Portada » El CSIF denuncia el caos del SEPE: «Se venden números de cita previa, ya parece Venezuela»
Actualidad

El CSIF denuncia el caos del SEPE: «Se venden números de cita previa, ya parece Venezuela»

 

“Con 7.000 funcionarios hay que atender absolutamente todo y con equipos desfasados. No puede ser que se tarden tres meses en dar respuesta a un señor que se ha quedado en el paro”

Presume de haber dado cobertura a más de cinco millones de peticionarios, pero los ciudadanos quieren más.

El Servicio Estatal Público de Empleo (SEPE) se ha convertido en una suerte de ‘churrería de paguitas’, tantas que no da abasto con lo que también se espera de él, que ayude al trabajador de a pie que se ha quedado sin ocupación a poder reintegrarse a la mayor celeridad al mercado laboral.

Sin embargo, el ministerio de Trabajo, cuya responsable es Yolanda Díaz, sigue erre que erre en dejar el SEPE de la mano de Dios.

Durante el inicio de la primera oleada de la pandemia por el coronavirus ya hubo más de un problema gordo, concretamente el de cientos de miles de afectados que se vieron atrapados por la burocracia de un SEPE que fue incapaz de asumir el tsunami de peticiones que se le venía encima.

De hecho, las quejas por la falta de comunicación del SEPE fueron el denominador común. Solo hay que imaginar el drama de cualquier ciudadano afectado por un ERTE y que no pudiera tramitar su solicitud o que la propia web no reconociera los datos del usuario.

Eso estuvo pasando de marzo a junio de 2020, amén, por supuesto de la lentitud en tramitar las citas previas con el Servicio de Empleo. En muchas ocasiones a la hora de consignar el número del DNI o de la cuenta corriente se producían errores en la página que el SEPE tiene en internet. Bien sacaba al ciudadano de la página o directamente salía un mensaje de error.

Por eso no es de extrañar que este 18 de noviembre de 2020 el presidente de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF)Miguel Borra, haya puesto de vuelta y media en las páginas de El Mundo la situación en la que se encuentra sumido el Servicio Estatal Público de Empleo.

Considera que existe una más que evidente falta de personal para tramitar una auténtica avalancha de expedientes a tramitar y que, sobre todo, se está dando una preocupante imagen, la del negocio en el que se ha convertido la cita previa, con personas vendiendo al mejor postor los números de los días venideros aprovechando la circunstancia de colapso que afecta al SEPE en estos instantes.

Para Borra, el problema se basa en la paupérrima oferta pública. Con 7.000 funcionarios ahora mismo no se puede dar cobertura a la masiva oleada de ciudadanos que quieren resolver una situación más que desesperada:

La oferta de empleo nos parece cicatera, escasa, no responde a las necesidades que tenemos en las Administraciones. ¿Qué está pasando en el SEPE? Pues que con 7.000 funcionarios hay que atender absolutamente todo y con equipos desfasados. No puede ser que se tarden tres meses en dar respuesta a un señor que se ha quedado en el paro. Y lo de vender los números de cita previa… Nos estamos pareciendo cada vez más a Venezuela.

Subraya que el Ejecutivo ha dejado que el problema se enquiste y, de propina, mira hacia otro lado:

El Gobierno está haciendo dejación de funciones. Pero total y absolutamente. Nosotros le hemos exigido una oferta pública extraordinaria para subsanar las deficiencias de personal que tenemos en estos momentos en el SEPE y no hemos obtenido respuesta. Y hemos denunciado decenas de veces que el sistema informático tiene décadas.

Etiquetas
----