Portada » La soviética Rosa María Mateo convierte a TVE en el Valle de los Caídos: la orden de fulminar a ‘El Lechero’ vino de Moncloa
Actualidad

La soviética Rosa María Mateo convierte a TVE en el Valle de los Caídos: la orden de fulminar a ‘El Lechero’ vino de Moncloa

fortestve2 320x214 1 - La soviética Rosa María Mateo convierte a TVE en el Valle de los Caídos: la orden de fulminar a ‘El Lechero’ vino de Moncloa - actualidad

“No se podían ni ver, ni siquiera se saludaban”.

Rosa María Mateo no soportaba a Xabier Fortes, no le podía ni ver. Era ya casi una cuestión de piel y explica en gran medida su destitución como presentador de ‘Los Desayunos de TVE’ y su exilio al 24 horas.

Mateo es una socialista caviar, autoritaria, despótica y a la que le gustan tratar a los demás como si fueran sus criados. La muestra es que con apenas seis meses en el cargo ya contaba a su disposición de tres coches oficiales con su correspondiente chófer. El último un Lexus IS 300h, un vehículo cuyo valor de mercado puede llegar a los 56.000 euros.

Nunca contó con el visto bueno de los que realmente mandan en ese barrio: los sindicatos de izquierda y el Consejo de Informativos. Era una intrusa.

Su reputación como icono de la Transición no le sirvió de nada para ganarse el respeto de los ‘Viernes Negro’, el verdadero gobierno a la sombra que controla todos los resortes de poder de la casa. TVE no es ni derechas ni de izquierdas: es de ellos.

Fortes no había nacido cuando Mateo aprobó las oposiciones para entrar en TVE hace más de 52 años pero el pontevedrés manda y mucho. Y se lo hizo saber a Mateo desde el minuto uno.

Durante la etapa del PP fue el que se iba a llorar al hombro de Antonio García Ferreras en laSexta para acusar a sus propios compañeros de manipular a las órdenes de Génova. «Ferreras presionó a muerte para que el jefe de informativos fuera Fortes», recuerdan en TVE.

En el PP le tenían pánico. No acepta que nadie le sople en el cogote. Ahora llora por en las redes cuando cuatro gatos en Twitter se dedican a ponerle verde. Le sirve para decir que le acosan

Fortes era un mal de ojo para Mateo. Pero la soviética sabe que el poder no conoce amigos, sino alianzas y cedió ante la ‘cuchipandi’ de los Viernes Negros (Fortes, Gómez Montano, Begoña Alegría…) entregándole los Informativos.

Una jugada bendecida por Fran Llorente, el eterno intrigante que desbancó a Miguel Ángel Sacalagua como el nuncio plenipotenciario de Ferraz en TVE.

Entregarle los ‘Desayunos’ a Fortes fue el gran error de Mateo.

Fortes es veneno para la audiencia y ese programa le quedó siempre demasiado grande. Porque Fortes ya no hace periodismo sino activismo y TVE es un aparato de manipulación y propaganda en manos de una tropa de amiguetes que se divierten acosando hasta en los baños a los periodistas que no les ríen las gracias.

“Yo no me meto en política, yo la hago”, es el lema de Fortes.

Moncloa le bajó el pulgar cuando vio cómo mimaba a Pablo Iglesias en esas entrevistas felpudo que ‘El Lechero’ hace como nadie.

Primero lo intentaron por las bravas: le quisieron echar de los ‘Desayunos’ por sus bajas audiencias pero cuentan que entró como un loco al despacho de Mateo y a los gritos le dijo que él no se iba.

Al final le quitaron solo los Más Desayunos. Era un aviso. La entrada del monclovita Enric Hernández en sustitución de su protegida Begoña Alegría fue otro. Hernández entró con línea directa con Moncloa y sin tener que rendirle cuentas a nadie.

La pandemia fue una excelente oportunidad para ‘limpiar’ la parrilla de TVE después de un 2019 negro en el que apenas alcanzó un 9,4% de cuota de pantalla, su peor dato anual histórico.

La 1 ha experimentado la mayor caída de una generalista (1,1 puntos) y ha perdido el 10% de su audiencia total. Y si a Mateo algo se le dan bien son las purgas.

María Casado, Máxim Huerta y ahora Xabier Fortes. La soviética Rosa María Mateo ha convertido a TVE en el Valle de los Caídos.

«El programa promedia esta temporada un 13.6% de cuota y 316.000 espectadores. Es el resultado más elevado en cuota desde hace ocho temporadas y el máximo en espectadores desde hace seis», mentía la nota de prensa de TVE en la que anunciaba la salida de Fortes.

La dirección de TVE intentaba vender la caída en desgracia de Fortes como un premio: ¡Fortes al rescate del 24 horas!

Sí, era un premio pero de consolación.

Desterrado al frío siberiano de un canal con audiencias rídículas que no pasan del 2 por ciento de share. Sic transit gloria mundi…

mercedes banner - La soviética Rosa María Mateo convierte a TVE en el Valle de los Caídos: la orden de fulminar a ‘El Lechero’ vino de Moncloa - actualidad
----