Portada » ERC solicitará total impunidad para quemar la bandera de España o las fotos del Rey Felipe VI
Actualidad

ERC solicitará total impunidad para quemar la bandera de España o las fotos del Rey Felipe VI

Los independentistas quieren modificar el Código Penal para eliminar los artículos que contemplan penas de prisión por el delito de injurias a la Corona y de ultrajes a España

Esquerra Republicana (ERC) sigue impulsando los ataques de la extrema izquierda contra la Casa Real.

El partido golpista quiere modificar el Código Penal para contar con total impunidad para quemar banderas de España o las fotos de Felipe VI (o cualquier miembro de la Familia Real).

Para lograr cambiar las leyes, ERC llevará el martes 27 de octubre una proposición de ley (PNL) al Congreso de los Diputados para despenalizar la quema de banderas de España y las injurias al Rey.

En concreto, los independentistas quieren derogar los artículos del Código Penal que contemplan penas de prisión por el delito de injurias a la Corona y de ultrajes a España, como la quema de banderas u otros símbolos patrios.

El cambio de la normativa daría ‘barra libre’ a los independentistas y otros radicales de la izquierda reaccionaria para atacar los símbolos de España y de la Casa Real. Más ahora que dichos grupos extremistas forman parte del ‘Gobierno Frankenstein’ de Pedro Sánchez.

Es importante recordar que ERC registró esta iniciativa en agosto de 2020 tras conocerse que la Fiscalía de la Audiencia Nacional estaba examinando una denuncia contra el vicepresidente de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonès (ERC); la líder de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez; y la presidenta del BNG, Ana Pontón, por posibles injurias a la Corona tras sus respectivos comentarios al conocerse la marcha de España del Rey emérito.

Esquerra Republicana podrá contar con los votos a favor de Podemos, Bildu y hasta del propio PSOE.

No en vano, el Gobierno de Pedro Sánchez ya amenazó en julio de 2020 con ejecutar este tipo de medidas. Así se lo comunicó al Consejo de Derechos Humanos de la ONU, donde adelantó que se pretende «llevar a cabo una revisión de los delitos de injurias a la Corona».

Aprovechando el cambio del Código Penal, la izquierda y extrema izquierda también irán contra los artículos que sancionan los delitos contra los sentimientos religiosos recogidos en el Código Penal.

Al llevar esta iniciativa al Pleno del Congreso de los Diputados, los independentistas dejan ‘la pelota’ en el tejado del PSOE, que deberá pronunciarse sobre la urgencia de esta reforma. La Cámara tendrá que decidir si adelanta la reforma utilizando el texto elaborado por Gabriel Rufián.

La libertad como excusa

A pesar de que la Proposición No de Ley (PNL) sólo busca que la izquierda radical pueda atacar a la Corona, la religión y a España con total impunidad, ERC lo está disfrazando de una lucha por la libertad.

Los golpistas catalanes insisten en la necesidad de despenalizar estos delitos para cumplir con el Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales.

Gabriel Rufián incluso busca darle un toque ‘humanitario’ y afirman que «en los últimos años» se ha «perseguido a personas, artistas o revistas satíricas» por estos delitos. Sin embargo, rápidamente demostró cuál es su verdadera preocupación:

«Hay superar estas censuras que tipifican como delitos la quema de banderas o la injuria a la Corona» desde un concepto, a su juicio, de sacralización de la imagen del rey y de su familia».

En este contexto, plantea considerar estos actos como «muestras de libertad de expresión», como ocurre en Estados Unidos. Irónicamente, no busca adoptar la normativa del país norteamericano que tildaría de ilegal y perseguiría a un partido político que busque la ruptura de la nación.

Los proetarras respaldan

El Grupo Parlamentario ERC-EH Bildu ya registró el pasado mes de marzo en el Senado la misma iniciativa en medio de la polémica que rodeaba a la Casa Real por las presuntas irregularidades cometidas por el Rey emérito Juan Carlos I, investigación que asumió la Fiscalía del Supremo el pasado mes de junio, y que ahora ha resurgido tras la decisión de éste de trasladar su residencia fuera de España.

Se trata de una meta que llevan año persiguiendo desde la izquierda radical. En 2018, ERC ya registró una iniciativa similar en el Congreso y lo mismo hizo entonces el líder de IU, Alberto Garzón, ahora ministro de Consumo del Gobierno de coalición.

La federación de izquierdas también abogó entonces por eliminar los artículos que penalizan el enaltecimiento del terrorismo o la vejación de representantes religiosos, por considerar que son «obsoletos» y «ambiguos» y que, además, se están utilizando para restringir la libertad de expresión.

Una vez más, la izquierda radical busca meter las manos en la Justicia para poder atacar a las instituciones democráticas sin ningún riesgo de terminar en prisión.

----