Portada » La última mentira de Sánchez promete 360.000 empleos en plena crisis, todo sea por el poder
Actualidad

La última mentira de Sánchez promete 360.000 empleos en plena crisis, todo sea por el poder

pedro sanchez riendose

El Gobierno de Pedro Sánchez remitió ayer a Bruselas el Plan Presupuestario 2020, documento que incluye una serie de equilibrios, promesas y previsiones que se antoja verdaderamente compleja de llevar a cabo. A saber: el compromiso de subir las pensiones y los sueldos públicos a pesar de estar en funciones; elevar el gasto en medidas sociales hasta los 5.400 millones de euros al tiempo que se reduce el déficit y, por ahora, no se elevan los impuestos; o garantizar unos 360.000 nuevos puestos de trabajo como resultado de un ritmo de creación de empleo que apenas se resentirá a pesar de la desaceleración económica.

Especialmente llamativas resultan las estimaciones realizadas sobre este último punto, con un ritmo de creación de empleo que este año crecerá hasta un 2,3%, para desacelerarse tres décimas el siguiente, hasta el 2% y «en línea con la moderación en el crecimiento de la actividad». Las fuentes especializadas en análisis macroeconómico consultadas ayer eran incapaces de encontrar en el documento del Gobierno una explicación razonable a por qué el mercado laboral mantendrá tasas de crecimiento superiores a las que presentará la economía en su conjunto, no en vano la nueva y ligeramente moderada previsión de crecimiento para 2019 es del 2,1% y del 1,8% para 2020.

Las dudas se ampliaban al recordar que la capacidad de creación de empleo de la economía se reduce drásticamente con crecimientos económicos inferiores al 2%, y que la herramienta que permite flexibilizar esta norma es precisamente la reforma laboral de 2012 que el Gobierno ha prometido modificar. Con todo, traducido a cifras, la previsión elaborada por el Ministerio de Economía significa que el mercado laboral reducirá su capacidad en aproximadamente 45.000 empleos respecto al ejercicio actual, de manera que el compromiso del plan económico de Pedro Sánchez se cifra en la creación de entre 350.000 empleos y hasta un total de 367.000.

El departamento técnico de la consultora de recursos humanos Adecco apunta a 350.000 empleos como la previsión más razonable siempre que no se produzcan eventos como una salida brusca del Reino Unido de la Unión Europea el próximo 31 de octubre. Aunque señala que el contexto es de desaceleración, descarta que en 2020 se vaya a producir una crisis como la de 2008, entre otros motivos «por las reformas que se han llevado a cabo» desde entonces, pero Adecco añade que «si se quiere proteger la creación de empleo habría que adaptar la reforma laboral».

GASTOS COMPROMETIDOS

En cuanto a los gastos comprometidos, la mayor parte de los mismos corresponden a la subida de sueldos públicos y pensiones. En el caso de los salarios de los funcionarios, el incremento será de un 2% fijo más un 0,3% de los fondos adicionales, tal y como estaba pactado en el acuerdo multianual que los representantes sindicales firmaron con el anterior Ejecutivo. A ello se suma que el Gobierno de Sánchez se compromete a llevar a cabo la equiparación salarial de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de manera que el desembolso total por estas actuaciones será de 3.264 millones. Las pensiones, por su parte, registrarán un «incremento en base al IPC» y subirán un 0,9%, actuación que Empleo estima en 1.404 millones.

Para llevar a cabo estas mejoras son necesarios, en principio, unos Presupuestos Generales del Estado que las contemplen o un Gobierno con plena capacidad de actuación, supuestos ambos que Sánchez no cumple. Sin embargo, consciente de la importancia de pensionistas y funcionarios en las urnas, el Ejecutivo socialista estima que si Sánchez gana las elecciones del próximo 10 de noviembre y puede conformar un Gobierno en diciembre, tendría margen de aprobar ambas actuaciones en diciembre. Y si eso no fuese posible, también contempla la aprobación de un decreto incluso si se mantiene en funciones amparándose en la «extrema urgencia y necesidad» de los incrementos.

Asimismo, el Plan Presupuestario contempla un desembolso adicional de 336 millones para llevar a cabo la ampliación del permiso de paternidad, que el año que viene pasará de 8 a 12 semanas ininterrumpidas, «ampliables en casos de partos múltiples en una semana más por cada hijo a partir del segundo». Y otros 400 millones de la recuperación del subsidio por desempleo para mayores de 52 años que, si bien el Gobierno estima que reportará 200 millones a la Seguridad Social por el incremento de cotizaciones que conlleva, eleva la cifra final comprometida para medidas sociales hasta los 5.400 millones apuntados.

CRECIMIENTO Y DÉFICIT

De vuelta al cuadro macroeconómico y, en concreto, a las cifras de crecimiento, no deja de ser igualmente llamativo que las nuevas cifras de crecimiento contrastan, y mucho, con las que los principales servicios de estudios han publicado recientemente. BBVA Research, sin ir más lejos, advirtió esta semana de que la economía crecerá ya este año menos de un 2%, Funcas hizo lo propio la pasada semana y el Banco de España avisó en sus nuevas previsiones de que la desaceleración está siendo más intensa. Pero el Gobierno parece no compartir esa visión.

Algo similar ocurre con la evolución del déficit. El documento firmado por los Ministerios de Economía y Hacienda mantiene que la desviación presupuestaria será del 2% este año, que es el objetivo revisado al alza y autoimpuesto. La mayoría de las previsiones, en cambio, apuntan a 2,3% o un 2,4%. Para el año que viene, el Ejecutivo estima que la cifra será del 1,7%, dato que una vez más es superior al oficial pero que, tampoco en este caso, parece factible.

En lo que no existen muchas novedades, a diferencia de lo que ocurrió con el documento que se remitió a Bruselas en abril, es en la fiscalidad. El motivo es que el Gobierno sí ha tenido en cuenta en este punto que está en funciones y que no ha sido capaz de sacar adelante unos Presupuestos, de modo que tampoco ha podido implementar su «fiscalidad adaptada al siglo XXI». Pero esto no quiere decir, ni mucho menos, que Sánchez haya renunciado a la subida fiscal que ambiciona ni a los nuevos impuestos que quiere poner en marcha. Es más, el plan es que, en el momento en el que se pueda formar un Gobierno se acometerán estas medidas y, tal y como se deja claro en el documento enviado a Bruselas, se actualizará el Plan Presupuestario con, esta vez sí, el efecto de la subida impositiva.

LA AIREF AVALA LAS PREVISIONES

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) publicó ayer el informe ejecutivo sobre las previsiones macroeconómicas del proyecto del plan presupuestario 2020, en el que avala las nuevas previsiones del Gobierno, que ha rebajado al 2,1% su estimación de crecimiento del PIB para este año.

La institución considera “factibles” las hipótesis básicas que sustentan el escenario macroeconómico que acompaña al proyecto del Plan Presupuestario 2020, y respecto a la actualización del Programa de Estabilidad 2019-2022, el entorno exterior incluido en el plan Presupuestario se ha deteriorado, en línea con las previsiones del Banco Central Europeo (BCE) y de otros organismos internacionales.

En sentido contrario, indica la AIReF, los supuestos del Gobierno referidos a los tipos de interés a corto y largo plazo suponen ahora un “mayor apoyo” al crecimiento, de tal manera que los tipos han sido revisados a la baja, mientras que las expectativas sobre la evolución del precio del petróleo son conservadoras, encontrándose por encima de las previsiones más recientes de diversos organismos internacionales.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class