Portada » Felipe González cree que las posiciones de Pablo Iglesias son “una estupidez” y llevan a “la autodestrucción de España”
Actualidad

Felipe González cree que las posiciones de Pablo Iglesias son “una estupidez” y llevan a “la autodestrucción de España”

El ex presidente defiende la Monarquía: “Algunos de los que la están atacando solo quieren sustituirla por una república plurinacional con derecho de autodeterminación”

El ex presidente del Gobierno Felipe González cree que las posiciones de Pablo Iglesias desde la Vicepresidencia segunda no son un error, sino “una estupidez”, al tiempo que criticó con dureza la negociación presupuestaria de Pedro Sánchez por el hecho de no dar cifras concretas y plantearse acuerdos con aquellos que no quieren que España continúe como proyecto de nación.

“Cuando manifiesto algo con lo que no estoy de acuerdo me dicen que soy opositor. Bueno, es difícil oponerse a lo que no existe”, dijo el ex líder socialista durante una entrevista virtual con Ricardo Kirschbaum, editor general de Clarín, el periódico impreso más leído de Argentina, en el marco de la celebración de los 75 años del medio.

González analizó con detenimiento la política mundial, lanzando dardos a Donald TrumpJair BolsonaroBoris Johnson y Andrés Manuel López Obrador, entre otros, pero fue ante una pregunta remitida por un oyente que el ex jefe de Gobierno se encendió. “Iglesias lo ha calificado como un abierto opositor al Gobierno del PSOE y de Podemos”, leyó Kirschbaum. Y González no dejó pasar la oportunidad.

“No, no, no. Yo siempre soy propositivo. Propongo más de lo que critico, otra cosa es que otros entiendan las propuestas como críticas. Sí, yo creo que hay que pactar para sacar adelante unos Presupuestos. España lo necesita, necesita tener un presupuesto para 2021, porque es incomprensible para los socios europeos que estemos gobernando con unos presupuestos preparados para 2018 con la que está cayendo”.

“Necesitamos tener planes de inversión suficientemente convergentes para recuperar los 140.000 millones de euros, que es mucho dinero, mucho dinero. Una política anticíclica que podría ser parte de nuestra solución en una crisis como esta. Que me entiendan como un opositor al Ggobierno, a mi, que reclamaba a la oposición de verdad al gobierno que no cuestionen la legitimidad del gobierno, les guste o no… Si alguien me dijera que mi agobio en la vida política española hoy es que me cueste un enorme esfuerzo sentirme representado, mire hacia donde mire, eso se aproximaba más a la verdad”.

Entonces llegó el momento del ataque directo al líder de Podemos. “Acabo de oír al señor Iglesias hablar de que no hay necesidad del trabajo de las fuerzas de seguridad del Estado y de la ayuda que han prestado los militares en la lucha contra la pandemia. Yo no estoy de acuerdo con eso. Me parece peor que un error, me parece una estupidez. ¿Eso hace que se considere que estoy en contra? Estoy en contra de algunas propuestas”.

“Quieren hacer un presupuesto con socios de aquel debate de la moción de censura. Es peculiar, a mí me inquieta y lo digo públicamente, estar en un proyecto de país, y los presupuestos son el primer paso para eso, con la gente que no cree en que el país deba continuar como proyecto. Me parece una contradicción en sus términos. Ahora, ¿están dispuestos a pactar otros? Pues tampoco lo veo, no veo al PP dispuesto a discutir un presupuesto para 2021″.

Sin mencionar en ningún momento a Sánchez, González dejó en claro que si él estuviera en La Moncloa la negociación presupuestaria iría por carriles muy diferentes.

“Lo que más me inquieta es que llevamos meses debatiendo quién está dispuesto a pactar o no pactar los Presupuestos y todavía no conocemos ni una sola cifra. Ni una sola cifra. Todavía no sabemos cuál es el techo de gasto, cuál es la previsión de ingresos. No sabemos ninguna cifra. Las posiciones son preventivas, por si acaso: qué dice usted, que no estoy de acuerdo. Cuando manifiesto algo con lo que no estoy de acuerdo me dicen que soy opositor. Bueno, es difícil oponerse a lo que no existe”, concluyó.

El ex jefe del gobierno entre 1982 y 1996 fue también claro en su análisis de la crisis de la Monarquía en España a partir de la salida del país del Rey emérito Juan Carlos I. Y en ese análisis encontró otra vez a su objetivo predilecto: Iglesias.

“RADICALMENTE EN CONTRA”

“Prefiero esta monarquía republicana, de respeto a la república, que es neutral en el juego político (…). De las 20 democracias con mejor calificación que existen en el mundo, 12 son monarquías parlamentarias y constitucionales. Algunos de los que están atacando a la monarquía, no solo porque haya responsabilidades que se le atribuyen al Rey emérito, sino porque están en contra de la monarquía, no están en contra de la monarquía solo: quieren sustituir la monarquía, entre otros está Pablo Iglesias pregonándolo, por una república plurinacional con derecho de autodeterminación. Por tanto, con la semilla de la autodestrucción de España como estado nación y como historia. Bueno. Estoy radicalmente en contra de eso. Y con lo que me quede de fuerzas y con la que tenga en el futuro lo combatiré”.

En la crítica de González se advirtió una vez más su aversión al hecho de que los nacionalistas sean socios del Gobierno de Sánchez: cree que no sirven para dar forma a unos presupuestos porque no sirven para construir España.

“Esta monarquía que yo califiqué de republicana, y que tiene un comportamiento de presidencia que no gobierna, y es representativa, la prefiero a una republiqueta como la que algunos pretenden, de estas que llaman plurinacionales y con derechos de autodeterminación. No le quepa la menor duda”.

----