Portada » Cómo hacer lasaña sin horno (lista en 25 minutos)
Actualidad

Cómo hacer lasaña sin horno (lista en 25 minutos)

Te mostramos una deliciosa receta de lasaña muy fácil de hacer y lo mejor de todo es que es sin horno. Es muy rápida de preparar y te sorprenderá por el resultado tan rico.

La Lasaña es uno de los mejores platos italianos que nos encanta en España porque es una de las recetas más sencillas y versátiles que puedes preparar en la cocina. Una receta que suele gustarle a todo el mundo y que viene muy bien para tomar en el almuerzo entre amigos, en pareja o con la familia. Sin ir más lejos, es un plato que a los más pequeños de la casa les encanta. Además, es tan fácil que puedes elaborar incluso una lasaña sin horno.

La lasaña se puede preparar con carne, verduras, jamón, queso, atún, etc. Es un plato que admite una gran variedad de ingredientes. La lasaña de verduras o la de carne suelen ser las más habituales, pero a decir verdad se puede preparar de múltiples maneras.

Preparar una lasaña sin horno

Si no tienes horno en casa, no te preocupes. Con esta receta que te proponemos podrás preparar una lasaña sin horno de la manera más sencilla.

Ingredientes de la lasaña sin horno

  • 8-10 láminas de pasta para lasaña
  • 300 gramos de carne picada
  • 4 cucharadas grandes de puré de tomate
  • Medio pimiento rojo
  • Medio pimiento verde
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • Perejil y orégano
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Salsa de bechamel

Elaboración de la lasaña sin horno

Lo primero que debes hacer para preparar esta receta de lasaña sin horno es ablandar las láminas de pasta. Para ello, solo tendrás que seguir las instrucciones de cocción que vendrán en el paquete de las láminas. Por lo general, hay que colocarlas en una olla con agua hirviendo durante unos minutos hasta que veas que se ablandan.

No obstante, hay que tener mucho cuidado de que no se ablanden demasiado, ya que podrían romperse. También hay que prestar atención de no colocar todas las láminas a la vez, pues podrían pegarse entre sí.

Una vez ablandes las láminas, es hora de preparar el sofrito para rellenar la lasaña. Aquí tendrás que poner una sartén a calentar con un chorrito de aceite de oliva. Luego le agregas la cebolla, el ajo machacado y los pimientos verde y rojo previamente picados. Por último, se sofríe todo a temperatura media y durante aproximadamente un minuto hasta que se ablanden un poco.

Tras esto, se desmenuza la carne picada y se añade a la olla. Se le agrega sal al gusto y se sigue salteando, removiendo todo bien con una cuchara de madera para que los sabores se mezclen y evitar que se quemen los ingredientes.

Una vez que veas que la carne ha comenzado a cambiar de color, se le agrega una pizca de orégano y de perejil. Luego se vierte de manera gradual el puré de tomate y se mezcla bien todo para que se integren. El siguiente paso será que se cocine bien todo durante unos minutos más para que la carne se cueza.

Cuando tengas listo el sofrito, se apaga el fuego y se retira a un lado, ya que es el momento de preparar la salsa bechamel para la lasaña sin horno. Para darle un poco más de sabor, una vez que la carne coja color se le puede agregar un vaso pequeño de vino blanco

Para el montaje de la lasaña, debes tener a mano un recipiente que puedas meter en el microondas. Primero debes colocar una fina capa de pasta en el fondo del recipiente hasta cubrirlo por completo. Luego se cubre con el sofrito de verduras y carne y se repiten estos pasos hasta finalizar con una nueva capa de pasta en la parte superior de la lasaña sin horno. Para terminar, se vierte la salsa bechamel por encima de la lasaña y listo.

Al meter la lasaña en el microondas, lo más recomendable es elegir el programa que combina cocción y grill. La lasaña la debes dejar dentro del microondas entre 10 y 20 minutos (el tiempo variará en función de la potencia del microondas que tengas).

Para saber si la lasaña está lista, solo tienes que pincharla con un tenedor y ver si el queso burbujea. Si es así, ya tendrás tu lasaña sin horno lista para ser servida. Se puede acompañar con una ensalada verde a la hora de servir para que quede aún más jugosa.

Otras recetas de lasaña sin horno

La anterior es la receta de lasaña sin horno más sencilla que se puede preparar. Pero las posibilidades de elaboración son múltiples y muy variadas.

De hecho, puedes preparar, por ejemplo, una lasaña de brócoli. Un plato ideal para cenar o para comer acompañado de una ensalada verde. Esta lasaña lleva ajo, cebolla, tomate, queso crema y brócoli.

También puedes preparar una lasaña de pollo y setas una vez llegue el otoño y la temporada de setas. No obstante, esta receta también se puede elaborar en cualquier momento del año si se utilizan setas congeladas o en conserva.

La lasaña de verduras, por su parte, es una opción muy saludable. Una receta sana y ligera que se puede comer muy bien para cenar y que suele llevar cebolla, albahaca, berenjena, calabacín amarillo y verde, queso fresco, aceite de oliva y pimienta.

La versatilidad de la lasaña hace que la puedas preparar con infinidad de ingredientes. Una lasaña sin horno es una de las recetas más sencillas para hacer en casa y de las que suelen gustar a toda la familia. No se tarda mucho tiempo en preparar y la puedes tomar tanto de día como de noche.

----