Portada » La incompetencia de Sánchez e Iglesias en el CNI causa un grave agujero de seguridad: filtran un alto secreto
Actualidad

La incompetencia de Sánchez e Iglesias en el CNI causa un grave agujero de seguridad: filtran un alto secreto

El Gobierno revela un dato que pone en riesgo a todos los espías españoles

Nunca antes había pasado. El Gobierno de Pedro Sánchez ha dado a conocer la identidad real del número tres del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). La revelación afecta al director de Inteligencia, un hombre de la máxima confianza de la secretaria de Estado al frente de los servicios secretos, Paz Esteban, y, por extensión, del Ejecutivo central. La difusión pública del nombre y sus apellidos, explican fuentes cercanas a los servicios de Inteligencia, tal y como publica La Información y recoge Periodista Digital, es «un error» que no tiene precedentes y que podría llegar a constituir un delito de descubrimiento y revelación de secretos, añaden.

La identidad de este alto cargo del CNI ha sido revelada en una respuesta parlamentaria que el Gobierno ha ofrecido el pasado 11 de mayo a tres diputados del PP. Cuca Gamarra, Carlos Rojas y Miguel Ángel Castillón preguntaron en abril al Ejecutivo cuántas veces se había reunido en Moncloa el llamado Comité de Situación que activó Sánchez en el decreto inicial del estado de alarma. Ese texto legal contenía la creación de un órgano de apoyo para centralizar la información con los ministerios.

Lo que no se conocía hasta ahora es quiénes participaron en esa reunión. Se celebró el 16 de marzo, al principio de la cuarentena, en La Moncloa. La presidió Carmen Calvo y en ella estuvieron presentes el jefe de gabinete del presidente, Iván Redondo; el secretario general de Presidencia, Félix Bolaños; el jefe del Departamento de Seguridad Nacional, el general Miguel Ángel Ballesteros… Así hasta una veintena de altos cargos. Entre ellos se encontraba el jefe de Inteligencia del CNI.

Margarita Robles y Paz Esteban.

El CNI han solicitado a los medios no hacer público el nombre de su ‘3’ por razones de seguridad. La Información ha rechazado “desvelar esta identidad, incluidas sus iniciales, para no perjudicar operaciones de Inteligencia en curso o futuras actuaciones de los servicios secretos en beneficio de los intereses nacionales”.

Por su parte, el Gobierno atribuye la difusión de la identidad de este alto cargo del CNI a «un error» por «copiar y pegar» la lista de asistentes. No repararon que el nombre y apellidos de los miembros del servicio secreto, desde el número tres hasta el último de los más de 3.500 agentes que trabajan con los servicios de Inteligencia, no deben conocerse para garantizar su seguridad y la de las operaciones. De hecho, muy pocos en el centro conozcan la identidad real del afectado.

Sánchez renovó la cúpula de los servicios de Inteligencia el pasado febrero, semanas antes de la pandemia. Paz Esteban fue nombrada jefa de los servicios secretos y eligió como dos a Arturo Relanzón Sánchez-Gabriel, designado también secretario general. En pleno estado de alarma ‘colaba’ un decreto para blindar a Pablo Iglesias en la Comisión del CNI. Ahora los espías pagan su incompetencia.

----