Portada » El hundimiento de Podemos no es solo cosmético: su plantilla cae a la mitad y los que quedan no están mucho mejor
Actualidad

El hundimiento de Podemos no es solo cosmético: su plantilla cae a la mitad y los que quedan no están mucho mejor

La caída de diversos ingresos metió al partido en números rojos en 2019; a la vez que la Justicia husmea entre sus cuentas y financiaciones

Una cosa es hablar de Pablo Iglesias o Irene Montero, a los que el salario les llega para comprarse un casoplón en Galapagar sin apenas despeinarse, y otra cosa es lo de los curritos de a pie de Podemos.

A esos sí les impusieron lo del tope de los tres salarios mínimos en su día, y hablamos de los que mejor posición ostentaban.

Pero era cuando las vacas gordas. Porque ahora, a pesar de ser un partido de Gobierno en coalición, en Podemos las cosas van regular en lo que a números se refiere, máxime cuando tienen a la Justicia husmeando entre sus cuentas y financiaciones del pasado. Y eso que no hablamos de la actual crisis económica tras la pandemia del coronavirus, sino del ejercicio 2019.

Publica el diario El Economista que la situación del partido morado en lo que a su plantilla se refiere ha caído en picado en los últimos tiempos: un recorte ni más ni menos que del 50%, pasando de 443 trabajadores en 2018 a 221 el 31 de diciembre del pasado año.

Quieren derogar la reforma laboral que tanto utilizan

Podemos es un partido de contradicciones puras. Eso ya se sabe pero nunca deja de resultar risible. Sus mandatarios pretenden derogar la reforma laboral y contra ella se llenan la boca cada día, pero es la norma a la que se acogen con gusto si de despedir a personal se trata: 20 días por año trabajado y gracias por venir.

Eso, en cuanto a los despidos. Pero los que quedan no están mucho mejor.

Describen Javier Romera y África Semprún basándose en el portal de Transparencia del partido, que el 55% de los trabajadores de Podemos (120 personas) tiene un contrato temporal. Más de la mitad del partido morado no es indefinida. Es tremendo el asunto.

Todo esto supone que en Podemos gastaban en 2018 un total de 13 millones de euros en el pago de salarios, y en el año 2019 redujeron en dos millones esa cifra, quedándose en los 11.

Todo esto tiene que ver directamente con una caída también considerable en los ingresos del partido (fuera del Gobierno): dejaron de ganar cinco millones en subvenciones, perdieron con respecto del año anterior casi un millón de aportaciones de afiliados  cargos públicos y otro millón en donaciones. En el año 2019 el partido se quedó en una facturación de 17 millones de euros, un 22% menos que el ejercicio anterior. El balance final del año fueron unas pérdidas de 2,6 millones de euros.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class