Portada » Los Mossos negaron a la Policía información clave sobre los atentados del 17-A
Actualidad España

Los Mossos negaron a la Policía información clave sobre los atentados del 17-A

Mossos encarando policia

Los Mossos d’Esquadra capitalizaron la mayor parte de la información disponible de los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona) del 17 de agosto de 2017, negando datos a la Policía Nacional en momentos clave de la investigación. Así lo advirtieron a este diario fuentes policiales, que denunciaron “irregularidades” en la actuación del cuerpo policial catalán, dificultando el acceso a la documentación que fue intervenida en la casa de Alcanar (Tarragona), donde los terroristas fabricaban las bombas para atentar, además de ocultar gestiones realizadas horas antes de los atentados por agentes de los Mossos.

Las fuentes consultadas revelan que tras la explosión producida en el inmueble de Alcanar se localizaron numerosos documentos y otras pruebas que no fueron compartidas con la Policía en los momentos iniciales decisivos de la investigación, hecho que pudo haber cambiado el devenir de los acontecimientos que se produjeron después. En este sentido, las citadas fuentes destacan la imposibilidad que tuvo este cuerpo policial del Estado -experto en atentados terroristas- para acceder a la casa y conocer el contenido del material intervenido, ya que los Mossos les negaron el acceso, según confirmaron estas fuentes.

Precisamente, a raíz de los papeles encontrados en la vivienda, un agente de la policía autonómica contactó con Younes Abouyaaqoub en la mañana del 17 de agosto, horas antes de que arrollara con una furgoneta a viandantes en las Ramblas, matando a 14 personas e hiriendo a 130. La Policía Nacional no supo de este contacto telefónico hasta que tuvo acceso al teléfono móvil de Abouyaaqoub y revisó las llamadas entrantes registradas, en el marco del procedimiento de investigación policial seguido para reconstruir los pasos de los autores de los atentados.

Especialistas en terrorismo yihadista y de ETA consideran que los Mossos se precipitaron al aplicar un protocolo de seguridad que no se correspondía con la realidad de los hechos -una explosión por explosivos, no por gas butano-, ya que la gestión procedente debió haber sido acudir al domicilio de la persona en cuestión.

Una situación similar a la producida en Alcanar se reprodujo en las Ramblas, donde los Mossos impidieron el acceso a la zona a otras Fuerzas de Seguridad, según apuntaron fuentes conocedoras de estos hechos. Es más, tampoco permitieron que la Policía accediera al hotel donde el cuerpo policial de Cataluñainstaló su puesto de mando tras los atentados. Fue avanzada la noche del 17 de agosto cuando se creó un centro de gestión de emergencias (Cecor) participado por los Mossos d’Esquadra, la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Ausencia de un cordón policial

Entre otras presuntas “irregularidades” cometidas por los Mossos, las citadas fuentes policiales advierten de la ausencia de un cordón policial en la casa de Alcanar tras la explosión. “En una zona acordonada no entra nadie hasta que los Tedax no lo autorizan”, señalan, destacando que distintas unidades de los Mossos accedieron al lugar tras los hechos. Los Tedax no acudieron a Alcanar hasta la mañana del 17 de agosto, 11 horas después de la explosión, según consta en el informe inicial de la investigación, remitido por los Mossos al Juzgado de Instrucción número 2 de Amposta y que obra en el sumario del caso.

Tras la explosión, la Policía ofreció a los Mossos colaborar aportando su equipo de Tedax, pero el ofrecimiento fue rechazado, según precisaron las fuentes, que advierten de que los cuerpos de desactivación de artefactos son “soberanos” en este tipo de actuaciones y están autorizados a hacer detonaciones sin autorización judicial. Afirmación que se contradice con la petición que los Mossos hicieron a la juez de Amposta para que autorizara las detonaciones, según consta en el citado informe, donde este cuerpo policial se define como “unidad instructora”. Las detonaciones no se produjeron hasta un día y medio después de la explosión.

En relación a la documentación encontrada en el inmueble, la Policía tampoco pudo disponer de las fotografías y vídeos que grabaron los terroristas manipulando explosivos. Este cuerpo policial sólo pudo ver estas pruebas en las reuniones que mantuvieron con los responsables de los Mossos y la Guardia Civil en el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (Citco), organismo que designó el juez de la Audiencia NacionalFernando Andreu, para coordinar la información de los atentados, ocho días después de que se produjeran.

Descoordinación entre los cuerpos

Fue el 25 de agosto cuando Andreu puso orden y repartió el trabajo. A los Mossos les asignó el foco central de la investigación -Cataluña- y a la Policía y la Guardia Civil la investigación a nivel internacional, para lo que necesitaban, no obstante, la documentación intervenida en Cataluña. Es el Citco el que debía “recibir, integrar y coordinar cuanta información y solicitudes de diligencias se recaben o interesen por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad sobre los hechos objeto de investigación”, acordó el juez.

Este diario contactó este miércoles con un portavoz oficial de la Consejería de Interior catalana para conocer su versión de los hechos. Éste negó tales “irregularidades” y aseguró que los Mossos no negaron información ni prohibieron el acceso a las zonas de los atentados al resto de Fuerzas del Estado. No obstante, señaló que “si hay algún cuerpo policial que está trabajando, no tiene ningún sentido que entren otros”, en referencia a la noche de la casa de Alcanar.

Tras la descoordinación producida por los distintos cuerpos policiales en el marco del 17-A, otras fuentes policiales reivindican una norma que permita que cuando se produzca un atentado de la naturaleza del que sucedió en Cataluña, sea la Policía o la Guardia Civil las que se encarguen de investigar.

Mercedes-Benz