Portada » Iglesias capitanea el ataque del Gobierno PSOE-Podemos contra la prensa por informar de la muerte de un policía
Actualidad

Iglesias capitanea el ataque del Gobierno PSOE-Podemos contra la prensa por informar de la muerte de un policía

PD

Fue el pasado 16 de abril de 2020, cuando en estas páginas anunciamos que había comenzado la ‘Operación Mordaza’.

Ese día llegó a la redacción de Periodista Digital un burofax, firmado de puño y letra por Pablo Iglesias Turrión, y dirigido al director/a, donde nos conminaba a reproducir una nota suya, en relación al artículo titulado ‘El rumor del divorcio de Iglesias y Montero, con amante incluida, agita la cuarentena de Podemos’, que publicamos el 4 de abril.

Como explicamos en su día, lo que buscaba el vicepresidente de Sánchez, que ha pedido dos años de cárcel para un ciudadano que le calificó de ‘garrapata’ y otro tanto para el que se merendó un roscón con chocolate a 100 metros de su lujoso chalet, era asustar y provocar la autocensura.

Ha llovido bastante en España y en forma de coronavirus e ineptitud oficial desde entonces, pero la libertad de prensa y los periodistas discrepantes siguen siendo uno de los objetivos del líder de Podemos.

No es algo novedoso. Desde que llegó a la política allá por finales del año 2013, Iglesias ha consumido incontables horas tratando de engañar al personal y no son pocos los periodistas que nunca han entendido de que va la cosa.

Basta echar un vistazo a la hemeroteca, para saber realmente lo que piensa y lo que busca el del moño.

Ahí, en los vídeos cochambrosos de YouTube y de sus programas en medios pequeños de Vallecas es donde se vio siempre realmente lo que el después fundador podemita pensaba.

Su tesis sobre el control de los periodistas y que el periodismo no dependiente del Estado es una amenaza, la llegó a repetir en CuatroTV, cuando tenía ahí un programa su amigo Cintora, premiado ahora con un chollo en RTVE.

«Lo que ataca a la libertad de expresión es que la mayoría de los medios de comunicación sean privados. Incluso, que existan medios de comunicación privados ataca a la libertad de expresión».

Pues fiel a sus principios y paranoias, pero desde la formidable atalaya que te da el Gobierno y saber que hasta tu casa está protegida por un batallón de policías pagados por el erario público, Pablo Iglesias ha asumido a tope su papel de censor este 5 de enero de 2021.

Y no apunta bajo el socio de Sánchez, ni lo hace solo.

La excusa, el pretexto, el detonante es la muerte por coronavirus de un policía de Málaga, que estuvo destinado en Canarias controlando la entrada masiva de inmigrantes ilegales y al que el Ministerio del Interior ni se digno en hacer la PCR pertinente, cuando retornaba a su casa.

No para criticar la negligencia de su colega Grande-Marlaska o clamar en favor de los agentes, sino contra el diario ABC, por publicar la noticia.

Con la siniestra táctica habitual del rojerío español: se señala públicamente al medio que molesta, y la jauría podemita se lanza en tropel. Para asustar.

 

La noticia no deja ni dejaba resquicio a la duda: el policía Antonio Jesús Martín, que sólo tenía 51 años y parecía gozar de una salud excelente, falleció este 4 de enero de 2021 contagiado de coronavirus.

Y sus parientes y compañeros acusan al ministro Grande-Marlaska y al Gobierno PSOE-Podemos en bloque de ‘negligencia mortal’, porque ni le hicieron una PCR

La Confederación Española de Policía lleva meses reclamando la práctica de este tipo de pruebas de detección de Covid a agentes que regresan de destinos especialmente complejos, por ser potenciales focos de contagio.

Sin embargo, desde Interior se consideró suficiente llevar a cabo pruebas detectoras de Covid de antígenos para conocer el estado de salud de estos agentes.

El agente llegó de Canarias el pasado día 30 de diciembre, tras participar en el dispositivo especial habilitado por la crisis migratoria y fue hospitalizado un día después.

Estaba mal y permaneció intubado prácticamente desde el mismo momento en el que ingresó en la clínica Parque San Antonio de la capital malagueña.

Tras dos días de agonía, este 4 de enero de 2021, expiró.

Hoy, sus compañeros del Grupo Gamo 30, se encuentran en cuarentena.

Pues bien, lejos de lamentar la muerte de un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, el líder de Podemos cargado contra el periódico en Twitter, donde desde hace horas le están dando lo suyo:

 

Y fieles a la voz del amo, ahí van en jauría los de Podemos.

Un ejemplo es el líder de Podemos en Castilla y León, Pablo Fernández, que no ha sido tan analítico como Iglesias, sino que ha optado directamente por el insulto, asegurando que «el ABC es nauseabundo».

 

Como no podía ser de otra manera y descontando las bandas de tarados, que proliferan, las redes sociales son hoy una fiesta a cuenta del vicepresidente del moño y sus colegas:

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class