España

Una hostelera trata de desmontar a Chicote y a ‘Pesadilla en la cocina’: “No es verdad”

thumb 4 - Una hostelera trata de desmontar a Chicote y a 'Pesadilla en la cocina': "No es verdad" - espana

Hace unos días La Sexta anunciaba un acontecimiento sin precedentes en el programa Pesadilla en la cocina: Alberto Chicote abandonó el restaurante sin finalizar su reapertura, y todo, según la cadena, por la “enorme terquedad e intransigencia” de la dueña del local, el Café de Zamora, regentado por Sole (la emisión es este mismo jueves, a las 22.30 h, en La Sexta). “Para ella, más centrada en encontrar culpables que en sacar el trabajo, el problema se encuentra en que nadie cumple sus exigentes órdenes”, adelantan desde el programa. Eso hace que los empleados tengan “evidentes síntomas de ansiedad debido al mal ambiente que se respira durante sus interminables horas de trabajo”, decía el comunicado de la cadena, que destacaba que en ese negocio se habían producido 25 despidos en tres meses. La dueña del Café de Zamora, Sole, se ha puesto en contacto con 20minutos.es para dar su versión de los hechos, en la que destaca que su visión de la realidad difiere mucho del formato. “No sé cómo van a mangonear este programa”, dice, pues no ha podido ver el montaje que se ha hecho del mismo. Según su versión, Pesadilla en la cocina se puso en contacto con ella en 2014 y tardó todo un año en decidirse a aceptar la propuesta de salir en el reality. “Yo no llamé al programa, ellos me llamaron a mí. Supieron del local por TripAdvisor”, explica Sole, que critica también al portal de valoración de restaurantes: “Lo de los comentarios es relativo”. “Se grabó hace justamente un año. Entre el 21 y el 26 de noviembre. Tal día como hoy estarían con la reforma”, dice Sole, que niega el primero de los anuncios de La Sexta, que Chicote se fuera sin completar la apertura. “Hicieron la reforma, mal hecha pero la hicieron, fue una chapuza, pero la hicieron. El local dio un cambio”, dice. Según su versión “es mentira si dicen que no acabó el programa. Hay una secuencia en la que hablan con el cocinero y se ve que lleva puesta la ropa que le dio Chicote para la reapertura”, explica por las imágenes que ha visto en las promociones. Hice el programa por saber la realidad, porque soy una persona muy curiosa”¿Que Chicote se fue por la puerta falsa conmigo? Por supuesto, porque yo no entro al trapo con cosas que veo que son intratables. Con eso ya digo bastante”, espeta Sole. “Decir que yo despido a 25 personas en tres meses no se ajusta a la realidad, por lo que he visto en la secuencia eso lo dice el cocinero, forzado por ellos”, acusa, y matiza: “¿Que pasan empleados por mi negocio? Por supuesto, pero si son negativos para mi negocio…”. Según la propietaria, la grabación del programa dejó consecuencias negativas: “Los empleados sufrieron las consecuencias del programa. La cocinera quedó tocada.  Cuando vio los resultados de su aportación como persona al trabajo se vio tan mal, tan incapacitada, que cuando se quitó el gorro el segundo día de la grabación, antes de la inauguración, dijo ‘Dios bendito, que yo haya podido sola con cincuenta personas y que con dos personas en cocina no hayamos podido con veintiséis…’. Fíjate la tensión que se podía crear”, rememora. Su relación con Chicote “fue de indiferencia, que no es igual que tensa”, hace ver, desmintiendo además que tenga problemas económicos: “Que mi negocio está en la ruina es mentira. Todos hemos pasado una crisis y hay quienes hemos sabido superarla. Yo sigo aquí con mis más y mis menos”. Sobre por qué participó en el programa, asegura: “Nosotros no vamos a ciegas, yo hice el programa por saber la realidad, porque soy una persona muy curiosa y no me fío de lo que me dicen, quería vivirlo, saber cómo se hace”, se excusa. Por último, recalca la hostelera: “En verano tengo hasta nueve personas a mi cargo, nueve familias a las que doy de comer, y eso se merece un respeto”.

Mercedes-Benz