Portada » Vox planta cara al gobierno golpista
Actualidad

Vox planta cara al gobierno golpista

Santiago Abascal

La Izquierda llegó para escribir una nueva historia. Abrir heridas nuevas y sembrar el odio en la sociedad que por fin había conseguido una reconciliación con el pasado. Para que las dos Españas se vuelvan a enfrentar.

Tras haber fijado en la mira, que se realizara la exhumación del General Franco del Valle de los Caídos, siendo uno de los más grandes objetivos de la que llaman la “Ley de Memoria Histórica”, la izquierda política española planea un giro a cualquier huella del régimen. Lo que no les parece lo borran, no lo tomen en cuenta siquiera. Las mismas mañas de comunismos pasado, disfrazado en democracia.

Por su parte las grandes formaciones del país se dividen y forman dos bloques; los que se conocen como revanchistas; Podemos, PSOE, los nacionalistas y la Izquierda Unida, mientras que las formaciones de los independentistas se encuentran unidas para llevar su odio a España y sus ciudadanos.

Por su parte los que se hacen llamar los constitucionalistas, muchas veces son directamente heredados de las reminiscencias del franquismo, como los originales vestigios de la Alianza Popular, el Partido Popular y los Ciudadanos, ya han comunicado que miraran en otra dirección, es decir que no harán nada desde las instituciones para evitar que la izquierda cumpla sus deseos.

Presentes en Alcázar

El viernes pasado, el portavoz del partido Podemos en Castilla La Mancha, dio un anuncio en donde expresaba una propuesta de su formación frente a las Cortes autonómicas, exigiendo al Estado de Alcázar de Toledo los restos del General Moscardò y Jaime Milans del Bosch, los cuales descansan en la ciudad imperial.

¿La razón? La misma que se tomo en el lugar del General Franco y el Valle de los Caídos, o en el caso del General Sanjurjo en la Catedral de Pamplona, el cual ha sido anulado por la justicia, actualmente. Buscan la profanación de las tumbas de los héroes que participaron en la Guerra Civil y sacarlos del lugar para siempre. Es una especie de revancha contra los héroes muertos. De ser por ellos los lanzarían al mar o quemaban en hogueras.

Públicamente el secretario general nombró a estos héroes de guerra como “traidores a la democracia”

El líder de Podemos de la Región, expresó “a nosotros nos parece una vergüenza democrática para este país que estos declarados enemigos de las libertades estén enterrados aquí y puedan ser objeto de culto y de exaltación, como de hecho lo son”.

José García Molina, quien se apareció en el Alcázar para presenciar su escena, presentaba su defensa a la Ley de Memoria Histórica, de manera que se tomara como un derecho “inaplazable” con la democracia española el homenaje y el cuidado de esas personas quienes habían “sufrido agravios e injusticias tanto durante la Guerra Civil como durante la dictadura” una Ley escrita por los perdedores para los perdedores.

Agregaba “la persistencia de alguno de esos símbolos y monumentos son un atentado contra los valores democráticos y los valores de los derechos humanos”, añadió “dichos símbolos y monumentos han impedido que podamos reconciliarnos con el pasado, cicatrizar las heridas y construir las bases sólidas para una convivencia democrática normalizada tanto en el presente como en el futuro”. Del cementerio de Paracuello y de las matanzas ocurridas de las Checas de Madrid, ni se habla.

Vox dice la verdad sin complejos ni buenismo

De todos los grandes partidos políticos del país, con siglas patrióticas, solo VOX se opone sin complejos ni caretas a la exhumación del General Moscadò y Milans del Bosch. Expresan que el equipo “seguirá impulsando la derogación de la Ley de Memoria Histórica aprobada por José Luis Rodríguez Zapatero en 2007 y mantenida durante las dos legislaturas del Gobierno del PP”.

Desde el partido comentan “ En estos momentos donde España afronta diversas crisis, como la territorial, causada por los separatistas regionales o la de inmigración, provocada por las mafias del tráfico de personas y las ONGs colaboracionistas, el presidente Pedro Sánchez continúa aplicado políticas que no tienen como favorecer los intereses de los españoles, su bienestar y si seguridad. Al contrario, pretende, manipulando la historia- utilizar a los españoles como rehenes de su política de propaganda ideológica”.

Por su parte u VOX presentó sus intenciones de terminar con la “Ley de Memoria Histórica” que fue aprobada por el gobierno de Zapatero, considerado el principal precursor del odio, buscando destapar el pasado de ambas Españas, mientras que el Partido Popular, con gran mayoría en la primera legislatura del Rajoy, tuvo temor de derogar. Es decir que todos son culpables.

Etiquetas
Mercedes-Benz