Europa

Blair urge a los británicos a parar el Brexit en el 2018

Blair urge a los británicos a parar el Brexit en el 2018

Blair urge a los británicos a parar el Brexit en el 2018

Tony Blair ha urgido a los británicos a aunar esfuerzos para frenar el Brexit en los próximos doces meses: “El 2017 era demasiado pronto en las negociaciones y el 2019 será demasiado tarde. El 2018 será nuestra última oportunidad para pronunciarnos sobre si la nueva relación propuesta con Europa es mejor que la que existe ahora”.

El ex premier laborista se ha sumado a las voces dentro de su propio partido (como la del alcalde de Londres Sadiq Khan) que claman por un segundo referéndum sobre la salida de la UE al término de las negociaciones. “Los votantes pueden pensárselo otra vez dadas las circusntancias”, asegura Blair, que acusa al líder laborista Jeremy Corbyn de “timidez” y advierte que sus correligionarios corren el riesgo de convertirse en “los siervos del Brexit”.

“Dejemos que los “tories” se apropien al 100% del Brexit”, recomienda Blair, en su doble ofensiva de año nuevo, con un artículo publicado en The New Statesman y en declaraciones a la BBC. “Mostremos a la gente que el Brexit nunca fue la respuesta (…) Estamos cometiendo un error que el mundo contemporáneo no puede entender y que las futuras generaciones no podrán perdonar”.

En otro artículo publicado en la web de su “think tank”, Instituto para el Cambio Global, y titulado “Lo que sabemos ahora”, Blair advierte que la opinión pública ha empezado a cambiar y que la mayoría de los británicos sería partidario de destinar el dinero y la energía consumidas por el Brexit en problemas tan acuciantes como la crisis de la sanidad pública y el alarmante aumento de la criminalidad por los recortes policiales.

Blair, artífice del Acuerdo de paz del Viernes Santo en la década que estuvo en el poder(1997-2007), asegura que Irlanda del Norte es la metáfora del Dilema (con mayúsculas) al que se enfrenta la negociación: “O nos quedamos en el mercado único y en la unión aduanera, o tendremos una frontera dura y un Brexit duro“.

“Es irrisorio decir que la cuestión de Irlanda del Norte ha sido resulta, en realidad no ha sido más que pospuesta”, advierte el ex premier laborista, que pone sobre la mesa las cuatro opciones:

1.”Volverlo a pensar y quedarnos, y usar el voto del Brexit como baza para conseguir una Europa reformada”.

 

2.”Salir de las estructuras políticas de la UE, pero quedarnos en las estructuras económicas, como el mercado único y la unión aduanera”.

3.”Salir tanto de las estructuras políticas como económicas, pero intentar negociar un acuerdo que replique nuestros actuales beneficios económicos y nos deje políticamente cerca de Europa”.

4.”Dejar las dos estructuras, hacer de las salida una virtud, negociar un acuerdo básico y lanzamos al mercado global como “No Europa”·.

Según Blair, la “premier” Theresa May intentará negociar las opción 3, aunque la presión del ala dura su partido intentará forzar la opción 4. Un reciente sondeo de la Universidad Queen Mary YouGov revela que la gran mayoría de los militantes conservadores son partidarios de un Brexit “limpio” (cercano a la opción 4) y contrarios a un Brexit “blando” (opción 2). El mismo sondeo refleja sin embargo que el 78% de los laboristas están a favor de un segundo referéndum (opción 1) y el resto está prácticamente alineado con la opción 2: permanencia en el mercado único y la unión aduanera.

En su llamada a la acción para el 2018, Tony Blair asegura que la posición “estratégica y táctica” del líder laborista Jeremy Corbyn está “equivocada”. El ex premier, que reconoció por primera vez los méritos de Corbyn tras su éxito las eleciones de junio del 2016 (en la que los conservadores perdieron la mayoría), ha reiterado su posición crítica en la cuestión del Brexit y ha reclamado que el Partido Laborista se convierta en “baluarte de la política progresista, explicando que la permanencia en la Unión Europea es una cuestión de principios, además de las profundas razones económicas y políticas”.

Blair se ha defendido de paso de las acusaciones formuladas por Michael Wolff en su polémico libro (“Fuego y furia”) sobre el primer año en la Casa Blanca de Donald Trump. El ex premier asegura que es “una completa invención” que llegara a sugerir al cuñado de Trump, Jared Kushner, que su campaña estaba siendo vigilada por los servicios secretos.

“Nunca tuve esa conversación, ni dentro ni fuera de la Casa Blanca, con Jard Kushner o con cualquier otro”, declaró Blair, que admitió sin embargo haberse visto en Nueva York con el cuñado de Trump, aunque sin entrar en detalles sobre el contenido de la conservasación.

Blair urge a los británicos a parar el Brexit en el 2018