Portada » ¿Hora de recargar la bazuca? La UE empieza a medir si el fondo es suficiente
Actualidad

¿Hora de recargar la bazuca? La UE empieza a medir si el fondo es suficiente

La segunda ola de coronavirus está afectando a toda la Unión Europea y abre el debate sobre posibles medidas adicionales para hacer frente a la pandemia

Cuando la Unión Europea todavía no ha sido capaz de cerrar los detalles de su histórico fondo de recuperación de 750.000 millones de euros para hacer frente a los efectos del coronavirus, la segunda ola de la pandemia en Europa está haciendo que algunos se empiecen a preguntar si no hará falta mucho más. Los datos del tercer trimestre han sido excepcionalmente buenos, y sin embargo nadie los ha recibido con alivio, porque todo el mundo sabe que el último trimestre va a ser doloroso.

Fuentes europeas hablan de una situación muy “fluida” en la que hay un goteo continuo de medidas y nuevas restricciones que van a tener efecto sobre la débil recuperación europea. La Comisión Europea desvelará esta semana sus últimas previsiones y nadie espera buenas noticias. En un Eurogrupo que se celebra este martes, los ministros de Finanzas obtendrán del Ejecutivo comunitario unas líneas generales de la dirección que tomarán sus previsiones.

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo (BCE), también ha insistido en que hay muchos nubarrones en el horizonte y ha anunciado que en diciembre habrá más acción, algo que ha confirmado también este viernes el gobernador del banco central austriaco, Robert Holzmann, sin especificar qué medidas. Que todo el mundo esté mirando a Fráncfort​ en diciembre recuerda los primeros compases de la pandemia, cuando se extendió la sensación de que la eurozona lo fiaba todo a una rueda de prensa de Lagarde que salió mal y que tuvo que acabar corrigiendo con el programa de compras de emergencia pandémica.

En Bruselas, la segunda ola está haciendo que muchos se hagan preguntas. ¿Es suficiente con un fondo de recuperación de 750.000 millones?

Los ministros también tienen previsto, según ha explicado una alta fuente, explicar a sus colegas si sus planes presupuestarios, que tuvieron que enviar a Bruselas antes del 15 de octubre, siguen siendo vigentes. “Desde que se enviaron, las cosas han cambiado”, explica la fuerte. En Bruselas, la segunda ola del coronavirus está haciendo que muchos se hagan preguntas. ¿Es suficiente con un fondo de recuperación de 750.000 millones? Además, ese fondo está muy centrado en los países sureños, que fueron los golpeados en la primera ola, aunque esta segunda está afectando de manera mucho más homogénea. ¿Habría que ampliar SURE, el instrumento para apoyar el empleo? ¿Y será todo eso suficiente?

Y la pregunta clave es, en esta situación, ¿qué debería hacer la UE? La respuesta es unánime: por el momento, lo que toca es poner a funcionar los acuerdos alcanzados durante la primavera y julio. Y eso incluye que el fondo de recuperación, que todavía está atascado en las negociaciones entre Parlamento y Consejo, comience a rodar. O al menos que esté cerrado, de modo que las capitales puedan empezar a enviar sus planes nacionales de reforma, aunque el dinero, según fuentes europeas, no comience a llegar al menos hasta el verano. “Creo que la comprensión general es que todavía es un poco pronto en la discusión sobre nuevas medidas”, explica una fuente europea.

Coincide también Jonás Fernández, eurodiputado socialista. “En estos momentos, lo importante es un acuerdo con el Consejo” para poder “empezar a emitir la deuda del fondo de recuperación”, explica. “Europa está atravesando una segunda ola del coronavirus. No hay certidumbres sobre la evolución de la pandemia. Cerremos el acuerdo de julio y observemos la evolución sanitaria y económica, antes de tomar nuevas decisiones, que podrían ser necesarias”, señala.

Luis Garicano, eurodiputado de Ciudadanos, también cree que hay que echar a rodar el fondo, pero no duda en explicar que “se queda muy pequeño”. “La pura idea del plan de recuperación ha quedado obsoleta, ahora necesitamos financiar ERTE, financiar rentas, ayudar a autónomos y parados”, explica el eurodiputado naranja. Sin embargo, Garicano coincide con el resto de las personas consultadas respecto al calendario para poder empezar a hablar de más medidas. “Hasta que no esté todo aprobado, es muy difícil”, explica.

Fuentes del Ministerio de Economía comentan que “hay que acelerar las medidas ya adoptadas”, mencionando SURE y las garantías del BEI. “Creo que el mensaje es que hay que estar dispuestos a tomar medidas adicionales si es necesario”, explican días antes de un Eurogrupo en el que la idea sobrevolará la reunión.

Algunas voces apuntan a que algunas capitales pueden considerar que el fondo de recuperación tiene una orientación demasiado sureña, ya que Italia y España son las dos grandes afectadas de la primera ola. Desde el Gobierno, se recuerda que hay un 30% del total del fondo que se asignará en 2023 y que dependerá del deterioro del PIB. Y también coincide Fernández: “No veo opciones para reabrir el reparto acordado para 2021-23. La siguiente fase, 2024-26, internalizará el ‘shock’ de la pandemia. En todo caso, el alto grado de incertidumbre aconseja hacer un seguimiento pormenorizado para evaluar posibles acciones adicionales”.

Nadie espera un debate ahora sobre nuevas medidas, pero mucha gente lo contempla en el medio plazo una vez se haya aprobado el fondo

Garicano considera que los planes presupuestarios y las proyecciones ahora son “papel mojado” tras las nuevas medidas y restricciones. “Cuando estás en situación de emergencia, lo que hay que ser es muy agresivo”, señala el eurodiputado de Ciudadanos, que explica que a corto plazo va a ser el momento de centrarse en medidas para la solvencia. ¿Y en el futuro? “Hace falta otro fondo de recuperación, va a hacer falta ampliar el SURE, utilizar MEDE… Va a hacer falta todo”, explica Garicano.

Nadie espera un debate inmediato sobre nuevas medidas, pero mucha gente lo contempla en el medio plazo, una vez se haya aprobado el fondo de recuperación y a la luz de la situación sanitaria durante los próximos meses. El Eurogrupo del próximo martes es la primera toma de contacto seria desde que la segunda ola se ha convertido, de nuevo, en la máxima prioridad de la Unión Europea.

Incluso cuando el fondo de recuperación esté ya cerrado y rodando, todavía pasarán muchos meses, quizás hasta después de verano, hasta que los Estados miembros empiecen a recibir los desembolsos, incluido el 10% de adelanto acordado, lo que para España serían unos 14.000 millones de euros. En plena segunda ola, con nuevos cierres y lo que ello significa, cada vez hay más voces sugiriendo que, más allá de un nuevo fondo de recuperación o de grandes anuncios y acuerdos históricos, van a ser necesarias más pronto que tarde “medidas puente” que ayuden a las economías a llegar en pie a los desembolsos de los fondos europeos.

Etiquetas
----