El Marina d’or chino de Malasia: un gigante de 100 mil millones

La cercanía de Malasia a la próspera y millonaria Singapur ha convertido a esta ciudad en el objeto de deseo de los constructores chinos que han visto como la actividad de su país está sufriendo una desaceleración.  La gigante Forest City para 700.000 personas que se está construyendo en la ciudad malaya de Bohor es el ejemplo más millonario de esta tendencia.

“Los chinos se sienten atraídos por los precios más bajos y la proximidad a Singapur”, asegura Alice Tan, jefa de consultoría e investigación con sede en Singapur en los corredores de bienes raíces Knight Frank LLP. “Queda por ver si la próxima oferta de viviendas puede ser absorbida en los próximos cinco años”, añade.

En la zona de Iskandar Malasia, en torno a Johor Bahru, se están construyendo un total de 60 proyectos inmobiliarios donde el más grande es el de Forest City. Promovido por la compañía Country Garden Holdings Co, la futura ciudad está siendo construida sobre cuatro islas artificiales y comprende un área de cuatro veces mayor que el Central Park de Nueva York. Tendrá torres de oficinas, parques, hoteles, centros comerciales y una escuela internacional. La construcción comenzó en febrero y cerca de 8.000 apartamentos han sido vendidos, indica la compañía.

“Estos inversores chinos construyen por miles de una sola vez y asustan a todo el mundo”, asegura Siva Shanker, jefe de inversiones de Axis-REIT Managers Bhd. Y ex presidente del Instituto de Agentes Inmobiliarios de Malasia apuntó: “Dios sólo sabe quién va a comprar todas estas unidades, y cuando se complete, la pregunta más grande es, ¿quién se quedará en ellas?”.

 

Hace una década, Malasia decidió aprovechar el éxito de Singapur mediante la construcción de la zona Iskandar a través de la calzada que conecta a los dos países. Como ejemplo previo, Malasia se ha fijado en al región china de Shenzhen, el vecino de Hong Kong que creció de un pueblo de pescadores a una ciudad de 10 millones de personas en tres décadas. El fondo soberano de Malasia Khazanah Nasional Bhd presentó un plan de 20 años en 2006 que requería una inversión total de 383.000 millones de ringgit (87.000 millones de dólares).

Toda la zona de Iskandar Malasia podría agregar a más de medio millón de hogares. “Los chinos se sienten atraídos por los precios más bajos y la proximidad a Singapur”, asevera Alice Tan, jefa de consultoría e investigación con sede en Singapur en los corredores de bienes raíces Knight Frank LLP. “Queda por ver si la próxima oferta de viviendas puede ser absorbida en los próximos cinco años”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*