Portada » El elegante zasca del popular Martínez-Almeida al feo gesto del socialista Pedro Sánchez
Actualidad

El elegante zasca del popular Martínez-Almeida al feo gesto del socialista Pedro Sánchez

“Algún malpensado podría decir que cómo es posible que Sánchez visite un hospital de la Comunidad de Madrid sin la presidenta de la Comunidad de Madrid y sin el alcalde. Nosotros preferimos no ser malpensados y ser corteses”

Le ha salido el tiro por la culata.

La jugarreta que Pedro Sánchez intentó llevar a cabo en Madrid en la mañana del 27 de noviembre de 2020 ha resultado fallida porque no calibró con exactitud de qué pasta están hechos los dirigentes de la Comunidad madrileña y del Ayuntamiento capitalino.

El presidente del Gobierno de España quiso hacerse la foto de oportunidad en el Hospital de La Paz, un acto diseñado a la medida de su sobredimensionada egolatría.

El mismo mandatario que ha tardado más de 8 meses en visitar un centro sanitario y que ha tenido que dejar que se sobrepase generosamente la cifra de más de 60.000 muertos, incluso ya se está hablando de una horquilla de entre 70.000-75.000 decesos por Covid-19, para asomar las narices por un recinto hospitalario, pensó que ahora, después de darse bombo y platillo con el tema de las vacunas, era la ocasión de darse un baño de masas.

Pero lo cierto es que sus estrategas fallaron en algo básico. Primero, una visita de este calado a un lugar tan público como es un hospital no se puede tapar a ojos de la sociedad, aunque se haya agendado con premeditación, nocturnidad y alevosía. Y, segundo, en esta época en la que las redes sociales parecen ir a la velocidad de la luz, raro era que no llegase la noticia del evento a los oídos de los responsables de la Comunidad de Madrid y del Consistorio capitalino.

Con Isabel Díaz Ayuso, la presidenta autonómica, de gira por Cataluña para explicar con datos en la mano por qué Madrid puede ofrecer unas ventajas fiscales tan atractivas, el Ejecutivo quiso aprovechar la circunstancia para no tener que tener en la foto a la líder regional del PP.

Sin embargo, olvidaron que al ser un acto en la capital de España, por cortesía institucional, se debía de haber cursado invitación al alcalde de la ciudad, a José Luis Martínez-Almeida.

Y el primer edil del Palacio de Cibeles, ni corto ni perezoso, allí que se plantó en las puertas del Hospital de La Paz para acompañar al presidente del Gobierno.

Y si a Sánchez le dolió sobremanera tener que compartir cámara con el alcalde de Madrid, mucho más lo fue cuando escuchó la elegante respuesta que ofreció a los medios. Ni una palabra más alta que la otra, pero profundizando en sus declaraciones, la lluvia de zascas del edil capitalino fue un ejercicio de cómo dar palos sin perder un ápice de elegancia:

A mí sí me parecía importante como alcalde de Madrid, a pesar de no haber sido invitado, que la primera vez que el presidente del Gobierno pisa un hospital de Madrid durante todos estos meses de drama y tragedia que hemos vivido, durante estos meses en los que han muerto miles y miles de madrileños, durante estos meses en los que los sanitarios han dado lo mejor de sí mismos, para el alcalde de Madrid era importante estar y, aunque no haya sido invitado eso no quiere decir que no tengamos la cortesía institucional para acompañarle. Creo que es importante el entendimiento entre las instituciones.

Añadía Martínez-Almeida que:

Al final, lo cierto es que parece extraño, no por nada, que se aproveche que no esté la presidenta de la Comunidad de Madrid para visitar un hospital y no se invite al alcalde de Madrid. Algún malpensado podría decir que cómo es posible que Sánchez visite un hospital de la Comunidad de Madrid sin la presidenta de la Comunidad de Madrid y sin el alcalde. Nosotros preferimos no ser malpensados y ser corteses y tener esa coordinación institucional imprescindible. Nosotros no tuvimos ninguna constancia formal del acto, pero era importante, ya que era la primera vez que visitaba un hospital de la Comunidad de Madrid, acompañar al presidente del Gobierno.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class