Portada » Auge y consagración de los juegos online
Actualidad

Auge y consagración de los juegos online

El mundo de los videojuegos, y de los juegos online en general, ha crecido de manera drástica durante los últimos. No hay más que pensar en hace veinte o veinticinco años y en la limitación que imponían los módems de aquella época para poder jugar online.

Es cierto que los primeros juegos online tuvieron lugar durante los años 70 (Maze War en 1974 y Multi-User Dungeon o MUD en 1978), amén de otros juegos que también tuvieron cierta aceptación durante los años 80, sin embargo, el primero que incorporó imágenes fue un juego llamado Habitat, en 1986. LucasArts creó esta obra primigenia destinada para jugarse en la computadora doméstica Commodore 64, y el éxito de Habitat posibilitó la posterior creación de juegos con mucho éxito como Ultima Online.

En cualquier caso, la revolución llegó con la creación de la World Wide Web, eso que antes aparecía al comienzo de las URL como “www”; y, más concretamente, con la primera entrega de Doom en 1993, uno de los videojuegos denominados shooters (o de disparos en primera persona) más famosos de la historia. Los creadores de Doom ofrecieron una versión reducida y gratuita a la que pudieron acceder los jugadores a través de internet, algo que revolucionó el mundo de los videojuegos y de los juegos online en general.

También cabe destacar el aumento de popularidad de las videoconsolas, que comenzó a finales de los años 80 y principios de los 90, y ha llegado hasta nuestros días. Aunque muchos ya no lo recuerden, Sega Saturn, una videoconsola que salió al mercado a mediados de 1995, fue la primera en ofrecer la posibilidad de conectarse a internet y jugar en red a través de un módem de 28 Kbps al que llamaron Sega NetLink. Los usuarios, además, podían consultar su correo electrónico y abrir un navegador, todo un avance para la época.

Dreamcast, también de Sega, cogió el relevo de su antecesora en 1999 e incluía un módem interno de 56 Kbps, algo que pudimos ver cómo se generalizaba en el mercado a través de videoconsolas como Xbox, Gamecube, PlayStation 2, PlayStation Portable y Nintendo DS.

No cabe la menor duda que la extensión de redes móviles ha marcado un antes y un después para la industria de los juegos en red. En torno al año 2001, las que en aquel entonces eran las principales compañías telefónicas y creadoras de teléfonos móviles, anunciaron en el MGI (Foro de Interoperabilidad de Juegos Móviles) que estaban trabajando en “una especificación de interoperabilidad de juegos móviles” para todos los servicios que se basaban en redes. A grandes rasgos, esto permitía que los desarrolladores de software pudieran crear juegos que luego se distribuirían en servidores comunes y compatibles.

Y el resto, como suele decirse, ya es historia. En la actualidad, los juegos online, incluso los que van más allá de los denominados específicamente “videojuegos”, pueblan nuestras vidas y nuestros smartphones: desde juegos de casino, que también han visto un aumento drástico en el número de jugadores y de aceptación durante los últimos años, convirtiéndose en una oferta consolidada y con un gran peso en las características online, que hacen la experiencia del usuario más inmersiva y real; a los juegos gratuitos, que se han diversificado hasta tal punto que podemos encontrar juegos a los que jugamos hace años (o copias muy similares) de manera totalmente gratuita y con la posibilidad, en muchos casos, de jugar online y competir o colaborar con otros jugadores; pasando, por supuesto, por todo tipo de juegos integrados en las diferentes redes sociales o disponibles de forma gratuita en nuestra tienda de apps, tanto en Android como en iPhone.

En definitiva, aquellas primitivas y básicas incursiones en los juegos online de los años 70, el éxito de Doom en 1993 y el posterior auge de las videoconsolas han posibilitado la consagración que vivimos hoy en día en el mundo de los juegos online.

Por último, cabe destacar la evolución tecnológica, que tiene mucho que decir al respecto del hardware y el software que posibilita que juguemos a estos juegos. Por lo que sabemos hasta ahora, la tecnología nos tiene preparadas unas cuantas sorpresas para los próximos años en lo relativo a los juegos online, entre las que se encuentran la nueva generación de videoconsolas, la nueva generación de dispositivos de realidad virtual, los avances en realidad aumentada y, por supuesto, la oferta para teléfonos inteligentes. A amantes de los juegos solo nos queda disfrutar del espectáculo.

----