Portada » Torra se acojona y da marcha atrás con su ultimátum tras constatar que nadie le apoya
Actualidad

Torra se acojona y da marcha atrás con su ultimátum tras constatar que nadie le apoya

Torra se acojona y da marcha atrás con su ultimátum tras constatar que nadie le apoya

El president escribe una carta a Sánchez evitando hablar de plazos mientras que nacionalistas y republicanos pactan una resolución pro referéndum pero ‘sine die’

Quim Torra le ha durado su ultimátum menos de 24 horas. El presidente de la Generalitat ha dado marcha atrás en su exigencia a Pedro Sánchez de que le diese permiso antes de noviembre para celebrar un referéndum de independencia. La rápida reacción del Gobierno central ante la amenaza de Torra y la falta de apoyos entre las filas independentistas han sido claves para que el president desistiese de su requerimiento.

Un desistimiento que se ha visualizado esta tarde en dos documentos. El primero: una carta que el propio Torra ha enviado a Sánchez pidiéndole una reunión. En la misiva, el presidente catalán ya no menciona fechas límite ni referendos y solo demanda al presidente español “hablar en profundidad del derecho a decidir”.

Además, pide “concretar los términos del diálogo” con lo que parece haber escuchado lo que la ministra portavoz, Isabel Celaá, le recomendó ayer, que no es otra cosa que recuperar la senda del diálogo en el marco de la ley. El Gobierno central no tardó en reaccionar al ultimátum de Torra. Celaá compareció ante la prensa solo un par de horas después de que el president lanzase su amenaza.

Lo que Torra planeaba era dejar sin apoyos al Ejecutivo de Sánchez, que solo cuenta con 84 diputados en el Congreso y necesita de los votos independentistas para aprobar sus propuestas, y dejarlo caer. Pero Sánchez no se arrugó y el mensaje de Celaá fue claro: ni ultimátum ni elecciones, aunque tampoco un nuevo 155 como reclaman PP y Ciudadanos.

Esa rápida actuación del Gobierno contribuyó a que Torra se diese cuenta de que con su ultimátum había errado el tiro, según explican fuentes independentistas en el Congreso. Pero aún ha tenido más peso en la marcha atrás del presidente de la Generalitat la constatación de que su iniciativa carece de apoyos entre los suyos.

De hecho, fuentes de los grupos soberanistas en Madrid reconocen que el ultimátum les molestó. Torra no comunicó a los diputados de su grupo lo que planeaba, por lo que les pilló por sorpresa. Además, las mismas fuentes no ocultan su preocupación de que la amenaza presidencial vaya a dar al traste con las negociaciones para aprobar un presupuesto catalán para 2019.

ERC es partidaria de que la legislatura sea larga y tras comprobar que la CUP ya no será un aliado del Govern, el vicepresidente y conseller republicano de EconomiaPere Aragonés, emprendió negociaciones con Comuns y PSC para tratar de articular unas cuentas para 2019 que garanticen esa estabilidad políticas tras los vaivenes de los últimos años.

Ni ERC ni PDeCAT han ocultado su malestar con Torra. El diputados republicano en el Congreso Gabriel Rufián le ha recordado al president que “los ultimátums los carga el diablo”. Y el diputado nacionalista también en el Congreso Feliu Guillaumes ha rechazado que la exigencia de Torra pueda considerarse un ultimátum y ha recordado que la celebración ahora de unas elecciones generales “no resolvería nada”.

Solo Miriam Nogueres, también diputada del PDeCAT en Madrid, ha mostrado su apoyo a Torra con un tuit en el que ha asegurado que su partido “da apoyo total al presidente Torra”, ya que “como siempre hemos dicho, en Madrid haremos lo que nos pida el Gobierno de Catalunya”.

Torra

De poco le ha servido a Torra ese escaso apoyo y a primera hora de la tarde en un segundo documento ha quedado claro que el presidente catalán ha dado marcha atrás. JxCat, el grupo de PDeCAT en el Parlament, y ERC han pactado una propuesta de resolución en el debate de política general por la que reclaman un referéndum pactado, como había hecho Torra, pero sin fijar plazos, por lo que la exigencia presidencial para que Sánchez moviese ficha antes de noviembre ha caído en el olvido en menos de un día.

Mercedes-Benz