Portada » El PP sube hasta los 115 escaños y pone en peligro la mayoría del PSOE
Actualidad

El PP sube hasta los 115 escaños y pone en peligro la mayoría del PSOE

Mariano Calleja

Los populares captan 250.000 votos del Partido Socialista y otros 650.000 de Ciudadanos y de Vox, mientras aumenta la abstención y el voto en blanco

La crisis del coronavirus está dando un vuelco espectacular al escenario político en España, que aún está muy lejos de estabilizarse. En esta primera foto fija electoral, cumplidas ya ocho semanas de estado de alarmael centro-derecha se impone con claridad a la izquierda, con un Partido Popular que capta votos del PSOE, de Ciudadanos y de Vox y se dispara hasta los 115 escaños estimados, a solo cinco de los socialistas, según el último barómetro de ABC/GAD3.

Todo indica que estamos solo en el arranque de un cambio mucho mayor, y las subidas y bajadas de los partidos apenas acaban de empezar. «Esta es solo la primera encuesta, hay una auténtica convulsión de voto,

con mucho movimiento y volatilidad. Pero esta no es la foto finish, sino el arranque del marathón», subraya el presidente de GAD3, Narciso Michavila.

El PSOE se mantiene con los 120 escaños obtenidos en las elecciones del 10 de noviembre, y con una estimación del 28,7 por ciento. Este resultado es engañoso, ya que alrededor de un millón de votantes socialistas en este momento optarían por la abstención o el voto en blanco, que pasa del 0,9 al 1,6 por ciento.

El PSOE compensa esa fuga de votantes con la captura de casi medio millón de electores procedentes de Unidas Podemos, y 150.000 de Más País. Todo ello, junto a la baja participación, que desciende del 69,9 por ciento al 66, explica su porcentaje de voto en primera posición, pese a su sangría particular.

El Partido Popular es el que más sube. Pasaría del 20,8 por ciento de voto el 10-N a una estimación del 27,1 por ciento, 6,3 puntos más. En número de diputados, los 89 que logró en noviembre pasarían a ser ahora 115. Solo le separan 1,6 puntos y cinco diputados del PSOE. La formación de Pablo Casado capta 250.000 votos del PSOE, y otros 250.000 de Ciudadanos, mientras que la cesión de Vox al PP es aún mayor: 400.000 votos.

En la encuesta se ve una clara concentración de voto en los dos grandes, justificada por la necesidad de muchos votantes de confiar en momentos de crisis a los partidos que tienen capacidad y experiencia de gestión.

Pero en España hace tiempo que la victoria electoral se mide por bloques, más que por partidos, y aquí el cambio es más evidente. En las elecciones del 10-N, la izquierda (PSOE, Unidas Podemos y Más País) sumó un 43,1 por ciento de votos y 158 escaños, mientras que el centro-derecha (PP, Vox, Ciudadanos y Navarra Suma) también logró un 43,1 por ciento de apoyos, pero se quedó en 153 diputados. Ahora, la izquierda baja al 41 por ciento (2,1 puntos menos), con 150 diputados (8 por debajo que en noviembre), y el centro-derecha sube al 45,1 por ciento (2 puntos más que en las urnas), con 160 escaños (siete más). Conclusión: el centro-derecha se impone ahora a la izquierda por 4,1 puntos de estimación de voto y 10 escaños más.

Por el centro-derecha destaca la bajada de Vox, que se dejaría 17 escaños por el camino, desde las elecciones de noviembre. La crisis del coronavirus no le está sentando bien al partido de Abascal, que está sufriendo en este momento una huida de miles de votantes hacia el PP, como «valor seguro» en esta situación crítica para España.

Partido «útil»

Para Ciudadanos, la pasada fue una semana en la que marcó terreno al pactar con Sánchez el «sí» a la prórroga del estado de alarma, lo que situó al PP más cerca de Vox. Como publicó ayer ABC, casi el 80 por ciento de los electores apoyan la prolongación de ese estado de alarma. El partido de Arrimadas se reafirmó como partido «útil», lo que puede ser su tabla de salvación, sobre todo porque acto seguido confirmó que no romperá ningún acuerdo de Gobierno con el PP en comunidades o ayuntamientos. Con todo, se quedaría con ocho diputados, dos menos que en las elecciones de noviembre.

Por la izquierda extrema, Unidas Podemos sigue dando síntomas de agotamiento y de caída de credibilidad. Sus 35 diputados actuales en el Congreso pasarían a ser 28. Por ahora solo ha conseguido que muchos de sus votantes (casi medio millón) huyan al PSOE. Su «hermano pequeño», Más País, de Íñigo Errejón, sigue su camino firme y sin desvíos hacia la desaparición, como ya se vio en las encuestas de Madrid. Sus tres escaños se quedarían ya en dos.

----