España

El 50 % de los votantes de Podemos cree que han sido financiados por Venezuela y les parece bien

podemos pablo iglesias monedero manifa - El 50 % de los votantes de Podemos cree que han sido financiados por Venezuela y les parece bien - espana

El análisis poselectoral por la pérdida de un millón de votos en las elecciones del 26-J sigue estando sobre la mesa de Podemos. Más concretamente sobre la de Carolina Bescansa, la diputada experta demoscópica del partido y encargada de realizar una serie de encuestas, de consumo interno, para determinar las causas de unos resultados por debajo de sus expectativas en los últimos comicios. Entre estas últimas destaca la campaña del miedo contra la formación y la difusión de noticias no contrastadas o que directamente califican como falsas. Como han podido comprobar los dirigentes y responsables de campañas electorales de Podemos, casi uno de cada dos españoles cree que Podemos se financió gracias a las aportaciones económicas del Gobierno de Venezuela. Un ejemplo patrio de la tan de moda ‘posverdad’, en auge desde la victoria de Donald Trump en las elecciones de EEUU tras una campaña cargada de difamaciones y falsas acusaciones contra su rival del Partido Demócrata.

La responsable de la elaboración de estas encuestas ha declinado entrar a analizar públicamente sus resultados, al entender que no son divulgables fuera de las paredes de Princesa 2, la sede estatal del partido. Sin embargo, algunos de los dirigentes que han tenido acceso a sus resultados vinculan su techo electoral a las “mentiras” sobre la supuesta financiación ilegal, archivadas o no admitidas a trámite por los tribunales cuando se han presentado denuncias, y sin que el Tribunal de Cuentas hubiese apreciado irregularidades. Una campaña difamatoria que, aseguran, ha calado en la sociedad hasta convertirse en una verdad para un elevado porcentaje de españoles. Lo que más les exaspera, según añade un alto cargo del partido en Madrid, es que los medios públicos hayan contribuido a esta campaña.

El recurso de los rivales políticos de Podemos a señalar los supuestos vínculos económicos del partido con el régimen venezolano no quedó enterrado el 26-J. El portavoz de los populares en el Congreso, Rafael Hernando, acusó al partido, dirigiéndose a Iglesias desde su escaño durante la sesión de investidura de Mariano Rajoy, de cobrar de los regímenes venezolano e iraní. La reacción del grupo parlamentario de Unidos Podemos y sus confluencias demostró que se trata de una de las “difamaciones” que más les duelen y que pretenden enterrar para que deje de lastrar su imagen.

Todos los diputados del grupo abandonaron la cámara en señal de protesta después de que la presidenta de la Cámara, Ana Pastor, no concediera un turno de réplica a Pablo Iglesias para contestar al portavoz del PP. La presidenta preguntó a Hernando si retiraba la alusión del diario de sesiones y su respuesta fue “cuatro millones de dólares”. Además de abandonar el hemiciclo, el grupo registró posteriormente un escrito de reclamación contra la actuación de Ana Pastor.

Mercedes-Benz