fbpx
Portada » Esperpento nacional: ¿Por qué Sánchez oculta sus gastos y los de su esposa?
Actualidad

Esperpento nacional: ¿Por qué Sánchez oculta sus gastos y los de su esposa?

Esperpento nacional: ¿Por qué Sánchez oculta sus gastos y los de su esposa?

Debe existir gato encerrado para que les dé apuro que se conozcan las facturas de Sánchez y su mujer, que con “agenda propia” tiene quien corra con sus gastos

El 15-M fue una respuesta masiva y relativamente espontánea a lo que podríamos denominar en términos generales “abuso de poder”. Fue una movilización no solo ante la crisis y la carestía para el pueblo (entonces gobernaba Zapatero con hechuras muy parecidas a las de Sánchez en determinados aspectos), sino también ante la prepotencia y la chulería sin causa de una clase política amantada en el privilegio y el desorden social.

Resulta que hace medio año llegó al poder un señor apellidado Sánchez, apoyado, entre otros, por otro señor apellidado Iglesias, para dar un tajo al nudo podrido en España. Seis meses han bastado para poner el descubierto cuánto de cara dura existía en promesas hueras. Sánchez, también Iglesias en lo que pudo, se lanzaron como lobos a disfrutar del poder, incluso, en sus rasgos más obscenos: comer, viajar, a dos carrillos como nuevos ricos.

Sánchez e Iglesias se lanzaron como lobos a disfrutar del poder, incluso, en sus rasgos más obscenos: comer, viajar… a dos carrillos

Bien, se trata de un comportamiento humano degradado que hasta pudiera conducir a la caridad y la compasión. El hecho de que un gobierno con una mínima decencia democrática se niegue a decir a los que pagan (contribuyentes) cuánto están costando sus excesos lleva a concluir dos cosas. La primera, que entienden mal, muy mal, la representación democrática cuyo déficit no encuentra paragón en ningún país del mundo auténticamente libre. La segunda, que debe existir gato encerrado para que les dé apuro que se conozcan las cifras dejadas en forma de facturas de Sánchez y su mujer Begoña Gómez, que con “agenda propia” tiene quien corra con sus gastos con un cinismo sin precedentes. No seré yo quien les llame “matrimonio gorrón”, pero escudarse en una ley de Franco para convertir su glotonería y despilfarro en un “secreto de Estado” tiene palabras muy gruesas en cualquier diccionario político.

Un gobierno del PP, coordinado entonces por la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, hizo una Ley que se sustanció en 2013 y fue conocida como Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno(LTAIBG). Se la ha pasado, con enorme cinismo, por el forro del helicóptero. Me malicio que cuando se levantan las alfombras de Moncloa podríamos llevarnos las manos a la cabeza… Iván Redondo, hijo, ¿has pedido ya arrepentimiento a Monago y la readmisión en la cosa extremeña?

¿Este personaje es que llamó a otro “INDENCENTE”? Sí, el mismo. El campeón de la glotonería con los impuestos del contribuyente.

Mercedes-Benz