Portada » Dimite el secretario de comunicación de Ciudadanos en Salamanca tras ser pillado en una fiesta ilegal
Actualidad

Dimite el secretario de comunicación de Ciudadanos en Salamanca tras ser pillado en una fiesta ilegal

“A vosotros os pago yo. Hay cosas más importantes para usar el dinero público”

A Inés Arrimadas le pueden aplicar esa máxima de que pone un circo y le crecen los enanos.

Si 2020 acabó siendo para la presidenta de Ciudadanos un auténtico annus horribilis al tener que gestionar una ruinosa herencia después del batacazo electoral de Albert Rivera en las generales de noviembre de 2019 y pasar de 57 a 10 escaños en el Congreso de los Diputados, el año 2021 no empieza con buen pie.

Si el 29 de diciembre de 2020 supuso la marcha de Lorena Roldán a la candidatura de Alejandro Fernández (Partido Popular) para ser su número dos en Cataluña, el 1 de enero de 2021 arrancó con la dimisión de Carlos Mateos, su secretario de Comunicación en Salamanca, después de haber sido pillado como un chiquillo travieso en una fiesta ilegal en la capital charra.

Los hechos sucedieron en la madrugada del 30 de diciembre de 2020. La Policía Local de Salamanca, en una ronda rutinaria para comprobar que se estaba cumpliendo escrupulosamente con el toque de queda impuesto, y que comenzó a las 22 horas, se acercó hasta las inmediaciones de un pub que debería de estar cerrado al ver que salían luces y se escuchaban ruidos de música y de gente hablando.

Aparte de que ya eran más de las 12 de la noche y que el toque de queda hacía más de dos horas que ya estaba en vigor, los policías no daban crédito a la escena y al intento estéril del dueño del establecimiento por evitar la que se le iba a venir encima.

Una vez pudieron acceder al local, después de repetidas llamadas a la puerta, el propietario aseguró a los funcionarios policiales que estaba recogiendo y ordenando las cosas junto a un empleado.

Pero los agentes optaron por hacer una inspección rutinaria y, sorpresivamente, hallaron no solo varias bebidas que acababan de ser servidas, sino también una cachimba preparada para ser consumida, lo que hizo deducir a la Policía que allí había más personas.

Efectivamente, al continuar el registro se halló a otras cinco personas escondidas detrás de la barra del bar, entre ellas el secretario de Comunicación de Ciudadanos en Salamanca, Carlos Mateos.

Este, lejos de intentar tener una postura conciliadora e intentar que el escándalo no trascendiera a la prensa, se puso en plan chulesco con los agentes con manifestaciones de este calibre:

A vosotros os pago yo. Hay cosas más importantes para usar el dinero público, vuestro jefe soy yo y me dan igual estas sanciones. Yo hago lo que me da la gana.

La bravuconada le duró unas horas y ya en el Año Nuevo optó por dar el único paso posible, que no era otro que el de presentar su dimisión.

Es más, de no haberlo hecho, seguramente sus jefes de Ciudadanos en Castilla y León le habría conminado a presentar la misma. Tanto es así que el líder de los naranjas en esta región, Francisco Igea, alababa el papel de los agentes de la Policía Local de Salamanca:

 

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class