Economia

Telefónica, Iberdrola, Repsol… rebajan un 80% su coste de financiación con bonos

Telefónica, Iberdrola, Repsol... rebajan un 80% su coste de financiación con bonos

Telefónica, Iberdrola, Repsol… rebajan un 80% su coste de financiación con bonos

La bajada de los intereses ha tocado suelo y comenzará a repuntar, avisan los expertos.

El tiempo en el edén llega a su fin. Tanto por la vía de los tipos de interés como de la prima que se pide a las empresas por su perfil de riesgo, los costes de financiación corporativos están llamados a encarecerse en los próximos meses, según los expertos. Pero eso es el futuro. En el presente, las compañías están consiguiendo dinero a mínimos históricos y la diferencia con lo que pagaban durante lo peor de la crisis es sustancial: las grandes empresas españolas han reducido hasta un 80% sus costes de financiación mediante bonos desde el verano de 2012.

Telefónica ha vuelto a demostrarlo, con una emisión de 1.000 millones de euros en bonos a nueve años esta semana por la que pagará un 1,447% anual, un coste más bajo que en las dos más semejantes que hizo el año pasado. Gas Natural, en cambio, tendrá que rascarse el bolsillo un poco más que hace doce meses en su colocación de 850 millones a una década, pero sólo porque el tipo de interés de referencia sobre el que se calcula la rentabilidad de los bonos ha subido desde entonces, porque la parte del precio que se atribuye al riesgo específico de la compañía (la prima o diferencial) se ha reducido.

La película no es nueva. Desde que Mario Draghi salió a la palestra en julio de 2012 para salvar el euro (y, con él, los países del sur de Europa incendiados por la crisis de deuda), los costes de financiación de las grandes empresas españolas han caído a plomo.

En ese momento, la cotización de los bonos de Telefónica en el mercado secundario estaba por encima del 6,5% de rentabilidad en el plazo de 10 años, una cifra muy parecida a la de Repsol e inferior al 6,7% de Iberdrola y Abertis o el 7% de Gas Natural, según los datos de Bloomberg.

Y esas cotizaciones se reflejaron en costes contantes y sonantes, porque cuando la operadora de telecomunicaciones salió al mercado en septiembre de 2012 tuvo que pagar más de un 5,8% de interés por pedir prestado dinero a cinco años y Gas Natural se fue hasta el 6% en un bono a poco más de siete años.

Fuerte mejora

A estas mismas compañías les basta ahora con ofertar un cupón que ronda el 1,5% a diez años para lograr financiación, según sus cotizaciones en el mercado secundario de bonos. Iberdrola y Repsol están algo por debajo de esa cota (1,4%); Abertis, por encima (1,7%) y Telefónica y Gas Natural justo en la media de unos y otro.

Eso significa que la rebaja en los costes de financiación en los mercados de deuda ha sido radical. Iberdrola ha sido la más beneficiada, con un recorte que roza el 80%. Gas Natural y Repsol están en el 78%, Telefónica, en el 76%, y Abertis, en el 74,5%.

Todo ello, gracias a Draghi, y no solo por el poder que tuvieron sus palabras en 2012 para serenar los mercados, sino por los miles de millones de euros en bonos corporativos que ha adquirido el Banco Central Europeo (BCE) dentro de su plan para resucitar la salud de la economía europea. «El programa de compra de bonos del BCE ha hecho que las empresas se financien a niveles irrisorios», señala un experto del mercado de bonos.

Pero estos precios son los más bajos que se van a alcanzar, porque el recorte ha tocado suelo. «La retirada progresiva del BCE del mercado va a provocar una subida paulatina de los diferenciales que se les piden a las empresas españolas», asegura un directivo de un banco de inversión.

Eso no quiere decir que haya llegado el momento de la preocupación. «El incremento será muy poco a poco y no tendrá impacto material a corto plazo en los costes de financiación de las compañías dados los bajos niveles de los que se parte y la gradualidad de la subida», añade este alto ejecutivo.

Sin embargo, a eso hay que sumar la otra variable que influye en el interés final a pagar, el tipo de referencia, que desde diciembre se ha encarecido 18 puntos básicos a diez años. «La rentabilidad de los bonos subirá progresivamente en 2018 tanto por el efecto de los mayores diferenciales como por los tipos», advierte. Y el incremento será mayor cuanto más robustas sean las cifras macroeconómicas europeas.

Tags