Portada » Javier Monzón salva su ‘match-ball’ gracias al apoyo del Santander y Sánchez fracasa en su intento de asaltar PRISA
Actualidad

Javier Monzón salva su ‘match-ball’ gracias al apoyo del Santander y Sánchez fracasa en su intento de asaltar PRISA

Javier Monzón ha salvado la bola de partido en contra y seguirá como presidente no ejecutivo de PRISA gracias al apoyo decisivo del Banco Santander.

La votación en la Junta General de Accionistas celebrada este 29 de junio de 2020 ha confirmado con un 62,28% de votos a favor al hombre de paja de Ana Patricia Botín.

Como adelantó PD, Telefónica no ha querido entrar en guerras empresariales y también ha respaldado a Monzón. José María Álvarez-Pallete no quiere más frentes abiertos y se ha decantado a favor de la estabilidad de la compañía.

La Junta, que se ha celebrado de manera telemática por el coronavirus, ha contado con una participación del 81,6% del accionariado.

La renovación de Monzón es un golpe al mentón de Pedro Sánchez, que ya acariciaba con la punta de los dedos el control del Consejo de Administración de la matriz de ‘El País’ de la mano nada menos que de un fondo buitre como Amber Capital y su amigo el armenio Joseph Oughourlian.

Oughourlian no solo pretendía derribar a Monzón por los malos resultados financieros de la compañia —la acción de PRISA vale la mitad de lo que valía en marzo de 2020— sino por haber destituido a la anterior directora de El País, Soledad Gallego-Díaz, a sus espaldas y sin consultarle.

La batalla por el control de PRISA provocó todo tipo de movimientos en busca de apoyos. Javier Monzón, y el recién nombrado director de El País, Javier Moreno, mantuvieron un encuentro con el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, según informó El Plural.

Desde Podemos se lanzó una feroz campaña contra Felipe González para evitar sus injerencias en el Gobierno.

González, miembro del Consejo Editorial de El País, es uno de los cerebros a la sombra de la operación que colocó en la dirección a Javier Moreno.

En una reunión extraordinaria del Consejo Editorial de El País en el mes de mayo —presidida todavía por Soledad Gallego Díaz— Felipe González elevó el tono y afirmó que era «urgente y necesario echar a Unidas Podemos del Gobierno». El expresidente es partidario, al igual que Juan Luis Cebrián, de un pacto entre el PP y el PSOE para desbancar a Podemos.

Cebrián no olvida que fue Oughourlian quien le envió al destierro y ha utilizado sus artículos de opinión para atizar al inversor armenio exigiendo al Gobierno que legisle contra los fondos por su entrada en «sectores de extraordinaria importancia en el desarrollo social».

La renovación de Monzón ha sido un jarro de agua fría para la izquierda mediática. El digital de Ignacio Escolar ha culpado a las «informaciones interesadas» de que detrás de la posible salida de Monzón había «una operación orquestada por el Gobierno de Pedro Sánchez».

----