Portada » La Ley de Memoria Histórica se le atraganta a los progres: La placa de Largo Caballero, arrancada a martillazos de Madrid
Actualidad

La Ley de Memoria Histórica se le atraganta a los progres: La placa de Largo Caballero, arrancada a martillazos de Madrid

El pasado 29 de septiembre se aprobó la eliminación de todos los reconocimientos públicos a Francisco Largo Caballero e Indalecio Prieto

LLey de Memoria Histórica, que aprobó José Luis Rodríguez Zapatero, se le está atragantando a los ‘progres’.

El Ayuntamiento de Madrid comenzó a eliminar, a martillazos, los reconocimientos a Francisco Largo Caballero (Madrid, 1869-París, 1946) e Indalecio Prieto (Oviedo, 1883-Ciudad de México, 1962).

A pesar de que la medida se aprobó el pasado 29 de septiembre, la ejecución arrancó este 15 de octubre. Las imágenes fueron como un cubo de agua fría que dejó helados a los socialistas.

El Ayuntamiento de Madrid comenzó con la placa de homenaje a Largo Caballero que se encontraba en la Plaza de Chamberí desde 1981. A golpe de martillazos, se borró el reconocimiento del histórico dirigente marxista del PSOE y de la UGT que fue conocido como en ‘Lenin español’.

Desde VOX adelantaron que el siguiente en desaparecer será su estatua.

 

El grupo municipal que lidera Javier Ortega Smith argumentó en su iniciativa que bajo el mandato de Largo Caballero, tras ser designado Jefe de Gobierno y Ministro de la Guerra en septiembre de 1936, se cometen las “mayores atrocidades en la zona republicana”.

VOX recordó a los socialistas que “multiplicaron las checas, centros de tortura y ejecución y los llamados paseíllos o paseos, incluyendo la masacre de miles de presos políticos (entre los que se encontraban 50 niños) en Paracuellos de Jarama (Madrid), su mandato de nueve meses sería el más sangriento de la guerra civil en zona republicana”.

Además, en uno de sus mítines de partido llegó a afirmar que “la clase obrera debe adueñarse del poder político, convencida de que la democracia es incompatible con el socialismo, y como el que tiene el poder no ha de entregarlo voluntariamente, por eso hay que ir a la revolución”.

El Gobierno de Largo Caballero introdujo en marzo de 1937, la primera cartilla de racionamiento que ha existido en Españaaprobó la salida del oro del Banco de España (dirigido entonces por su camarada Juan Negrín) con destino a la URSS y apoyó la concesión del estatuto de autonomía al Gobierno vasco.

La Ley a favor

El presidente del Pleno de Madrid, Borja Fanjul, justificó el apoyo a la eliminación de este homenaje en el callejero en el artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica, que permite a las administraciones retirar escudos, placas o menciones conmemorativas «de la exaltación de la sublevación militar, de la Guerra Civil o de la represión de la dictadura».

La edil de Más Madrid, Marta Gómez Lahoz, intentó impedir la dolorosa pérdida para el PSOE denunciando «un uso torticero de la ley». Un pataleo que también protagonizó el concejal socialista Ramón Silva.

A pesar de la histeria socialista y comunista, VOX basaba su petición en virtud del «cumplimiento de la resolución del Parlamento europeo de hace un año, donde se condena a los regímenes totalitarios por su ataque a la democracia».

«Los criminales y fascistas no somos nosotros, que defendemos la Constitución» requiriendo la retirada de nombres en el callejero de «totalitarios y comunistas», afirmó Ortega Smith para silenciar las críticas del PSOE y Más Madrid.

----