Portada » El censor Oliver miente como un cosaco: alega no tener alternativa a sus preguntas filtradas cuando la prensa ya le ha dado una solución
Actualidad

El censor Oliver miente como un cosaco: alega no tener alternativa a sus preguntas filtradas cuando la prensa ya le ha dado una solución

58 1 - El censor Oliver miente como un cosaco: alega no tener alternativa a sus preguntas filtradas cuando la prensa ya le ha dado una solución - actualidad

Tienen más querencia a las preguntas teledirigidas que un tonto a un lápiz.

El secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, ha vuelto a demostrar que no está por la labor de facilitar a los medios de comunicación la posibilidad de hacer cuestiones como antaño, como antes de decretarse el estado de alarma.

Y más que las preguntas planteadas por la prensa, lo que más teme el Gobierno de Pedro Sánchez es que los periodistas repregunten.

Estas semanas, el presidente del Ejecutivo y sus ministros se mueven como peces en el agua por la sala de prensa de La Moncloa a sabiendas de que se les van a formular dudas convenientemente filtradas y que no supongan un marrón a la hora de tener que realizar la exposición.

El problema para Oliver es que los periodistas que normalmente efectúan sus cuestiones a través de ese grupo de whatsapp habilitado por la Secretaría de Estado de Comunicación han mostrado sus quejas por la selección interesada de preguntas y hasta de los medios escogidos. De ahí que hayan suscrito un manifiesto, La libertad de preguntar, que hasta ha sido respaldado por el presentador del Telediario-2 de RTVECarlos Franganillo.

ACORRALADO, PERO RESISTE COMO GATO PANZA ARRIBA

Vista la presión a la que los acreditados a La Moncloa han sometido a Oliver, este, para salvar la papeleta, tiró balones fuera y reclamó que fueran los propios medios los que le pusieran sobre la mesa una solución.

Seguramente, el secretario de Estado de Comunicación, el ‘MAO‘ de Pedro Sánchez, confiaba en su fuero más interno que los propios periodistas no alcanzarían un consenso.

El grupo de whatsapp de La Moncloa incluye a casi 300 profesionales, de grandes, medianos y muy pequeños medios de comunicación y, obviamente, el ego es intransferible. Nadie querría quedarse fuera y esa era la esperanza de Oliver.

Sin embargo, para su disgusto, los medios encontraron dos soluciones bastante parejas que, sin ser enteramente las más ideales, al menos dejaban la puerta abierta para recuperar en gran parte la esencia de las ruedas de prensa de toda la vida, con la opción de repreguntarle al presidente o a los ministros.

LAS ASOCIACIONES DE PRENSA Y LOS PROPIOS PERIODISTAS

Los dos modelos, más o menos parejos, tanto el de las asociaciones, la APM y la FAPE; como el de los periodistas, plantean la posibilidad de hacer un grupo más concreto y con acceso a vídeoconferencia, el de los medios habituales y así evitar que, por ejemplo, y con todo el respeto a radios como La Buena Onda, se cuele o tenga prioridad la emisora de un pueblo toledano de 165 habitantes.

Por supuesto, Oliver rechazó de plano esta idea alegando que se excluiría a medios más pequeños y estos ya habrían transmitido sus miedos a la propia Secretaría de Estado de Comunicación.

El problema para Oliver es que la memoria de los periodistas es encomiable y le recordaron que su propio departamento ya promovió semanas atrás una especie de videoconferencia para 25 periodistas con la vicepresidenta primera, Carmen Calvo.

Es decir, claro que es posible hacer una selección, remarcan los medios de comunicación, así como que debe ser la propia Secretaría de Estado de Comunicación la que debe poner el modelo de ruedas de prensa, pero bajo dos criterios inexcusables: preguntas sin filtros y participación, a través de videoconferencia de todos los medios posibles. Y en ningún caso parapetarse en que sean los medios quienes decidan.

JUGARRETA LA PODEMITA YOLANDA DÍAZ

Sin embargo, Oliver, por el momento, ha dado la callada por respuesta, aunque solo a medias.

Y es que la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, de Unidas Podemos, sí tuvo que comparecer con otro formato, con periodistas a través de videoconferencia y que no solo formulasen preguntas, sino que también pudieran repreguntar.

No es de extrañar los nervios y las risas nerviosas de la titular de empleo viendo la jugarreta que le había jugado Miguel Ángel Oliver, máxime en la jornada en la que tuvo que dar la cara con los peores datos de paro de la historia de España y teniendo que justificar malamente porque los trabajadores acogidos a los ERTE no habían sido incluidos en las cifras de desempleo.

Dicen los más avezados que de haber sido socialista la titular de Trabajo, a buen seguro le habrían mantenido el formato de rueda de prensa telemática y con cuestiones previamente filtradas.

Etiquetas
mercedes banner - El censor Oliver miente como un cosaco: alega no tener alternativa a sus preguntas filtradas cuando la prensa ya le ha dado una solución - actualidad
----