Portada » Frío y ruido en el hospital de campaña de Valencia: «Si llega a llover la situación habría sido dantesca»
Actualidad

Frío y ruido en el hospital de campaña de Valencia: «Si llega a llover la situación habría sido dantesca»

Las fuertes rachas de viento han obligado a desalojar esta infraestructura inaugurada en abril tras estar una semana en funcionamiento

«En esta ocasión hemos tenido suerte de que ha sido un temporal de viento porque con la última gota fría ya vimos que se podía producir una situación dantesca, con aguas residuales brotando de los desagües. Fue un caos. Denunciamos que ese hospital no estaba preparado para atender a pacientes porque no cumplía con unas mínimas garantías. Ahora se ha demostrado que ha sido un error grave ponerlo en marcha». Es la denuncia de los sindicatos tras un incidente que veían venir.

Una veintena de pacientes tuvieron que ser evacuados este domingo del hospital de campaña anexo a La Fe de Valencia por las fuertes rachas de viento, de hasta 80 kilómetros por hora, que azotan la zona

en la que se ubica esta infraestructura, inaugurada hace diez meses para reducir la carga asistencial por el coronavirus, aunque empezó a recibir a sus primeros pacientes -leves o moderados, en fase de resolución de la enfermedad- el pasado lunes.

Enfermos reubicados «por prudencia» en la antigua escuela de enfermería de la ciudad «para aumentar su confortabilidad», según la Conselleria de Sanidad. De hecho, insisten en que estas personas volverán a la carpa de La Fe en cuanto pase la borrasca, ya que no presenta ningún desperfecto, «aunque se realizará una revisión detallada» de la misma.

El presidente de la sección de Sanidad de CSIF en Valencia, Fernando García, explica a ABC que la situación en todos los hospitales es «extremadamente grave» y algunos de ellos están al «límite» por, a su juicio, una «falta de planificación» política. Se están habilitando gimnasios, paritorios, o hasta despachos para tener más espacio en el que atender a los pacientes, pero los profesionales son los que son, y arrastran muchos meses de lucha en primera línea. «Hay que ir a la guerra con las armas necesarias y correctas», subraya García.

Por eso no entiende que se optara por este tipo de infraestructuras -Alicante y Castellón tienen sendos hospitales de campaña junto a sus centros de referencia, ninguno de ellos con UCI, pero con respiradores- cuando había otras soluciones, pues se ha demostrado que la antigua Fe está preparada para ello.

«Se ha perdido una buena oportunidad con ese dinero, puesto que hablamos del mismo departamento de salud», comenta el portavoz de CSIF, al hilo de la polémica suscitada a raíz de los sobrecostes que acumulan estas instalaciones -el presupuesto final se acerca a los ocho millones de euros-, mientras se han descartado otras posibles ubicaciones «mucho más óptimas» como los hoteles medicalizados o Feria Valencia, que «está sin uso, se utiliza de almacén y no se la va a llevar el viento». La movilización del personal, asegura García, sería la misma que ya se está produciendo entre departamentos.

Tal y como informó este periódico, los técnicos de Riesgos Laborales de La Fe seguían alertando a mediados de enero de las deficiencias que presentaba su hospital de campaña: filtraciones de agua, problemas de ruido y, sobre todo, de climatización. Un informe de este servicio señalaba que la temperatura en la zona de camas solo alcanzaba entre 14 y 18 grados a mediodía y «en el mejor de los casos», cuando lo ideal sería que se estableciera, al menos, en los 21.

La empresa encargada del mantenimiento solucionó este contratiempo, según explicó la Generalitat, algo que desde la Central Sindical rechazan. «Se pasa muchísimo frio porque no está aislado térmicamente ni acústicamente, por lo que lo que se cuela mucho ruido y los pacientes por la noche no pueden descansar en condiciones», apunta García.

Respecto a los hospitales de Alicante y Castellón -que solo se habían utilizado para realizar PCR y acoger a migrantes en cuarentena-, desde el departamento que dirige Ana Barceló afirman que, al estar ubicados «en una zona más protegida contra el viento, siguen operando con normalidad y albergando pacientes en condiciones óptimas».

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class