Cine

James Franco: “Me inspiré en Boogie Nights, Ed Wood y El crepúsculo de los dioses”

James Franco

James Franco: “Me inspiré en Boogie Nights, Ed Wood y El crepúsculo de los dioses”

El californiano dirige y protagoniza ‘The Disaster Artist’, una alocada comedia metacinematográfica que ganó la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián

Crítica de la película: “Éxtasis y sublimación de este “sindiós”, por Luis Martínez

En 2003, el desconocido Tommy Wiseau escribió, dirigió y protagonizó The Room. Con el tiempo, aquella película ha acabado convertida en título de culto y ha servido de excusa para que James Franco (Palo Alto, California, 1978), conocido por sus trabajos como intérprete en cintas como 127 horas y Oz, un mundo de fantasía, retome su faceta de realizador. The Disaster Artist, que recuerda el singular rodaje de aquel filme, fue premiada en el pasado festival de San Sebastián con la Concha de Oro a la Mejor Película y en su reparto participan junto a James Franco su hermano Dave, Sharon Stone, Seth Rogen, Josh Hutcherson, Zac Efron y Alison Brie.

¿Qué fue lo que más te atrajo de este proyecto?
Sólo acometo proyectos que de verdad me interesan. En este caso me atrajo el hecho de que se trataba de una extraordinaria historia hollywoodiense sobre soñadores que, además, estaba protagonizada por un personaje realmente singular. Pensé que si podíamos juntar todos esos elementos en una misma película tendríamos algo interesante.
¿Cómo te enteraste de la historia real?
Creo que fui de los pocos que leyó el libro The Disaster Artist: My Life Inside The Room, the Greatest Bad Movie Ever Made, que escribieron Greg Sestero y Tom Bissell, antes de ver la película que rodó Tommy Wiseau. Aunque, ahora que lo pienso, recuerdo haber visto la valla publicitaria anunciando el estreno The Room. La verdad es que no sabía muy bien de qué se trataba…
Entonces, ¿qué pensaste cuando leíste ese libro?
Cuando iba por la mitad ya sabía que quería hacer una película sobre lo que en él se contaba. Me pareció una historia increíble. Por cierto, que fue exactamente lo mismo que pensé cuando vi por primera vez The Room.
¿Qué opinión tienes de Tommy Wiseau como artista?
Yo le respeto mucho porque hay muchas personas que han venido a Hollywood para realizar su sueño de trabajar en el cine. Personas que, como él, han sido rechazadas en numerosas ocasiones y que, al final, han conseguido hacer su propia película. Siempre he pensado que el cine es fruto de un trabajo en equipo. Aunque, en el caso de Tommy, debido a sus malas experiencias, decidió no hacer caso a nadie y rodar su película a su manera, lo que evidentemente desembocó en errores.
¿A qué errores te refieres?
Muchos, desde rodar en formato cine y vídeo al mismo tiempo hasta usar una pantalla verde que, en realidad, no era necesaria.

Sin embargo, ¿dirías que tienes cosas en común con él?
Hay muchos aspectos de nuestras historias que son similares. Por ejemplo, los dos fuimos a unas clases de interpretación muy parecidas y ambos admiramos a James Dean y Marlon Brando.
¿Y en qué aspectos dirías que sois distintos Wiseau y tú?
En la percepción que tenemos de nosotros mismos. Por ejemplo, interpreté a James Dean porque me parezco un poco a él. Sin embargo, Tommy no se parece nada a Dean. Pero, de alguna manera, se cree él y sigue hacia delante con esa falsa percepción. Un poco como si fuera Norma Desmond.
Tommy se unió a su mejor amigo Greg para hacer realidad su proyecto. Y, en tu película, a Greg le da vida Dave Franco, tu hermano.
Así es. Del mismo modo que Tommy Wiseau rodó el filme que siempre quiso junto a su mejor amigo, yo he hecho algo extrañamente parecido rodeándome de mi hermano y también de buenos amigos. Para mí, The Disaster Artist es también un proyecto bastante personal.
¿Cómo lograste meterte en la piel de un personaje como Tommy Wiseau?
Tommy es un tipo interesante que trabaja de manera singular. Yo me basé sobre todo en el libro del que te he hablado antes. También me ayudó escuchar grabaciones suyas que Greg me pasó en las que mantenía conversaciones muy personales consigo mismo. Curiosamente, él prefirió no involucrarse mucho en The Disaster Artist, aunque sí puso como única condición aparecer en ella en algún momento. Así que rodamos con Tommy y, más tarde, al ver lo bien que habíamos recreado escenas de The Room, tomamos la decisión de contraponerlas con las reales y que así también apareciera él en nuestro filme.
Por lo que cuentas, parece que has disfrutado mucho metido en la piel de este director.
Mucho. Incluso decidí mantenerme dentro del personaje cuando dirigía a los otros actores precisamente porque me divertía y porque creo que me resultaba más sencillo hacerlo así. Normalmente, hay ciertos parámetros de los que no te quieres desviar cuando te metes en la piel de una persona real. Pero con Tommy ese peligro se desvaneció un poco debido a su carácter excéntrico.

¿Cómo reaccionó el verdadero Tommy Wiseau ante la idea de que tú le interpretaras en esta cinta?Tiene gracia, porque cuando hablé con él por primera vez sobre el tema me propuso a Johnny Depp. Luego, su amigo Greg me comentó que igual debería actuar yo. Al final, me ayudó el hecho de que Tommy era fan de James Dean y que había visto la interpretación que había realizado en la tv-movie James Dean.¿Cómo fue esa escena que compartisteis Tommy Wiseau y tú?De entrada no sabía qué esperar, ya que había oído todas esas historias acerca de las locuras que hacía durante el rodaje; pero luego resultó un encanto y un actor muy fácil de dirigir. Hasta el punto de que Seth Rogen y yo le comentamos que nos gustaría salir en su siguiente película si se diera el caso. Tommy nos respondió, fiel a su estilo, que tendría que ver si había un papel para nosotros…Tu amigo Seth Rogen participa en este proyecto como actor y como productor.Así es, le invité a unirse al proyecto porque pensé que la historia, aunque extraña, también tenía el potencial de llegar a un público amplio. Y Seth sabe trabajar con los estudios y a la vez rodar películas personales, que es algo con lo que yo no tengo tanta experiencia.Tommy Wiseau es un tipo misterioso. De hecho, nadie sabe de dónde es, la edad que tiene o cómo hizo su fortuna. ¿Qué imagen tenías de él antes de conocerle en persona?La de un chico que igual creció en un país del este de Europa viendo cine americano y que soñaba con venir aquí y ser aceptado. Por cierto, la historia de James Dean no es muy distinta, ya que vio en el cine su salvación y la manera de tapar lo que le faltaba en su vida personal. Del mismo modo que The Room es un espejo de la vida de Tommy, el cine de Dean también reflejaba su vida.¿Qué películas te han servido como fuente de inspiración?Desde Boogie Nights hasta El crepúsculo de los dioses, pasando por Ed Wood, además de los filmes de James Dean.

Las dos caras de James Franco

Un artista con “coco”. Sólo con ver su extensa filmografía uno puede hacerse la idea de que a James Franco le encanta trabajar. Con más de 140 títulos a sus espaldas, el actor puede presumir de haber sido nominado al Oscar (en 2011, por su papel en 127 horas) y haber dirigido cortometrajes, documentales y largometrajes como El último deseoBukowski The Institute. Por si fuera poco, a este polifacético artista le gusta cultivar su lado más intelectual. Ha publicado relatos y un libro de poemas, pinta cuadros, creó un canal de Youtube de Filosofía y ha estudiado varios máster. Además, le ha dado tiempo a doctorarse en la Universidad de Yale y participar en un curso de Diseño.

Un cachondo sin límites. Además de sus fans, a los que él cuida con cariño en cada acto público al que acude, si alguien ama con locura a James Franco es la prensa del corazón. Este actor de sonrisa pícara ha brindado a los periodistas momentos estelares como el tatuaje falso en su cuello con el rostro de Emma Watson, sus múltiples insinuaciones acerca de una supuesta homosexualidad, su declarada defensa de la legalización de la marihuana o la crisis política y empresarial (Sony fue hackeada) que desató su participación en The Interview, un filme que irritó al líder de Corea del Norte. Ha confesado que, cuando era estudiante, robaba perfumes caros para vendérselos a sus compañeros.

James Franco: “Me inspiré en Boogie Nights, Ed Wood y El crepúsculo de los dioses”

 

Etiquetas