Portada » Censura Sánchez: «Es como poner a la madame del lupanar a expedir los certificados de decencia»
Actualidad

Censura Sánchez: «Es como poner a la madame del lupanar a expedir los certificados de decencia»

Carlos Herrera: “El Gobierno más mentiroso, con el presidente más embustero, dice que va a luchar por la verdad”

Como suele decir el siempre brillante Carlos Herrero, nos enfrentamos al Gobierno más mentiroso que ha habido en España en toda su historia, con el presidente más embustero que ha habido.

«Un tipo que no dice la verdad ni al médico».

¿Y qué pretende ahora el Gobierno PSOE-Podemos? Pues controlar, censurar y sofocar a los periodistas españoles usando como instrumento, además de la Fiscalía de Dolores Delgado, la del ‘Marlaska es maricón’ y el reparto selectivo de los millones d ela publicidad institucional, una especie de Ministerio de la Verdad., que decidirá lo que es verdad y lo que no lo es en España.

¿Desde cuándo en una democracia el Ejecutivo es juez y parte de la verdad?

¿Desde cuándo puede un Gobierno como el que padecemos poseer la verdad absoluta, especialmente uno que está presidido por un embustero cósmico?

Es evidente que no se trata de proteger a los ciudadanos de mentiras, de lo que se trata es de proteger a Sánchez de verdades.

Como sugería este 6 de noviembre de 2020 y veterano de la profesión, con las pelotas ya negras del humo de mil combates periodísticos, lo que que pretenden Sánchez, Pablo Iglesias, Marlaska y compinches ‘es como poner a la madame de la casa de lenocinio a expedir los certificados de decencia de las putas del establecimiento’.

Y entre las ‘madames’ de Sánchez aparece ahora el comisario José Antonio Rodríguez, más conocido como ‘comisario Lenin’, quien tendrá un papel crucial en la Comisión Permanente contra la Desinformación creada por el Gobierno en la Orden del Ministerio de la Presidencia publicada en el BOE.

El plan para silenciar a los medios digitales críticos con el Gobierno de Pedro Sánchez -el que no podía dormir con Podemos, el que no iba a pactar nunca jamás con Bildu y le está enviando los presos de ETA, el que tenía un comité de expertos y era mentira, el que no quiere contar los muertos por coronavirus y miente diciendo que hay solo 38 mil, el que sueña con la censura previa- contará con la presencia de un duro: el comisario Rodríguez González es el hombre del PSOE en Interior.

Fue nombrado al mes siguiente de ganar Pedro Sánchez la moción de censura. Actualmente es director del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, pieza clave en en el engranaje del Ministerio de Interior.

El ‘comisario Lenin’ dirige, además, desde ese Gabinete, la Oficina Nacional de Lucha contra los Delitos de Odio que, entre sus competencias, tiene «combatir el discurso de odio en las campañas electorales». La Oficina funciona a través de denuncias anónimas -chivatazos- mediante un mail habilitado en la web del Ministerio del Interior.

La orden ministerial dice que «el Comité de Situación podrá apoyarse en una Célula de Coordinación de lucha contra la desinformación» activada por el director del Departamento de Seguridad Nacional».

Su composición será decisión exclusiva del Gobierno y los nombres de la célula serán probablemente secretos. O sea, que quienes asesoren al Ejecutivo socialcomunista sobre qué medios digitales «desinforman» permanecerán en el anonimato, a modo de comisarios en la sombra. Realmente, todo destila un perfume intervencionista y totalitario que asusta.

El ‘comisario Lenin’, con mano firme, será el encargado de que la estrategia de acoso a los medios críticos con el socialcomunismo avance. El Gobierno pretende quitarle importancia al hecho de que haya creado una comisión de naturaleza opaca y dirigida desde La Moncloa.

Pero olvida que en un Estado de Derecho son los jueces quienes sancionan el comportamiento de los medios de comunicación. En esta apariencia de democracia que tenemos, son Pedro Sánchez y Pablo Iglesias los que deciden qué medios informan y cuáles desinforman. Tremendo.

Etiquetas
----