En el encuentro, el consorcio comunicó a los sindicatos que de los 889 excedentes planteados en julio en Airbus Comercial en España, apenas se habían podido resolver 38 casos a través de mecanismos voluntarios de salida. Unas cifras que van en línea con lo que el consejero delegado de Airbus, Guillaume Faury, advirtió a los trabajadores a principios de semana. En una comunicación interna, Faury aseguró que era “poco probable que las salidas voluntarias sean suficientes” para cumplir con el “plan de adaptación”. Pero la compañía también comunicó a los representantes de los trabajadores que, debido a la planificación de entregas para el A350, el número de excedentes de dicho programa ha aumentado en 118 personas, con lo que el ajuste neto se eleva hasta los 969 efectivos. La planta de Illescas sería la más afectada por este incremento debido a que la planta de Broughton (Gales) ha sufrido un nuevo parón en su producción por el sobreestrocaje que tiene, por lo que la compañía ha eliminado una serie de entregas que tenía previstas hasta final de año. Getafe sería la segunda planta más impactada por esta medida y Puerto Real, la tercera. La recuperación de la producción hasta niveles precovid del A350, un avión de largo radio, se prevé más complicada debido a que los viajes de este tipo están prácticamente parados. Según explicó esta misma semana la patronal de las líneas aéreas que operan en España (ALA), este verano, las compañías apenas han operado un 5% de los vuelos en comparación con los datos de 2019.

Menos recortes en Defensa

En el caso del ajuste que Airbus planteó en febrero, antes del coronavirus, en su división de Defensa y Espacio, la compañía informó a los sindicatos de que los excedentes que manejan en este momento se han reducido desde los 702 inicialmente planteados hasta los 528 debido a que 192 casos han sido resueltos con salidas menos traumáticas como jubilaciones, bajas voluntarias o no renovaciones de contratos temporales.

Las cifras planteadas por la dirección no han sentado nada bien a los sindicatos, que no entienden “cómo es posible que habiendo pasado mes y medio del acuerdo entre la dirección de Airbus y el Gobierno de España, en el que éste se comprometió a la adquisición de varios aparatos para distintas administraciones del Estado así como ayudas directas al sector, se siga persistiendo por parte de la dirección de Airbus en pretender eliminar numerosos puestos de trabajo”El 31 de julio, el Ejecutivo anunció un plan de apoyo apoyo a la compañía Airbus y al sector aeroespacial y de defensa para tratar de paliar la crisis en la que se ha visto sumido a causa de la pandemia del coronavirus. A cambio, el fabricante europeo se comprometió a “minimizar el impacto en los empleos en España y buscar fórmulas y soluciones para las plantas con menor carga de trabajo, teniendo en cuenta su localización”. Lo que los sindicatos quieren es que el Gobierno haga valer su inversión para reducir los ajustes.