Portada » El operativo más difícil de la ONT: 21 trasplantes en pleno temporal
Actualidad

El operativo más difícil de la ONT: 21 trasplantes en pleno temporal

Solo se perdió una donación en Madrid por la imposibilidad de trasladar equipos

Detrás de cada trasplante hay una endiablada logística capaz de activar a equipos en todo el país y parte de Europa. Todo discurre con la precisión de un reloj suizo. Pero si a esta complicada maquinaria, se suma una tormenta de nieve como nunca se había visto, los problemas crecen. El temporal que colapsó el centro neurálgico del país fue también una prueba de fuego para el sistema de trasplantes. Y se superó con éxito.

Pese al cierre del aeropuerto de Barajas en Madrid y con cortes de circulación en las carreteras de nueve comunidades, el pasado fin de semana se completaron 21 trasplantes: doce renales -uno de ellos infantil-, seis hepáticos, dos pulmonares y uno

de corazón para una persona en urgencia «cero». Solo se perdió una donación el sábado en Madrid. «Se movilizaron todos los recursos disponibles, pero no se pudo desplazar al receptor y a los equipos de donación y trasplante. Hicimos lo imposible», asegura a ABC, Beatriz Domínguez-Gil, directora de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT).

Los encargados de hacer «lo imposible» fueron los tres enfermeros coordinadores que este fin de semana soportaron la guardia de la ONT. Dos de ellos, David y Esther, doblaron turnos como muchos de los sanitarios de los hospitales de Madrid y Castilla-La Mancha. Durante una guardia interminable de 48 horas obraron el «milagro» de la coordinación. «No perdimos ningún órgano», afirma con orgullo David Uruñuela.

Juegos malabares

La sede de la ONT en el campus del Instituto de Salud Carlos III en Madrid se convirtió en un escenario de juegos malabares en mitad de una montaña de nieve para poder mantener todas las operaciones abiertas.

Aunque el trabajo de los coordinadores es telemático, necesitan estar físicamente en la sede de la institución. Resulta imposible desviar todas las llamadas a otros teléfonos para trabajar desde casa. «Podemos recibir 16 llamadas al mismo tiempo y no podemos desviarlas a un móvil o al teléfono fijo de nuestras casas. Y ninguna de estas llamadas se pueden despreciar. Además necesitamos estar cara a cara con nuestro compañero de guardia. Así es más fácil la coordinación, trabajamos mucho mejor. Con un gesto, una mirada, un comentario.., así va todo más rodado y fluido. Yo ofrezco un órgano, tú el riñón..», relata David.

El sanitario de la ONT empezó su turno el viernes por la tarde a las 15 horas, cuando ya empezaba a ser un infierno circular por las calles nevadas y terminó 48 horas después, el domingo por la tarde. Con su compañera Esther sobrevivieron con algo de alimento. Racionaron la comida. El catering que les llegó para la guardia del viernes lo estiraron para que les durara los dos días. Con eso y una cama y un sillón, para echar una cabezada cuando el teléfono lo permitía, aguantaron la guardia más difícil sin saber si podrían tener relevo.

«Pelearon» cada una de las donaciones. «Trabajamos con la generosidad de la gente. Hay que pelear cada caso porque salvas vidas y alguien en el peor momento de su vida, cuando ha perdido a su ser querido, se ha acordado de las personas en lista de espera. Solo por ello tenemos que honrarles con nuestra máxima dedicación».

Ese empeño consiguió que en mitad de la peor tormenta posible que ha sufrido el país se realizaran 21 trasplantes. En Madrid y Castilla-La Mancha, las comunidades más afectadas por las nevadas, no se pudo hacer ninguna donación ni trasplante pero sí en Galicia, Cataluña, Andalucía, Baleares y Canarias, donde también hubo inundaciones, lluvias y algo de nieve. «Sabíamos que logísticamente era imposible hacer un trasplante en la comunidad de Madrid y a pesar de todo lo intentamos con la UME, la Guardia Civil, Protección Civil.. Todo estaba bloqueado», recuerda David Uruñuela.

Urgencia “cero”

Los 21 trasplantes realizados han sido un regalo para sus receptores. Todos son importantes. Pero de todas las intervenciones del pasado fin de semana, la más especial fue el trasplante cardiaco, un corazón para un paciente en «urgencia cero», que no hubiera aguantado más de 48 horas sin un nuevo órgano.

No solo es una cirugía vital, su extracción, transporte e injerto es un proceso delicado en el que no hay tiempo que perder. El reloj empieza a correr desde que se interrumpe el flujo sanguíneo cuando sale del cuerpo del donante. A partir de ese momento, no puede estar más de 3-4 horas sin circulación, así que no hay un minuto que perder.

Pero también fue especial el único trasplante infantil de la guardia del fin de semana: «Se hizo un trasplante renal de un niño, su vida no corría peligro, pero conseguimos que un pequeño saliera de diálisis y eso es maravilloso».

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class