De ahí que los comerciantes, ante lo que pueda ocurrir, estén echando el resto para concienciar a los vecinos sobre la importancia de consumir en locales de proximidad. Además de idear todo tipo de iniciativas que puedan paliar los daños, «queremos hacer un llamamiento para que compren en estos comercios. Si para algo ha servido el confinamiento, ha sido para que la gente valore los comercios de barrio y los redescubra. La gente joven está más concienciada y es muy usuaria del comercio de cercanía. Desde luego, en precios competimos perfectamente. Y tenemos que dar trabajo a nuestros vecinos», concluyen.