Portada » Quejas de vecinos y visitantes a Empúries por el cierre de las ruinas para la boda del hermano del magnate Musk
Comunidad de Cataluña España Estados Unidos Sociedad

Quejas de vecinos y visitantes a Empúries por el cierre de las ruinas para la boda del hermano del magnate Musk

Elons Musk

El hermano del multimillonario Elons Musk, propietario de Tesla Motors, celebra su enlace matrimonial en el recinto arqueológico

El ex presidente de los Estados Unidos, Barak Obama, figura entre los destacados invitados al enlace, lo que ha requerido que se extremaran las medidas de seguridad en las proximidades del conjunto histórico

Vecinos irritados, turistas desorientados, restaurantes y comercios con las persianas bajadas, y más medidas de seguridad que en la reciente visita de Felipe VI en la entrega de premios de la Fundació Princesa de Girona. Así ha sido la boda del magnate Kimbal Musk -hermano del multimillonario Elon Musk (responsable de negocios como Tesla Motors o Paypal) con Christiana Wyly, una activista medioambiental hija del, también multimillonario, empresario tejano Sam Wyly, y que se celebra en el conjunto histórico de Sant Martí d’Empúries, en l’Escala (Alt Empordà). Para que tenga lugar el enlace y preservar la intimidad de los invitados, el recinto ha sido cerrado a cal y canto para evitar la mirada de curiosos y los paparazzi a la caza de las grandes estrellas mediáticas internacionales.

Un enlace matrimonial que aun contar con la presencia de personalidades de tan alto rango como la cantante Byoncé, la actriz Salma Hayek, el ex presidente de los Estados Unidos Barack Obama o el actor y rapero estadounidense Will Smith, ha generado malestar entre lugareños y foráneos que han visto como el acceso al entramado irregular de calles que conforman el núcleo de la milenaria localidad costabravense, quedaba totalmente prohibido.

“Me parece vergonzoso que se cierre todo un pueblo porque venga una gente con mucha pasta y al ayuntamiento lo permita. Supongo que les habrá interesado por la pasta pero hay cosas que no están a la venta”, ha explicado Maribel Ibáñez, una turista quien también ha señalado que “hemos ido a comprar un helado a una tienda y ya habían cerrado la entrada principal al pueblo, y claro, la propietaria se quejaba de que no le entraba nadie”.

Una opinión parecida a la de Carmen Perarnau y Gregorio Fernández, vecinos de Castellar del Vallès (Barcelona), quienes han lamentado que ni siquiera se pueda pasear por las calles del municipio. “Nos parece muy mal, una cosa es cerrar un hotel o una iglesia, pero todo un pueblo, por muy millonario que seas, es indecente. Aunque la culpa es del Ayuntamiento de la Escala que es quien supongo regenta el pueblo. Si por dinero se venden a un señor millonario, pues es el poder del capitalismo de siempre”, han opinado.

Palabras que sin embargo no han parecido tener efecto sobre el Departamento de Cultura de la Generalitat quien ha confirmado que, por “cuestiones de seguridad” vinculadas a “un complejo montaje de carpas” se había decidido adelantar el horario de cierre del núcleo de la localidad, además de asegurar que es habitual que el espacio donde se celebra el enlace se alquile para otros eventos, como por ejemplo, para anuncios publicitarios. Mientras, por su parte, el alcalde de l’Escala, Víctor Puga (PSC), ha declinado hacer declaraciones.

Molestias que por otro lado no parece hayan importado al matrimonio (que ya se casó oficialmente el pasado 7 de abril en un restaurante mexicano de Dallas, Texas) o a sus invitados tal y como demuestran las imágenes de Christiana Wyly -publicadas por una usuaria de Twitter- en las que se la ve llegando tranquilamente al Club Náutico de la Escala vestida de blanco, o las subidas a Instagram por la propia hermana del novio, Tosca Musk, en las que se muestra “escogiendo vino” en una bodega indeterminada de la zona.

El alojamiento de los miembros de ambas familias y de los invitados se ha hecho en el Hostal Empúries -que reservó las habitaciones con un año de antelación- a quienes este mediodía se ha servido un bufete en su restaurante Bristró del Mar, donde también se servirá mañana un brunch para unas 250 personas, según ha podido saber EL MUNDO.

Tras la ceremonia nupcial, que tendrá lugar a media tarde dentro del recinto de las ruinas, se servirá una cena a cargo del chef Jordi Jacas, responsable del restaurante El Molí de l’Escala.

Mercedes-Benz