Estados Unidos Internacional

Nueva California, la Cataluña de Trump

Nueva California, la Cataluña de Trump

Nueva California, la Cataluña de Trump

No, la crisis en Cataluña, el intento de independizarse de España, la celebración del 1-O y la aparición de Tabarnia no son asuntos que sólo pasen en España. EEUU también tiene lidiar con las intenciones secesionistas de los fundadores de la denominada Nueva California, un proyecto que amenaza con convertirse en la Cataluña de Trump.

Este lunes, los fundadores de Nueva California presentaron la Declaración de Independencia de California, un estado al que describen como “ingobernable”, en un intento por convertirse en el Estado número 51 de EEUU.

Su plan no es otro que apoderarse de la mayor parte del territorio actual de California, que se quedaría como una especie de Tabarnia, incluidos muchos condados rurales, y dejar las zonas costeras para el Estado actual. “El Estado de California se ha convertido en una tiranía”, declaró el grupo, liderado por su vicepresidente Robert Paul Preston, en el documento presentado para su independencia.

“Después de años de exceso de impuestos, regulación y política de un único partido, el Estado de California y muchos de sus 58 condados se volvieron ingobernables”, dijo el grupo en un comunicado, citando una “disminución de servicios básicos esenciales” que incluye educación y aplicación de la ley , infraestructura y cuidado de la salud.

Según el documento que establece los plazos y fases de la independencia, el proceso de formar Nueva California, a diferencia de otros movimientos de secesionismo del pasado (como el de Tim Draper para dividir California en 6 Estados), está autorizado y reconocido por el Artículo IV Sección 3 de la Constitución de EEUU.

“El Congreso podrá admitir nuevos Estados a esta Unión, pero ningún nuevo Estado podrá formarse o erigirse dentro de los límites de otro estado, ni un Estado constituirse mediante la unión de dos o más Estados o partes de Estados, sin el consentimiento de las legislaturas de los Estados afectados, así como del Congreso”.

Los impulsores de Nueva California aseguran que la Declaración de Independencia de 1776, la Declaración de independencia de Alta California de 1836 y la Proclamación de Sonoma de 1846 declararon el derecho del pueblo de los Estados de Alta California y California, respectivamente, a deshacerse de los lazos de la tiranía.

Una tiranía que según el documento está presente en la actualidad en el Gobierno de California. Por tanto, consideran su petición avalada en el derecho, la responsabilidad y el deber de “abolir” un “Gobierno tiránico” y “hacer uno nuevo” para acabar con “los abusos” que están sufriendo.

El proceso para la independencia sería votarlo primero según las leyes del Estado de California y una vez se tenga la resolución pasará a la Asamblea de California, al Senado y después se presentará en el Congreso de EEUU. Una vez allí se discute el asunto. Si ambas Cámaras, Senado y Congreso, votan aprobarlo, el Estado puede dividirse.

Sus impulsores están convencidos de que podrán demostrar su capacidad para gobernarse a sí mismo, algo que nunca a ocurrido en EEUU. “Tenemos que demostrar que podemos gobernarnos antes de que se nos permita gobernar”, dijo a la red Tom Reed, uno de sus fundadores.

Para ello, plantean el establecimiento de un Gobierno local. “Los Comités del Condado se establecerán en todos los condados que deseen unirse a Nueva California. Estos comités del condado servirán como centros de Gobierno locales y estarán directamente involucrados con el Nuevo Estado de California.

Habrá también un Gobierno estatal. “El Comité del Consejo de Condados estará compuesto por representantes de los Comités del Condado. El Consejo tendrá la tarea de establecer una Legislatura, un poder judicial, ejecutivo, una Declaración de Independencia y una Constitución para Nueva California.

“En todo momento los representantes de Nueva California estarán listos para trabajar con representantes del Estado de California y representantes federales para completar el proceso de separación de manera ordenada siguiendo todas las leyes federales y estatales”, afirman los independentistas californianos.

Incluso calculan que Nueva California será el sexto Estado más grande de EEUU, por detrás de Nueva York; que contará con 15 millones de habitantes y, por último, estiman que entre 25-27 escaños de la Cámara de Representantes irán a New California.

El grupo está organizado con comités y un consejo de representantes de los condados, pero aseguran que pasarán entre 10 y 18 meses antes de que estén listos para que esté plenamente la legislatura estatal.

Mercedes-Benz