Comunidad de Cataluña España

Encontramos a los creadores de Tabarnia: “Si los ‘indepes’ siguen con la matraca, tendremos referéndum tabarnés”

Encontramos a los creadores de Tabarnia Si los 'indepes' siguen con la matraca, tendremos referéndum tabarnés

Encontramos a los creadores de Tabarnia: “Si los ‘indepes’ siguen con la matraca, tendremos referéndum tabarnés”

Se han extendido por las redes sociales como una primavera libertaria al rugir del invierno. Su arma es el humor: parodiar el dogmatismo indepe. Y así, los catalanes «angustiados» y muy hartos de la matraca nacionalista se convirtieron en trending topic mundial el pasado martes (48 horas en sexto lugar del ránking de las redes), día de San Esteban. Ante unos buenos canelones, sobras del menú navideño, los no indepes, claramente mayoritarios en las áreas metropolitanas de Barcelona y Tarragona (superaron el 66% el pasado 21-D), vieron el cielo abierto bajo un lema: Tabarnia. A él se unieron decenas de miles.

Sonaba a broma, la proclamación de la décima octava comunidad autónoma española, y va en serio. Encima, puede armarse de forma legal, amparada en los artículos que van del 142 al 144 de la Constitución. «El éxito de nuestra iniciativa es el humor: desarmar al independentismo utilizando su misma y esperpéntica estrategia propagandística, servirles de espejo y vara de medir con la esperanza de que, viendo el absurdo de sus planteamientos, decidan retroceder», cuenta quien hoy mismo (jueves 28, día de los Santos Inocentes) ha sido proclamado portavoz oficial y enseguida les explico por qué. «Ahora bien -prosigue-, si deciden continuar con el procés, para entonces tendremos bien estudiada la viabilidad de Tabarnia: anexionarnos como comunidad autónoma al resto de España, como lo hizo Madrid, o como Albacete decidió en 1982 separarse de Murcia e integrase en Castilla-La Mancha. Nuestra gran diferencia: el proceso que nosotros proponemos es legal, el procés, claramente no lo es».

 

Pero ¿quiénes son estos líderes que se agazapan en la red como el murciélago filipino en sus alas? No desvelarán su procedencia e identidad hasta el venidero mes de enero: desbordados por el efecto llamada de las RRSS, han decidido mantenerse en el anonimato y nombrar un portavoz por dos razones de peso. 1) Los años de angustia sufridos bajo el yugo del agitprop independentista han dejado mella en ellos: nadie sale indemne de los insultos y las dianas públicas, les han llamado nazis en sus sedes de trabajo y círculos más íntimos, y han esgrafiado y punzado sus buzones con esvásticas. 2) Quieren estar legalmente armados y ser una entidad cuando salgan a la palestra pública con rostro y apellidos.

No ha sido fácil localizarlos, menos aún fotografiarlos. Representan a las muchas plataformas de resistencia al independentismo que han puesto su última esperanza en Tabarnia. Quieren ser la salida del bucle independentista catalán, «la luz al final del túnel», y se les han unidos cientos de empresarios «dispuestos a colaborar con lo que haga falta para detener el futuro negro de la economía aislacionista», 176.789 firmas (mediodía del viernes) de apoyo conseguidas en un solo día a través de una petición en change.org que ellos no han puesto en marcha, y miles de adhesiones y donaciones por parte de «hartos y angustiados». Este viernes, la firma de gafas Deraway ya mostraba en sus credenciales: «Hecho en Tabarnia».

¿Dónde nació Tabarnia?

Todo comienza hace apenas seis años, vórtice del huracán antiespañol en Cataluña. «Un catalán que ya por entonces había desconectado de las instituciones decide emprender un blog que acuña el término, Tabarnia». Acrónimo de Tarraco y Barcino, cuyo territorio original correspondería al antiguo condado de Barcelona y que hoy aúna las capitales y comarcas metropolitanas de Barcelona y Tarragona. Una franja de 60 kilómetros de media tierra adentro desde la costa, entre el Baix Camp, incluido, 230 km de largo; y el Baix Ampurdán, excluido; y que prometen será flexible en su demarcación: son ya muchos en Deltebre los que reclaman ser anexionados. Nos lo cuenta el recién proclamado portavoz, Jaume Vives, manteniendo a raja tabla el anonimato del bloguero fundador de todo esto. Vives, promotor de una de las plataformas que ya configuran el apoyo a Tabarnia, puede que la más brillante y humorística, Resistencia Catalana o Resistencia del Balcón de Balmes, que durante las sórdidas noches de caceroladas se dedicó, micrófono en ristre, a satirizar los discursos del dogma independentista al sonido de Peret y por ahí, y sus noches se hicieron virales por gracia de un vecino que le denunciaba. Vives, periodista, nacido en Barcelona en 1982, todo un influencer en las redes, que ha dedicado sus primeros años de postgrado a documentar la persecución de cristianos iraquíes a manos del Daesh.

Le han llamado «la contrarrevolución de las sonrisas». Pero no están solos los del balcón de Balmes, son muchas o todas las plataformas o simples grupos de WhatsApp que esta semana se han sumado a la esperanza con humor desesperado. Nos lo cuentan desde los entresijos de Tabarnia con sede en Premià de Mar. Miguel Martínez, empresario tecnológico (Barcelona, 1984), historiador de vocación y sin carrera por la desafección que le produjeron los falsos mitos catalanistas que en las cátedras de la UB situaban a Cataluña en el cenit de la Historia Universal. Uno de los pocos que ha decidido darse a conocer pese a todo.

-¿Por qué trending topic justo esta semana?

-Porque lo que nosotros vaticinábamos se hizo real en las elecciones del pasado 21-D, y fue como un subidón de adrenalina. Los resultados de las elecciones dieron la razón a quienes luchamos contra el arcaísmo nacionalista, su dogmatismo, sus mitos y su profunda fe.

 

15146585242647 - Encontramos a los creadores de Tabarnia: "Si los 'indepes' siguen con la matraca, tendremos referéndum tabarnés" - espana, cataluna

Argumentos en cifras: los constitucionalistas ganaron claramente en 27 de los municipios catalanes que superan los 42.000 habitantes, mientras que los secesionistas solo vencieron en 16 ayuntamientos que superen los 10.000. La ley electoral, empero («lo único que los indepes defienden de la Constitución española»), exige la suma de 48.000 votos para un escaño en las áreas metropolitanas de Barcelona y Tarragona, frente a los 21.000 que se requieren en Lérida y los 30.048 de Gerona.

Más datos: el 87% de los ingresos de la Generalitat provienen del área metropolitana e industrial de Barcelona, que a su vez sólo recibe el 59% de su inversión. Y no solo el PIB (evidentemente superior teniendo en cuenta la anterior cifra) sino la recaudación de impuestos vía personas físicas es arrolladoramente superior: cerca de seis millones de habitantes censados en Tabarnia frente a los poco más de siete millones y medio en toda Cataluña. En las fotos satelitales tomadas de noche, es la franja más iluminada. Por eso algunos de sus seguidores la presenta así: «Tabarnia es la luz» frente al oscuro futuro indepe.

«La idea es muy seductora -prosigue Miguel Martínez- en lugar de la amenaza de una Cataluña independiente y claramente inviable, me quedo en España y en Europa e invierto en gastos sociales e infraestructurales el 32º de los ingresos que la Generalitat independentista deriva a embajadas, propagandas y diputaciones claramente favorables. Y lo hago legalmente: el 155 no acabará con el independentismo, pero el 143 sí lo hará. Yo estoy aquí para terminar con la matraca y la quimera independentistas, porque si siguen saltándose la ley y haciendo sufrir a la gente, si continúan secuestrando nuestras instituciones públicas fundamentales como la educación (discriminatoria) o la (tan mermada) sanidad, nosotros tiraremos para adelante con nuestro proceso, porque es absolutamente legal y tiene precedentes en nuestra historia constitucional».

¿Y desde cuándo está él aquí? «Supe de Tabarnia hace unos tres años, pero lo observaba en la distancia. Después de la eclosión que supuso la manifestación del 8 de octubre, empezaron a cohesionarse muchos grupos y plataformas anti independentistas, ganando adeptos por cientos de miles: el suyo en Facebook llegó a 330.000 personas en las horas previas y posteriores a la manifestación (hoy son un club de cerca de 27.379 miembros registrados). Un día entro y comparto un post con ellos y ahora me siento uno de ellos; estamos todos conectados». Satélites de luz dispuestos todos ellos a unirse en lo que irónica y paradójicamente ya llaman «el Gobierno legítimo contra la presión colonialista del procés de una Generalitat independentista». Advierten que sucederá este mes de enero y que, si se ven obligados a seguir adelante, se fijarán un referéndum tabarnés para octubre de 2019. «Tabarnés o taberniense o tabarniano», fulminante respuesta este pasado jueves de la R.A.E. a la pregunta: ¿cuál sería nuestro gentilicio?

15146585353303 - Encontramos a los creadores de Tabarnia: "Si los 'indepes' siguen con la matraca, tendremos referéndum tabarnés" - espana, cataluna

Han sido portada esta semana en periódicos de referencia desde Japón hasta Estados Unidos (New York Times incluido) y en toda la Unión Europea, que les mira con lupa. Hace apenas tres meses eran unos 150 gatos congregados en la primera manifestación anti independentista en Barcelona, convocados en la desangelada Plaza de Sant Jaume por la agrupación Barcelona Vía Fora. Una modestísima página en Facebook los identificaba: habían nacido en 2014, eran apenas 40 personas y habían tomado prestada la voz que en el Medioevo llamaba a los barceloneses a salir de sus casas y combatir el asedio de piratas o ejércitos de feudos o condados vecinos. Habla su fundador y portavoz, el economista Carles Bruguera (Barcelona, 1975): «En Cataluña, el que se ha expuesto y ha navegado viento en contra, ha sufrido mucha presión. Hemos sentido mucha angustia estos últimos cuatro años y necesitamos una esperanza, por eso nos unimos a Tabarnia: es la salida, la luz al final del túnel. BVF nace para defender a nuestra ciudad y sus comarcas de las injusticias del independentismo: económicas, de valor de voto, de falta de consideración cuando ya en 2015 el sufragio indepe aquí fue de apenas el 34,3%, porcentaje que el 21-D cayó al 31,54».

«Unirnos a Tabarnia, junto al resto de plataformas que ya hemos empezado a colaborar y poner nuestros puntos de vista en común, supone recuperar nuestra economía y nuestra sociedad. Somos catalanes, no necesitamos una nueva nación para sentirnos catalanes».

¿Se constituirán como fuerza política? «Somos civiles, y nuestra sociedad (BVF) está registrada, pero nacemos en un contexto en el que la gente confía su suerte a la política, que se ha demostrado incapaz frente a la maquinaria independentista, a esa hueste de unas 400.000 personas que han puesto su vida entera a disposición de la independencia», como una yihad. Cuenta Bruguera que en las últimas semanas han recibido el apoyo de unos 500 empresarios dispuestos a colaborar activa y económicamente. Y que esto ha sido así desde que el silencio se rompió el pasado 8-O. «Éramos bastantes más de un millón de personas en aquella manifestación, y la Guardia Urbana testificó que había unas 250.000, y nadie protestó. Fuimos portada solo un día, porque en unas pocas horas la maquinaria propagandística indepe volvió a crear noticia, con la connivencia de una prensa local inquisidora. Es muy ilustrativo que los últimos cinco años de confrontación política sea ésta la primera vez que el no independentismo esté siendo noticia más allá de un día. ¿Que por qué es así? Porque estamos utilizando sus mismas estrategias propagandísticas, porque la matraca indepe ha ganado la guerra mediática y ese es otro de los elementos fundamentales que tenemos que recuperar. El auténtico sondeo es el que están ofreciendo las redes sociales».

¿Y los políticos, a todas estas, qué dicen? «Esos políticos, ese presidente errante (y errático) a quien no apoyaron en su investidura un 63% de los catalanes, lo tiene todo planeado junto a Junqueras, y quien no lo quiera ver es que aún cree en los Reyes Magos».

Lo publicaba en un tweet la misma noche de San Esteban la gran ganadora de las elecciones catalanas, Inés Arrimadas: «Lo de Tabarnia es una ocurrencia que pone al independentismo ante el espejo de sus propias contradicciones y de la fragilidad de sus argumentos. Es muy significativo lo nerviosos que se han puesto algunos».

15146585923350 - Encontramos a los creadores de Tabarnia: "Si los 'indepes' siguen con la matraca, tendremos referéndum tabarnés" - espana, cataluna

Una ocurrencia, pero efectivamente desde las filas indepes se han dejado traslucir esos nervios a los que alude la señora candidata. El pasado jueves, ERC recriminaba la iniciativa tabarnera. Pero esta vez no les llamaban fachas o nazis, a secas, sino que les advertían de que habrían de contar con las diputaciones provinciales si querían hacer una consulta. «Pero, ¿con qué mayoría han contado ellos para declarar la independencia unilateral e inconstitucional? ¿Ellos nos hablan de respeto?», se pregunta el portavoz Vives. «Los independentistas, ahora sí, se encontrarán frente a su contradicción argumental, sus falsos mitos, sus supuestos derechos históricos (¿qué fue antes el condado de Barcelona o Cataluña, Tarraco o Cataluña?), su manido derecho a decidir y ser independientes, etcétera».

Frente a la matraca se levanta pues Tabarnia: la verdad de un territorio catalán(una franja de 230 kilómetros a lo largo del Mediterráneo, por una media de 60 km tierra adentro, y seis millones de habitantes), un espacio idílico que los satélites retratan iluminado cuando cae la noche. Trending topicTabarnia año cero.