Portada » El «desastre» de las rebajas: «Caerán las ventas un 40% y la cascada de cierres comenzará en febrero»
Actualidad

El «desastre» de las rebajas: «Caerán las ventas un 40% y la cascada de cierres comenzará en febrero»

Las nuevas restricciones por la pandemia complican aún más el panorama para los pequeños comerciantes

Los primeros compases de 2021 solo serán una continuidad de lo que fue 2020 para el comercio. Sin ayudas directas, ni algún tipo de estímulo económico no hay remontada, y así, ni con una de las campañas de rebajas de enero más largas y agresivas en cuanto a precios que se recuerda, habrá recuperación para el comercio minorista.

De hecho, los primeros lamentos no han tardado en llegar, sobre todo en el sector textil, para el que las rebajas de enero -junto a la campaña de Navidad- suponen cerca de el 25% de su facturación anual según los datos que maneja la patronal de estas firmas, Acotex. Así, su presidente Eduardo Zacamola confirma a ABC que la

previsión de caída de ventas en estas fechas respecto al año pasado irá en sintonía con lo que ha sido el 2020 y rozará el 40% de pérdida de facturación incentivada además por las nuevas restricciones que en algunas comunidades como Cataluña ya son efectivas con el cierre de centros comerciales, y del pequeño comercio no dedicado a actividades esenciales durante los fines de semana. «La campaña no va a ser floja, va a ser flójísima al igual que el Black Friday y la Navidad», apostilla Zacamola que tilda de «desastre» este último periodo, fundamental para el devenir del resto del año no solo para el textil, sino también para el resto de minoristas.

Entre otros, los sectores del calzado y joyería -junto al textil completan el sector de equipamiento de personas-, muy dependientes del comercio a pie de calle por sus características. En el caso del joyero, los meses de diciembre y enero suponen el 40% de su facturación anual. Y la parcela online, explican desde la Confederación Española de Joyería, no les beneficia por la importancia de la experiencia física en la compra de estas piezas artesanales. Sin embargo, el «e-commerce» que no ha dejado de cobrar presencia desde el principio del confinamiento será la vía de escape para muchos negocios, como así recoge el último Informe de Rebajas de Invierno realizado por Iahorro que augura la subida de las ventas online un 3% durante la campaña.

Liquidación de stocks

«Las rebajas siempre son aliciente para el sector comercio, especialmente en un año tan negativo como este, aunque hayan perdido la enorme importancia que tenían en el pasado, cuando suponían más de un tercio de las ventas anuales. Tienen gran importancia para liquidar stocks y en este año más, para poder aliviar la tesorería del sector y enfrentar las deudas», explican desde la patronal de las pequeñas y medianas empresas, Cepyme. Los comercios están sacando a flote todo su arsenal para intentar sosegar la situación. Muchos incluso adelantaron las rebajas, con el fin de estimular al comprador también de cara al día de Reyes. Un hecho que desde hace años lideran las grandes cadenas minoristas, a lo que además han sumado este año una política de descuentos más virulenta. En este sentido, el presidente de la Confederación Española de Comercio (CEC), Pedro Campo, apostilla que esta liberización de las fechas de rebajas -vigente desde 2012- no hace más que «desvirtuarlas y quitarles el sentido» al asegurar que los pequeños comercios «no pueden competir en las mismas condiciones».

A este escenario se junta el periodo de noviembre y diciembre, con el Black Friday y la Navidad, que no han hecho más que acrecentar la desesperanza de multitud de comerciantes que esperaban su particular vacuna en estos acontecimientos. Nada más lejos de la realidad o así al menos se reflejó en los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) que confirmaron los malos augurios, con la caída del 5,8% en las ventas del comercio minorista en noviembre, a pesar de las rebajas del «Viernes negro» -que en los últimos años se ha convertido en una fecha clave para el adelanto de las compras de Navidad-. Lo que representó la caída más fuerte desde abril cuando se retrocedió un 31,5% por el confinamiento total de la población. Y nada dice que esto vaya a cambiar. Desde Iahorro señalan que cerca de la mitad de los españoles gastarán menos en estas fechas respecto a 2020. En total estiman que cada español se dejará un 3,33 % menos con una media de gasto de 93,13 euros en este periodo, lo que no ayudará a enderezar la curva.

Unos números que también se reflejan en los últimos datos de paro desvelados por el Ministerio de Trabajo el pasado martes, con la pérdida de más de 8.000 empleos en el sector servicios durante diciembre, pese a a ser su temporada estrella. Y no parece que el reloj se vaya a poner en hora. De hecho, de cara a las rebajas, un estudio de la Empresa de Trabajo Temporal Adecco, estima que este año generarán 167.000 contrataciones, lo que supone un 10% menos respecto a las de 2020.

Cae la confianza del consumidor

A la amalgama de infortunios se suma la caída de la confianza del consumidor hasta niveles precrisis del ladrillo, y eso a pesar de que en el mes de diciembre mejoró en siete puntos, según el Centro de Investigaciones Sociológicos (CIS). Así las cosas, las incertidumbres que la pandemia ha generado en la economía y la falta de un plan de estabilidad que genere fiabilidad entre los consumidores, han provocado que al cierre de 2020 la media anual de este índice cayera hasta los 59,9 puntos, cerca de 30 puntos por debajo de la de 2019. De hecho, así se deja intuir también en la opinión de los pequeños y medianos empresarios. De esta forma, en el último barómetro de Cepyme, el 75% de los propietarios culpó a la falta de demanda como el principal motivo de la caída de sus ingresos, muy por encima de las restricciones o la falta de suministros.

Las consecuencias pueden ser fatales. Acotex estima que con las rebajas como puntilla, uno de cada cuatro comercios textiles eche el cierre. Desde Cepyme también creen que «un escenario negativo pude ser la estocada para las pymes». Por su parte, el presidente de la Asociación de Trabajadores de Autónomos, Lorenzo Amor, explica que «la suma de las restricciones que vienen con la tercera ola de Covid-19 obstaculizan aún más las que serán las rebajas más complicadas de la historia, lo que supondrá un palo tremendo para el pequeño comercio». En esta línea, las peores previsiones las relata el presidente de los comerciantes, Pedro Campo, al asegurar que la cascada de cierres «comenzará en febrero llevándose por delante también a miles de trabajadores». En total, el pequeño comercio genera 1.200.000 empleos, según estimaciones de la CEC.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class