Portada » Jaume Cabaní, contable de Puigdemont y el hombre de las 11 cuentas bancarias
Actualidad

Jaume Cabaní, contable de Puigdemont y el hombre de las 11 cuentas bancarias

Cabaní dispone de cuatro cuentas en CaixaBank, una en Banco Sabadell y otra en Bankinter. Además, es titular de dos en Bruselas (BNP Paribás y ING) y dos más ubicadas en Alemania

En el marco de la operación Volhov contra los empresarios del ‘procés’, han salido a la luz las cuentas bancarias de Jaume Cabaní, quien fuera el primer contable de Carles Puigdemont en su entramado asociativo en Bruselas. Según consta en el oficio del Juzgado de Instrucción número 1 de Barcelona, Cabaní, que fue el primer administrador de la asociación belga CATGlobal ASBL, es titular como mínimo de 11 cuentas bancarias, seis en España y cinco en el extranjero, de las cuales tres de ellas están en Bélgica y dos en Alemania. Cabaní ya no ocupa este puesto y en este momento la instrucción judicial lo define como “la persona que está trabajando la moneda virtual”. Es decir, como el experto en criptomoneda de Waterloo. Cabaní no se encuentra entre los detenidos, ya que reside y trabaja en Bélgica.

Jaume Cabaní también controla una sociedad instrumental en Estonia, el modelo de Estado digital al que aspiran Puigdemont y sus seguidores soberanistas. Según consta en la documentación judicial, la firma de Cabaní en Estonia se denomina Catalitza Oü. Cabaní ya había creado una mercantil en España con el mismo nombre hace años para sus temas profesionales. Se da la circunstancia de que su sucesor como contable de Puigdemont, el publicista Sergi Miquel, también constituyó una instrumental en Estonia, Lan Sei Consulting Oü, según consta en el Registro Mercantil de Estonia. Ambas firmas nacieron con un capital de 2.500 euros, la de Cabaní en agosto de 2019 y la de Sergi Miquel en marzo de 2020. La instrucción judicial se refiere a Miquel de pasada y no menciona esta compañía.

Cabaní también controla una sociedad instrumental en Estonia, el modelo de Estado digital al que aspiran Puigdemont y los soberanistas

Respecto a las cuentas bancarias, el oficio judicial no distingue entre las que son de uso personal y las que corresponden a las asociaciones belgas CATGlobal ASBL o CATCiP AISBL. Según esta documentación, en Cataluña, Cabaní dispone de cuatro cuentas en CaixaBank, una en Banco Sabadell.y otra en Bankinter. Fuera de España, hay cinco cuentas más: dos en Bruselas (BNP Paribás e ING), una tercera en Bélgica pero no identificada de manera concreta y dos más en Alemania, una en el banco de internet N26, referenciada en Berlín, y otra en el Deutsche Handelsbank AG, un pequeño banco de Múnich.

Algunas de las cuentas, como la de BNP Paribas en Bruselas, son claramente del entramado belga de Puigdemont, pues coincide con donde se pagaba el abono para la primera reunión de la Asamblea de Electos, el Parlament paralelo que impulsa Puigdemont.

Jaume Cabaní había recibido una llamada de BNP Paribás en relación con un ingreso de 50.000 euros procedente de Alemania sobre el que le pedían explicaciones, señala la documentación de la instrucción, que añade, fruto de las escuchas telefónicas y los seguimientos de la instrucción judicial, que Cabaní ofreció “explicaciones poco claras”, como “que tiene negocios en otro país y que había creado una nueva sociedad en Bruselas y tenía que ingresar dinero en la cuenta para la creación de la misma, añadiendo que los ingresos procedían de la plataforma Stripe, que utiliza para gestionar los pagos de sus clientes”. Esto último no responde a la verdad. A día de hoy, Cabaní no ha creado una sociedad en Bruselas y factura todos sus servicios como un profesional.

Pagos opacos

Una de las operativas habituales de Cabaní estos últimos años han sido los cobros opacos. Así, una de sus cuentas de CaixaBank había recibido siete ingresos entre el 12 de abril de 2018 y el 29 de marzo de 2019 a través de la plataforma Stripe por un importe conjunto de 85.566,85 euros, con la particularidad de que esa plataforma es la misma a través de la cual se gestionan las donaciones que se realizan en la página www.defensaexili.org. Esta web se dedica a recaudar fondos para los presos y el denominado ‘exilio catalán’. La cifra se encuentra lejos de las expectativas de recaudación de Puigdemont por esta vía en el periodo anual que abarca, según fuentes del entorno de Waterloo.

Hay pagos de plataformas de internet para donaciones y de servicios de criptodivisas y siguen vínculos comerciales con la filial belga de Òmnium

En el oficio, también se desvela que “los correos electrónicos permitieron saber que Jaume Cabaní ha fijado su residencia fiscal en Bélgica, pues desde la dirección de xxxx@catalitza.com le adjuntan el 14.04.2020 a las 21:29:51 horas un documento de Omnium CRE ASBL [la filial belga de Òmnium] para que lo incluya en la renta [impuesto] belga”. Cabaní dejó de ser administrador de Òmnium en enero de 2019, pero se confirma que siguió trabajando para ellos y que lo hace en la actualidad. Òmnium prestó ese año a Omnium CRE 189.000 euros sin intereses y, como la cantidad del año anterior, no han sido devueltos. “Los trabajos de Cabaní se centran en implementar planes alternativos que garanticen la seguridad de los sistemas informáticos de Òmnium, en paralelo a la del Consell per la República, para lo que estaría recurriendo a las plataformas XOLO y JIRA-CRM”, se asegura en el oficio.

Todavía lejos del dinero

De los datos que ofrece la investigación, se desprende que la Guardia Civil se encuentra todavía lejos del dinero de Waterloo. Hay veces que se acerca a la vía de donaciones opacas, como cuando reflejan que Cabaní “entre el 12.04.2018 y el 17.12.2019, recibió otras 14 transferencias internacionales por importe de 131.655,54 euros. De ellas, siete lo fueron a través de la plataforma Stripe, la misma que, como ya se ha informado, se utiliza en la eeb defensaexili.org”. Y otras quedan muy lejos, como los dos pagos provenientes de Plataforma Proselecciones Deportivas Catalanas, ambos de 10.594 euros y uno de ellos en 2017, antes de que Puigdemont huyese. Por tanto, parecen más bien servicios profesionales prestados por Cabaní y no desvío de fondos a Waterloo. En cualquier caso, no hay saldos que apunten al verdadero presupuesto de Waterloo, que es de varios millones anuales.

En la misma línea, por ejemplo, de una cuenta en CaixaBank de Cabaní, se resaltan, “en el lado de los pagos, dos transferencias a favor de los abogados de Carles Puigdemont. La primera, de 15.04.2018 a una cuenta belga por importe de 1.542,75 euros a favor de Paul Beckaert, y la segunda, de 16.04.2018, a una cuenta alemana por importe de 11.000 euros a favor del bufete Nesselhauf, para el abogado Till Dunkel”. Pero ese año 2018, los costes jurídicos habían supuesto el 59% del presupuesto de Waterloo, por lo que los abonos a bufetes legales deberían ser muy superiores a esas cantidades. Por tanto, lo aflorado en estas diligencias parece más bien solo la punta del iceberg.

Etiquetas
----