fbpx
Portada » Eduardo Inda: «España y los españoles estamos en las peores manos y en el peor momento»
Actualidad

Eduardo Inda: «España y los españoles estamos en las peores manos y en el peor momento»

El segundo - Eduardo Inda: «España y los españoles estamos en las peores manos y en el peor momento» - actualidad

Tras varias semanas en las que Eduardo Inda, despistado como muchos otros, afirmaba sin mucho entusiasmo en las tertulias de televisión que el Gobierno socialcomunista ‘no lo estaba haciendo mal’ en la crisis del cornavirus, el director de OKdiario se ha caído del caballo y como lleva proclamando Periodista Digital desde el inicio de la crisis, asume que el Ejecutivo de coalición, apoyado por proetarras y golpistas, es una porquería que va a conducir a España y a los españoles a la ruina.

Reproducimos aquí la columna que Inda publica este 15 de marzo de 2020:

‘En las peores manos en el peor momento’

Lunes 13 de mayo de 1940. Cámara de los Comunes. Londres. Reino Unido.

El hombre que ha sucedido al pusilánime Chamberlain como primer ministro, Winston Churchill, se dirige a una nación que observa impotente cómo Hitler avanza imparable. El mundo libre va de derrota en derrota. La cuna de las libertades modernas, Francia, está cayendo cual castillo de naipes. El angloestadounidense premier comieza su speech enérgico, puro Winston, pero a la vez con una serenidad que deja anonadados a todos y con una genialidad que no sorprende a nadie:

No puedo ofrecer más que sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor—, apunta en una frase que, tal y como señala el historiador John Lukacs, ganó la guerra.

Sin estas cuatro palabras, que la historia ha cambiado de orden sin alterar el producto, la nación más importante de la Historia Contemporánea jamás hubiera liderado al mundo democrático a la victoria. Sin Churchill, tres veces más importante a efectos morales que no prácticos que Roosevelt, la derrota del nazismo hubiera tardado más o tal vez no se hubiera producido nunca y el mal hubiera dominado el planeta.

Que Pedro Sánchez no es Churchill es una obviedad tautológica, es decir, una obviedad al cuadrado. No da mucho de sí un presidente, el nuestro, que es al primer ministro inglés por antonomasia lo que el delantero del equipo de mi pueblo a Cristiano Ronaldo o a Leo Messi. El drama es que jamás pensé que diera tan poco de sí, que ante un pedazo de crisis como la del coronavirus de marras lo hiciera tan rematadamente mal.

Me cuentan que ayer en el Consejo de Ministros estaba desbordado, tan bloqueado que tuvo que llevar la voz cantante la vicepresidenta primera, Carmen Calvo. Cuestión de cuajo. Ciertamente, el rostro del marido de Begoña Gómez era todo un poema. En la comparecencia posterior estuvo bastante mejor.

No sé las urnas, porque ciertamente Spain is different, pero tengo meridianamente claro que la historia le condenará por su parsimonia, por la lentitud a la hora de tomar medidas, por hacer como si no pasara nada hasta el martes pasado y, sobre todo y por encima de todo, por anteponer su egoísmo y su interés partidista a la salud de todos los españoles. Sólo un incapaz patológico es capaz de mirar hacia otro lado silbando al cielo, como si tal cosa, mientras se monta la mundial en China y no digamos ya cuando observas las barbas de tu vecina Italia pelar.

Tan cierto es que cuando te ves obligado a tomar la decisión de tu vida lo normal es pensártelo muchas veces como que bloquearte conduce irremisiblemente al desastre. Es lo que le ha sucedido a un presidente que desde hace dos meses y medio sabe mejor que nadie la que se lio en China y hace uno y medio está al corriente de la realidad de Italia.

Sabía lo que ocurría y el implacable modus operandi que ambos países y Corea del Sur implementaron para paliar un virus que se extiende a velocidad supersónica.

Otra opción era imitar a Boris Johnson que aboga por mantener cierta normalidad para no cargarse la economía y porque los ingleses se contagien y se inmunicen cuanto antes. Una alternativa que a mí se me antoja locoide pero una alternativa. El problema es que aquí no ha habido ni alternativa ni contraalternativa hasta este sábado.

Aquí nos ha caído en desgracia un presidente que sólo sabe pronunciar una palabra, “so”, tal vez porque el obligado “arre” no figura en su diccionario. O porque no da más de sí.

El desaguisado lo resume mejor que nada ni nadie un meme que, presidido por la foto de los superlativos Hermanos Marx, ayer circulaba como la pólvora en internet:

“El Gobierno declara que mañana hará una declaración para declarar que queda declarado el estado de alarma cuando acabe la declaración”.

Entre su comparecencia del martes, ¡¡¡primera en el mes y pico de coronavirus que llevamos en España!!!, y la adopción de medidas de este sábado se han perdido cuatro preciosos días.

El colmo de la irresponsabilidad moral y de la responsabilidad penal había llegado el domingo pasado con la autorización de la celebración de decenas de manifestaciones con motivo del 8-M. Cientos de miles de personas se juntaron por las calles de las grandes capitales de toda España provocando el obvio contagio masivo.

Sánchez sabía el riesgo sanitario que representaba dar el nihil obstat pero dijo amén a los caprichos de esa ministra júnior que es Irena Montera.

Consecuencia: el número de positivos por coronavirus se ha disparado exponencialmente. La primera víctima o verdugo es esa titular de Igualdad que se empeñó en tirar adelante aun a riesgo de su propia salud… y, lo que es peor, de la de los demás. O bien contagió o bien se contagió.

Sea como fuere, una mala ciudadana y una peor gobernante. Otra víctima de la banalidad, la niñería y el populismo del Gobierno ha sido la mujer del presidente del Gobierno. Begoña Gómez se fue al 8-M a cantar “¡Madrid será la tumba del fascismo!” y volvió infectada. El karma es así de insolidario.

El incremento del número de contagios, de enfermos y de muertes es responsabilidad exclusiva de este Gobierno de jardín de infancia. La de dolor que nos hubiéramos ahorrado si se hubiera actuado cuando la pandemia constituía ya una realidad global. Por no hablar del crash económico que desencadenará el coronavirus en todo el mundo pero que en España tendrá un plus por culpa de un Ejecutivo atado de pies y manos por un Iglesias que exige gasto, gasto y más gasto público.

Del ridículo internacional que estamos protagonizando no les diré nada porque ya lo dice todo The New York Times, que ayer se descolgaba con un titular revelador:

“España se ha convertido en el último epicentro del coronavirus por culpa de una respuesta vacilante”El subtítulo era aún más demoledor: “El Gobierno declaró el viernes el estado de alarma días después de permitir aglomeraciones masivas en la capital [por el 8-M] y ya hay 4.200 casos”.

La guinda al pastel la puso ayer el psicópata de Pablo Iglesias, al que no se le ocurrió mejor cosa que saltarse la cuarentena obligada por el positivo de su pareja y participar presencialmente en el Consejo de Ministros extraordinario. El cabreo de los ministros socialistas era cósmico: “No sólo ha puesto en riesgo nuestra salud sino que, además, hemos dado una imagen y un ejemplo lamentable a la ciudadanía”. Moncloa llamando a no salir de casa y va el pollo y se pasa la cuarentena por el arco del triunfo. ¡Qué chusma! Le puede el protagonismo. Quiere ser el niño en el bautizo, el novio en la boda y el muerto en el entierro. Mata por una foto aunque contagie al resto del Ejecutivo e invite a la ciudadanía a incumplir el estado de alarma. Pero además fue a exigir la nacionalización encubierta mediante una intervención de los hospitales privados. Una inconstitucionalidad como la copa de un pino.

El presidente estuvo anoche bien en las formas pero el fondo de la cuestión hay que darlo por perdido porque ha actuado tardísimo. Ahora ya no se trata de minimizar los daños sino de corregir los bestiales daños causados, que parece lo mismo pero obviamente no lo es. Dios o el destino quieran que lo consiga. Nuestra maldición es que llegamos al peor momento de nuestra historia reciente, quién sabe si más grave que la crisis económica de la era ZP, en las peores manos. ¿Qué podemos esperar de un Gobierno comandado por Sánchez y condicionado por el diabólico Iglesias y la júnior Montera? Por si acaso acojámonos al recurso de rezar (los creyentes) o de cruzar los dedos (los agnósticos).

Hay que apoyar a las autoridades para salir de este trance pero no a cualquier precio, no al precio de silenciar fallos clamorosos, vergonzosos e indignantes como los producidos del estallido de la crisis del Covid-19 a esta parte. Esto no os puede salir gratis, Sánchez e Iglesias. Habéis intervenido, sí, pero 45 días, 6.400 contagiados y casi 200 muertos después

mercedes banner - Eduardo Inda: «España y los españoles estamos en las peores manos y en el peor momento» - actualidad