vida llegue a buen término.

¿Cuál es su postura sobre los vientres de alquiler?

Contraria.

¿Por qué?

Porque entendemos que no se puede traficar con la vida.

¿Cuál es su postura sobre la fecundación in vitro u otras técnicas que tienen incidencia en la dignidad humana antes del nacimiento?

La verdad es que no hemos profundizado tanto. Pero entendemos que, en general, con la vida humana, no hay que jugar a ser dioses. Dicho eso, no hemos podido desarrollar nuestro programa con una precisión tan extrema.

“Es el principal cáncer de la nación española y como tal hay que combatirlo para que sea extirpado porque nos ha llevado a la ruina”

¿Qué es una familia para usted?

En principio es la célula básica de la sociedad y es lo que hace que las sociedades subsistan y que haya solidaridad. Y que esa ayuda de unos a otros esté asentada en el núcleo primordial del estado que es la familia.

¿Cualquier tipo de unión libre y pública entre dos adultos es un matrimonio?

No. Otra cosa es que aceptemos que pueda haber uniones civiles entre personas del mismo sexo, pero que no aceptemos que se llame matrimonio a lo que no lo es.

¿Cómo combatir la imposición ideológica LGTBI?

Como cualquier totalitarismo. Impidiendo que se instale e impidiendo sobre todo que se obligue a nuestros hijos a través de las escuelas a caer en ese totalitarismo.

Discurso-de-Santiago-Abascal-ante-250.000-personas-en-Colón-7-de-octubre-de-2017

¿Fue el estado autonómico un caballo de Troya?

No tengo la menor duda. Es el principal cáncer de la nación española y como tal hay que combatirlo para que sea extirpado porque nos ha llevado a la ruina, a la desigualdad entre españoles, a la falta de libertad en muchas comunidades autónomas y también a la ausencia de un proyecto nacional.

Cuando hablan de eliminar las autonomías, ¿exactamente a qué se refieren? Porque es un desafío titánico que, sino me equivoco, exigiría una reforma constitucional…

No se equivoca. Exige una reforma constitucional y además una reforma constitucional por la vía agravada. La reforma constitucional compleja, porque hay dos posibilidades de reforma constitucional. Pero nosotros no queremos engañar a nadie. Decimos que hace falta esa reforma constitucional, pero decimos que ese es nuestro objetivo. Mientras tanto, hay cosas que se pueden ir haciendo sin reforma constitucional como recuperar competencias en materia de Educación, de Sanidad, de Justicia, de Interior. Y entendemos que es se es absolutamente urgente.

“España es mucho más fuerte de lo que creen aquellos que quieren verla muerta”

Pero nuestro objetivo final es un Estado unitario, con un único Parlamento, un único Gobierno y un único Tribunal Supremo que sea la última instancia en todos los órdenes. Y, por lo tanto, sin 17 gobiernitos autonómicos, sin 17 parlamentitos y sin 17 tribunales superiores de justicia en las comunidades autónomas.

Le he oído comentar con cierta envidia respecto a su tierra natal la presencia de banderas españolas en Cataluña. ¿Está todo perdido en el País Vasco y queda esperanza en Cataluña?

No creo que todo esté perdido en el País Vasco y mucho menos en Cataluña, pero es verdad. El otro día hacía la reflexión. España está mucho más viva en Cataluña, entre otras cosas porque no ha habido una banda terrorista asesinando durante décadas, como ha ocurrido en mi tierra. Y eso se nota en que en los sitios más complicados de Cataluña, uno ve banderas de España en los balcones.

Hay una España que resiste y eso está mucho más debilitado en las provincias vascas por la acción del terrorismo. Pero creo que España también tiene esperanza allí y no tengo ninguna duda de que España va a vencer. Porque España está mucho más viva de lo que parece y porque la fuerza de la nación española, la inercia histórica de la nación española es muy poderosa. España es mucho más fuerte de lo que creen aquellos que quieren verla muerta.

“No admitimos ser una especie de escisión del PP o un ‘Partido Popular auténtico’. Somos un partido absolutamente nuevo que se está dirigiendo a todos los españoles”

Hay quien plantea que si Vox tiene suficiente fuerza, podría integrarse en el PP para reconducirlo hacia posiciones más cercanas a su base social ¿es esto posible?

No.

¿Por qué?  

Eso parte de la suposición de que VOX viene a ser algo así como el Partido Popular auténtico o como el hijo pródigo. Y VOX es un partido enteramente nuevo, más allá de que haya personas que hayamos militado en otros partidos en el pasado. VOX es un partido que defiende cosas que jamás ha defendido el Partido Popular como, por ejemplo, la crítica del estado autonómico. VOX es además un partido que responde a los problemas de la sociedad española de nuestros días, no a los problemas que afrontó el Partido Popular que se traicionó a sí mismo hace 10 años. Con lo cual, nosotros no admitimos ser una especie de escisión del PP o un ‘Partido Popular auténtico’. Somos un partido absolutamente nuevo que se está dirigiendo a todos los españoles: a los que votan al PP, a los que votan a Ciudadanos e incluso a los que votan a la izquierda.

Sabemos que hay muchas personas que han votado a Podemos en otras elecciones que no eran unos peligrosos comunistas, que votaron para castigar la corrupción, que se están acercando a nosotros. Por tres razones, fundamentalmente: Por la defensa de la unidad de nuestra patria, por decir que en España los españoles tenemos prioridad frente a quienes llegan aquí a través de la inmigración y fundamentalmente a través de la inmigración ilegal, y, en tercer lugar, por ese feminismo ultra y radical que caracteriza a casi todos los partidos políticos españoles y que ha convertido al varón en sospechoso de todo, incluso de llevar el gen de la violencia en su ADN como dijo la alcaldesa de Madrid Manuela Carmena.

“Con una ley de memoria histórica de verdad PSOE, PCE y ERC tendrían que ser ilegalizados”

Eso hace que muchas personas que habían apostado por la izquierda, pero que son las que tienen sentido común hoy se acerquen a VOX. Por tanto, nosotros nos dirigimos a todos los españoles sin distinción. También a quienes estaban en el abstencionismo crónico con la actual Constitución, con el Estado de las Autonomías, o a muchísimos jóvenes que van a empezar a votar y que sabemos que van a apostar por nosotros.

¿Qué proponen para combatir la memoria histórica y el adoctrinamiento en las aulas en este sentido?

Para combatir la memoria histórica debemos derogar la Ley de Memoria Histórica que es una ley de carácter totalitario. Y en segundo lugar, salir del rincón del cuadrilátero y aunque no creo que en la política tengamos que estar hablando del pasado, sino del futuro, ponerle al PSOE, al PCE integrado en Podemos y ponerle a ERC y a todos esos partidos que sí participaron en la República y en la Guerra Civil ante su propio espejo. Y recordarles los crímenes que cometieron. Con una ley de memoria histórica de verdad tendrán que ser ilegalizados ellos por dar golpes de Estado contra la legalidad republicana, por los crímenes que cometieron, por asesinar al líder de la oposición, lo que precipitó la Guerra Civil en España. En definitiva, verdad histórica. Pero, en todo caso, nosotros lo que proponemos es mirar al futuro y decir que los españoles no tenemos que estar instalados en los odios del pasado. Eso, sí, no vamos a rehuir ningún debate como hace la derechita cobarde.

¿La exhumación de Franco es una cortina de humo o va más allá?

Es una profanación de una basílica y de una sepultura. Y es un intento de volver a regar los odios entre los españoles. Fundamentalmente es eso. Que además pueda ser una cortina de humo, quizá sí, pero no quiero quedarme en esa coletilla que es la que dice la derechita cobarde para no entrar en el fondo del debate.

¿Qué ofrece VOX para disipar el miedo a ser decepcionados de muchos electores, una vez que obtengan una representación parlamentaria?

Tengo que reconocer que me lo pregunta mucha gente. Nosotros recorremos España todas las semanas y muchas personas me dicen “¿Cómo sabemos que no nos vas a traicionar?” Y yo siempre contesto lo mismo: para traicionarles a ellos primero tengo que traicionarme a mí mismo. Y eso es algo que no ha ocurrido nunca y que no va a ocurrir nunca.

¿Qué tiene que ver su Vistalegre con los de Podemos?

El sitio. Nada más. Y cuando digo nada más, es nada más. Porque cuando Podemos llenó Vistalegre llevaba cinco meses después de un gran resultado electoral, con un 1.250.000 votos y cinco eurodiputados y VOX lanza el desafío de Vistalegre llamando a la España viva antes de tener representación institucional. Seríamos el primer partido que es capaz de reunir a tanta gente en España sin ni siquiera haber entrado todavía en las instituciones. Yo creo que va a ser un gran aldabonazo y un día histórico para mucha gente.

¿Va a ser el pistoletazo de salida para empezar a cosechar de forma tangible en las próximas elecciones?

No se empieza a cosechar hasta que de verdad se hace el recuento de los votos. Pero no me cabe ninguna duda de que desde un punto de vista simbólico va a ser esencial para muchísimos españoles que nos están mirando en estos momentos y que quieren ver ese triunfo, que lo están viendo en muchas plazas de España. Porque VOX cuelga siempre el cartel de ‘no hay butacas’ vaya donde vaya. Pero claro, Vistalegre tiene otra dimensión, otro tamaño. Parece que es ir a jugar al campo de los de la primera división y vamos a hacerlo. Vamos a hacerlo y vamos a ganar.

¿Qué expectativas tienen de cara a las próximas generales?

Aspiramos a representar a una mayoría de españoles, pero sabemos que eso no se consigue dela noche a la mañana. No queremos ser simplemente una bisagra y aspiramos a entrar con fuerza en la primera convocatoria electoral de elecciones generales que haya, hasta el punto de poder constituir un grupo parlamentario que sea determinante en la formación de un Gobierno en España. Ese es el primer objetivo.

Pero el objetivo final es la configuración de una alternativa política que represente a una mayoría de españoles y creemos que lo podemos conseguir si somos capaces de perseverar como hemos hecho hasta ahora.

Eso necesita de una estructura nacional capilar. ¿En qué estado está?

VOX está establecido en prácticamente en todas las provincias de España en este momento. La fase embrionaria ya la dejamos hace dos, tres, cuatro años. Y en este momento es un partido con estructura en todas las provincias que está abriendo sedes en muchas capitales, incluso en algunas localidades. Es un partido que se sostiene solo con sus afiliados, con lo cual, poder tener esa estructura con el apoyo económico de quienes de verdad apuestan por el proyecto, no con el apoyo de las subvenciones públicas creo que tiene un especial mérito y es un indicativo de lo que seremos capaces de hacer en cuanto entremos en las instituciones. Con lo cual, no me cabe ninguna duda de que esa estructura provincial se va a fortalecer en los próximos meses de una manera extraordinaria.

Hagamos una ronda rápida por otros líderes: Pablo Casado

Va a resultar impotente.

¿En qué sentido?

Todo lo que dijo que iba a defender no va a poder defenderlo.

¿Por el partido?

Ha dicho que su modelo es el de Feijóo, su portavoz es la peluquera de Bildu… Por tanto va a defraudar todo lo que le hizo ganar entre sus afiliados.

¿Qué hacemos con Pedro Sánchez?

Pues le hemos puesto una querella. Creo que es un personaje sin escrúpulos y con una ambición absolutamente desmedida, pero una ambición personal, no una ambición para España.

“Ortega Lara es el mejor de todos. Su permanencia junto a nosotros es un indicativo de que estamos haciendo las cosas bien”

¿Es Albert Rivera una especie de Jano bifronte?

Es un veleta. Un toro manso que mira para la izquierda, mira para la derecha y que no se sabe por dónde va a salir.

[Se adelanta ahora Abascal, intuyendo que el siguiente de la lista es Pablo Iglesias]

La antiespaña. Pablo Iglesias es la antiespaña.

Le iba a preguntar si coincide con José María Aznar, que le dijo a Iglesias en el Congreso que es un peligro para España…

No tengo ninguna duda de que es un peligro para la nación española; es un peligro para el sistema democrático y es un peligro para las libertades de los españoles. Deberíamos experimentar lo que representa Pablo Iglesias en la carne de los venezolanos. Ya lo hemos visto. Aprendamos.

“No nos cabe ninguna duda de que la guerra sucia respecto a VOX está por llegar y además, más pronto de lo que pensamos”

Carles Puigdemont.

Un traidor.

¿Logrará salirse con la suya?

No. VOX no lo va a permitir. Una cosa es que el Gobierno presione a la Fiscalía -yo confío por otra parte en la honorabilidad de los fiscales-; una cosa es que el Gobierno presione a la Abogacía del Estado, pero no va a conseguir maniatar a la acusación popular, por mucho que nos chantajeen, por mucho que nos amenacen o por mucho que se inventen algo sobre nosotros, que es algo que llegará. No nos cabe ninguna duda de que la guerra sucia respecto a VOX está por llegar y además, más pronto de lo que pensamos. Ya la han pedido los abogados de Puigdemont como el señor Cuevillas y estamos convencidos, teniendo en cuenta el panorama de peticiones de indultos por parte de algunos miembros del Gobierno de que eso va a llegar. Pero no va a conseguir salirse con la suya. Tarde o temprano va a tener que pagar el daño que ha hecho a la nación española y el daño que ha hecho a Cataluña.

¿Está Urkullu agazapado a la espera de lo que pase en Cataluña?

Siempre están agazapados los nacionalistas vascos. El problema es que en los salones de Madrid todavía hay mucho bienpensante que se piensa que podemos hablar con el PNV que es un partido moderado. El PNV es un partido separatista que va calculando los pasos que da y en ese sentido hay que desconfiar del PNV. Es una buena experiencia lo que le ha pasado a Mariano Rajoy con el PNV. Al día siguiente de que le aprobaron los presupuestos le aprueban una moción de censura que lo expulsa del poder. Eso es el Partido Nacionalista Vasco. Un partido desleal, en primer lugar con España y por tanto desleal con cualquiera con el que pueda tratar.

¿Qué supone la permanencia de José Antonio Ortega Lara en sus filas?

Es importantísimo. Es el mejor de todos nosotros. Es quien nos alienta, quien durante todo este tiempo nos ha dicho que no nos preocupásemos por cosechar a todo correr; quien nos ha transmitido la idea de que podríamos tardar mucho tiempo en lograr nuestros objetivos, pero que merecía la pena intentarlo. Y su permanencia junto a nosotros es un indicativo de que estamos haciendo las cosas bien.

Mercedes-Benz